¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Accidente del SCG 007 LMH en Vallelunga tras realizar más de 200 vueltas

    Los daños en el frontal del SCG 007 LMH tras el accidente han sido considerables.

    Scuderia Cameron Glickenhaus ha terminado de forma precipitada el tercer test del SCG 007 LMH tras tener un aparatoso accidente.

    Gustavo Menezes, Romain Dumas, Ryan Briscoe y Richard Westbrook eran los pilotos de este test en el trazado italiano.

    Scuderia Cameron Glickenhaus ha tenido el primer contratiempo en el desarrollo de su nuevo SCG 007 LMH, toda vez que la formación americana ha tenido que acabar de manera precipitada el tercer test de su hypercar tras sufrir un accidente en Vallelunga. Tras realizar el shakedown en este mismo trazado y rodar en Monza, Glickenhaus volvía a Vallelunga con el objetivo de completar un test de varios días en la pista italiana con Gustavo Menezes, Romain Dumas, Ryan Briscoe y Richard Westbrook al volante. Sin embargo, el trabajo de la estructura se vio interrumpido por una salida de pista que terminaba con el SCG 007 LMH impactando contra las barreras.

    Glickenhaus no ha desvelado qué piloto estaba al volante de su hypercar en el momento del accidente, aunque sí ha confirmado que el percance se producía cuando el SCG 007 LMH había acumulado más de 200 vueltas al trazado de Vallelunga entre el lunes y el martes. A pesar de los daños sufridos en el LMH del equipo, Glickenhaus mantiene el cronograma previsto y tiene la intención de completar un nuevo test en Vallelunga antes de viajar hasta MotorLand Aragón para realizar un test de larga duración con una carrera de resistencia de 30 horas. Un último test previo a la homologación final del coche para competir en el WEC.

    Al respecto de este percance, Jim Glickenhaus ha señalado: «El coche estaba funcionando muy bien y el accidente nos permite demostrar que es un prototipo seguro. Todo se mantuvo como debería. Creo que, si estuviéramos compitiendo, nos habría llevado unos 45 minutos volver a pista, pero hemos preferido llevar el coche a nuestras instalaciones. Lo mejor es que todo el mundo está bien y no hay problemas en el coche. Al final esto es algo normal, así que vamos a continuar mejorando el coche y volveremos a realizar los últimos test a tiempo. Tenemos que rodar en MotorLand porque es el circuito más cercano a Le Mans y tenemos muchos datos sobre esta pista».

    Fotos: Scuderia Cameron Glickenhaus