¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    En Australia quieren que General Motors les venda Holden por un dólar

    «Te ofrezco un dólar y me estoy arriesgando». Así podría ser la frase dicha por el senador de Queensland, James McGrath, en la que insta a General Motors a vender la marca Holden a los australianos tras su cierre. Una oferta que podríamos pensar ridícula, pero que GM aceptaría encantada porque le supondría incluso ganar dinero.

    Tras más de 100 años de historia, General Motors cerraba Holden de forma definitivahace un par de meses. Era la crónica de una muerte anunciada, la cual se remonta ya a 2017, cuando se cerró la última planta y toda la producción se traía de fuera. Y aunque GM dejó claro que no iba a vender la marca, sus bajas ventas hicieron que finalmente echase el cierre.

    Desde entonces el asunto se pelea en los despachos ante la falta de acuerdo entre el Gobierno de Australia, los concesionarios y la propia GM. El último capítulo de este culebrón sucedía hace unos días, cuando el senador de Queensland, James McGrath, hacía un discurso en el Parlamento Federal Australiano populista a más no poder.

    «General Motors puede pensar que la rica historia de la marca Holden no tiene valor, pero creo que lo que de verdad no tiene es precio. Si General Motors cree que la marca no vale nada, que la devuelva a Australia. Devuélvasela a los distribuidores de Holden. De hecho, estaría encantado de comprar la marca Holden a General Motors por un dólar. Le enviaré a la Sra. Mary Barra (CEO de GM), un dólar por correo para que pueda devolvernos la marca Holden y nosotros se la daremos a los distribuidores de Holden».

    James McGrath nos explica su razonamiento en Sky News Australia

    Sin más datos, puede parecer hasta un ofrecimiento hecho desde el corazón para que los australianos no pierdan parte de su historia automovilística, pero lo cierto es que hay que ir más allá para entender que las palabras de McGrath no tienen ni pies ni cabeza. Los compañeros de Autoblog han explicado los pormenores de los intentos de acuerdo, dejando en evidencia estas declaraciones.

    Cuando GM decretó el cierre de Holden hizo una oferta a los 185 distribuidores de la marca (que aglutinan los 203 concesionarios oficiales que existen). La oferta se basaba en el beneficio neto que había conseguido cada concesionario entre 2017 y 2018, añadiendo además con un cálculo basado en 2019, los coches que se habrían vendido hasta 2022.

    Se incluyeron además los costes no amortizados de las salas de exposición, marketing, etc. En total se calculó que cada concesionario recibiría unos 1.500 dólares australianos (900 euros) por cada coche que habían (y habría) vendido. Esto se traduce en que cada concesionario, dependiendo de sus ventas, percibiría de 100.000 a 2,4 millones de dólares australianos (60.000 a 1.430.000 euros).

    Concesionario Suttons City Holden & HSV

    No hubo acuerdo, por lo que los australianos decidieron hacer el cálculo por su cuenta, contando con la ayuda de HWL Ebsworth. Para ellos el beneficio neto por coche era de 6.110 dólares (3.660 euros), o lo que es lo mismo, cuatro veces más.

    Todos los coches que Holden estaba vendiendo este año eran remarcados y ninguno se fabricaba en Australia

    Por supuesto, GM criticó el cálculo diciendo que estaba basado en datos erróneos y contrató a PriceWaterhouseCoopers para que hiciesen un cálculo objetivo. El resultado que arrojó es que cada concesionario ganaba al vender un Holden entre 350 y 1.400 dólares (210 a 840 euros), menos de lo que les había ofrecido General Motors.

    A pesar de todo ello, McGrath acusó al fabricante americano de intentar engañarles y ser unos ladrones. Les ofrece, como hemos visto, la nada despreciable cantidad de un dólar. Y para rematar, tal y como declaraba, «No quiero un trato especial, solo quiero un trato justo».

    Mary Barra, CEO de General Motors

    Es bastante probable que cuando Mary Barra reciba por correo el sobre con un dólar, se apure a firmar el acuerdo y vender Holden a los australianos por ese precio. O no. Es una ganga, porque ganarían un dólar en vez de tener que pagar a los concesionarios una gran suma de dinero.

    Eso sí, los 203 concesionarios deberán ver cómo reparten ese dólar entre ellos de forma equitativa. Hay además otro punto a añadir, y es que en declaraciones a la gente de CarAdvice, uno de los representantes de Holden contestaba al propio McGrath. Y parece que no está del todo de acuerdo con las palabras del senador.

    «GM Holden cree firmemente que la oferta de compensación a sus distribuidores es justa, y está en total desacuerdo con cualquier afirmación de que han actuado de manera inapropiada. Permanecemos abiertos para reunirnos con un propósito constructivo con los diferentes distribuidores».

    Tiene pinta de que no se llegará a un acuerdo en pocos días.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto