¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

24 Horas de Le MansAlonso: "Pasé las últimas vueltas un poco nervioso, aún estoy en shock"

El piloto español logra ganar las 24 Horas de Le Mans en su estreno y cuenta ya con dos de los tres objetivos que forman la Triple Corona.

Su intervención fue clave para devoverle al Toyota #8 las opciones de victoria en un momento en el que perdía dos minutos con su coche hermano de marca.

Parece un sueño, pero ha sucedido: Fernando Alonso se ha convertido en el segundo español ganador absoluto de las 24 Horas de Le Mans, tras hacerlo Marc Gené en 2009 con Peugeot y Alexander Wurz y Anthony Davidson como compañeros.

El español, que se ha impuesto en la edición de 2018 junto a Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima, contribuye a romper el maleficio de Toyota en la prueba, que se remonta varias décadas atrás. Y dicha victoria se ha basado en un momento clave: su relevo nocturno en el que consiguió neutralizar la ventaja conseguida por el Toyota #7 al sufrir el #8 una penalización de 60 segundos tras exceder Sebastien Buemi la velocidad permitida en una de las zonas lentas decretadas por un accidente.

Con más de dos minutos de margen, Mike Conway, José María López y Kamui Kobayashi parecían destinados a ganar, pero Fernando Alonso logró reducir la desventaja de más de dos minutos a poco más de 30 segundos al entregar el Toyota #8 a Kazuki Nakajima poco antes del amanecer. Posteriormente, el japonés remató la faena, colocándose primero para que Sebastien Buemi abriera hueco a continuación.

Momento que, aunque pudiera parecerlo, no fue fácil en absoluto. “No fue así, te lo aseguro, pero eso demuestra lo fuerte que hemos presionado y competido, pudimos recuperar los dos minutos por la noche. Sentíamos que podíamos y debíamos hacerlo, expresó Fernando Alonso.

La noche fue la gran aliada del Toyota #8 y, en especial, de Fernando Alonso.

El piloto español, que en las 6 Horas de Spa evidenció falta de adaptación a la categoría en algunas fases de la carrera, debía enfrentarse a su primera competición nocturna lejos de los grandes focos de los circuitos de la Fórmula 1, pero su ritmo fue imbatible. “Tenía algunas dudas, la pista estaba diferente y no me encontraba del todo cómodo, pero al mismo tiempo caliento los neumáticos un poco mejor que los demás. En condiciones de seco y con calor me perjudica, porque los llevo con muchísima temperatura, pero por la noche, con frío, funcionan de maravilla y aproveché esa circunstancia en un Le Mans bastante frío, explicó el español al respecto.

Cuando me desperté y ví que estábamos dos minutos y medio por detrás, supe que había que apretar los dientes si queríamos meternos en la carrera

Fernando Alonso comenzó siendo muy constante en su ritmo cuando, sobre las 18 horas del sábado, se subió al Toyota TS050 Hybrid por primera vez. Posteriormente llegó ese relevo nocturno en el que sabía que debía darlo todo para volver a meter al #8 en la disputa por el triunfo. “Veníamos muy preparados y no ha habido grandes sorpresas. En el primer turno se trataba de adaptarse y no cometer errores. Cuando me desperté de noche y ví que estábamos dos minutos y medio por detrás, supe que había que hincar los codos y apretar los dientes si queríamos meternos en la carrera”, admitió.

Fernando Alonso también estuvo brillante en la gestión del tráfico.

La preparación de Toyota para esta edición de Le Mans había sido exhaustiva, probando todo tipo de fallos mecánicos para intentar evitarlos en el momento de la verdad. Y Fernando Alonso no fue diferente, preparándose a conciencia para ser competitivo en La Sarthe. “Desde enero llevo preparando esta carrera con muchos días de simulador, de estudio, de trabajo, de test de 36 horas en Portimao con todos los pilotos que estamos aquí. Aunque parezca fácil y Toyota lleve varias vueltas de ventaja al resto, no es por casualidad o por la normativa, es porque el equipo es mejor que los demás. Tenemos esa superioridad de trabajo y dedicación”, dijo con afán reivindicativo por el esfuerzo de Toyota.

Es un privilegio liderar las 500 Millas de Indianápolis y las 24 Horas de Le Mans, trato de ser un piloto completo y que estas aventuras me hagan mejor piloto

En los dos últimos años, Alonso ha tenido el privilegio de liderar las dos pruebas más importantes del automovilismo mundial: las 500 Millas de Indianápolis y las 24 Horas de Le Mans, algo que le llena de orgullo. Es un privilegio liderar las 500 Millas de Indianápolis y las 24 Horas de Le Mans, trato de ser un piloto completo y que estas aventuras me hagan mejor piloto. Tenemos un equipo y un coche increíbles para disputar la victoria”. Un triunfó que pronto volverá a intentar conseguir en el Brickyard estadounidense, para así completar la Triple Corona.

Pero antes de todo ello, Fernando Alonso se dedicará a disfrutar el triunfo en Le Mans, que le llevó a vivir con muchos nervios los últimos minutos de carrera. "Pasé las últimas vueltas un poco nervioso: ¡no estoy acostumbrado a ver mi coche por la tele!", reconoció, para describir a continuación su estado de ánimo. “Hoy todavía estoy un poco en shock. Mañana será un día para relajarse”. Merecido, sin duda.

Fotos: Toyota Gazoo Racing

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto