¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

BMW Serie 2 Gran Tourer 2015

18

BMW acaba de hacer oficial lo que era un secreto a voces, el Serie 2 Gran Tourer. Sus mayores dimensiones amplían las capacidades del modelo ya presente. De esta manera BMW se convierte en el primer fabricante Premium con una gama completa de monovolumenes, gracias a la inmediata incorporación del Serie 2 Gran Torurer.

El segmento de los monovolúmenes ha estado siempre muy olvidado por parte de las marcas Premium. Sólo el Clase R de Mercedes, que ya dejó de fabricarse, formaba parte de este grupo. Sin embargo los tiempos cambian y los planteamientos de las marcas también, es por eso que BMW está apostando por los vehículos más prácticos y familiares de todo el mercado. El BMW Serie 2 Gran Tourer acaba de ser presentado oficialmente.

Está claro que el diseño del Serie 2 Gran Tourer se basa en el de su hermano pequeño

Hacía mucho tiempo que llevábamos observando que BMW estaba desarrollando una versión ampliada de su primer monovolumen, el Serie 2 Active Tourer. Sin embargo no ha sido hasta ahora cuando lo han confirmado y presentado. Como cabía esperar, la practicidad, la habitabilidad y el espacio, puntos clave de este segmento, están presentes en el Gran Tourer.

Para lograr esto, los desarrolladores han ampliado las cotas hasta los 4,556 metros de largo y 1,608 metros de alto, el ancho no varía respecto al Active Tourer. Con esta adición de medidas se logra aumentar el espacio interior, la capacidad de carga y la habitabilidad de los ocupantes. El maletero alcanza cotas extraordinarias, 645 litros como mínimo, ampliables hasta los 1.905 litros si abatimos la segunda fila de asientos por completo. Para las versiones con siete asientos las medidas se resienten ligeramente, 560 litros ampliables a 1.802, debido a la supresión del doble fondo del maletero.

La modularidad ha sido trabajada para poder satisfacer las necesidades de todos los posibles clientes. Buena muestra de ello es la segunda fila de asientos, capaz de desplazarse vertical y longitudinalmente, abatirse y reclinarse individualmente. Como es un coche pensado para familias, el trabajo de desarrollo ha permitido que tres sillas infantiles se alberguen en la segunda fila, algo que no todos los monovolúmenes pueden decir.

Diseño del BMW Serie 2 Gran Tourer

No hace falta decir que diseñar un monovolumen es una apuesta muy arriesgada. Las proporciones de este tipo de vehículos son difícilmente ajustables a un gran diseño. BMW ha tratado de crear un coche que aún siendo un movolumen no lo parezca. Si lo vemos por delante se aprecia un modelo más compacto, deportivo y bajo de lo que realmente es. Es innegable su gran parecido con el Serie 2 Active Tourer, pero es algo lógico.

Aunque sea un movolumen, los diseñadores se las arreglado para que no lo parezca

A pesar del incremento de tamaño anteriormente comentado, los diseñadores han mantenido unos voladizos relativamente cortos, transfiriendo ese aumento de tamaño al habitáculo, gracias a una mayor distancia entre ejes. Este hecho no solo afecta al interior, sino que también se ve reflejado en el diseño exterior. Las líneas y nervaduras que recorren el lateral permiten crear ese efecto de dinamismo aún con el coche parado.

La parte trasera también ha sido trabajada para conseguir este efecto. Al igual que el frontal, arroja esa sensación de deportividad y anchura, algo completamente irreal, ya que las medidas son las que son. Existen diversas soluciones aerodinámicas, como los pequeños deflectores bajo el alerón, o los elementos verticales de los montantes D. Por último, las ópticas realzan todo el diseño.

A fin de cuentas un movolumen es un monovolumen, y es el interior el que debe presentar un aspecto realmente funcional. Para conseguir tal efecto BMW presenta el Serie 2 Gran Tourer con cuatro niveles de equipamiento: Advantage, Sport, Luxury y M Sport. De serie se incluyen elementos tecnológicos de última generación, como los faros Bi-LED o los sensores de aparcamiento traseros. Según vayamos ascendiendo en la escala encontraremos un mayor despliegue de dispositivos, así como elementos estéticos diferentes.

Desde hace ya unos años BMW permite la conexión entre nuestro coche y el mundo exterior gracias al ConnectedDrive. Se trata de una combinación única de sistemas de asistencias a la conducción, de servicios y aplicaciones, que se ofrecen de serie u opcional, dependiendo del equipamiento seleccionado. Es capaz de controlar por sí mismo una amplia cantidad de sistemas, desde el control de crucero adaptativo, el aviso de colisión, la lectura de señales de tráfico o la activación automática de las luces de carretera, entre otros.

El puesto de conducción ha sido diseñado para mostrar todas las cualidades de un BMW

Dinamismo y motorizaciones del Serie 2 Gran Tourer

No nos podemos olvidar que estamos hablando de un BMW y eso son palabras mayores si nos referimos al dinamismo y al placer de conducción. Que el Serie 2 Gran Tourer sea un monovolumen no significa que los ingenieros no lo hayan puesto a punto como su emblema merece. El chasis ha sido modificado para adaptarse a la tracción delantera, a la posición transversal del motor y a los 1.640 kilogramos que arroja en la báscula.

Las suspensiones, los frenos y la dirección han recibido su correspondiente puesta a punto especial. Todo lo necesario para ofrecer una conducción superior. BMW también ofertará la posibilidad de incorporar una tracción total xDrive, al igual que su hermano pequeño, el Active Tourer. Para garantizar que todo se encuentra bajo control, muchos dispositivos electrónicos forman parte del equipamiento de serie. Siempre se exige la máxima seguridad en un monovolumen.

Para aquellos que quieran aportar un punto más de deportividad estará disponible una suspensión y una configuración especial si se equipa el acabado M Sport. Aún así todos contarán con un mando selector de tres modos de conducción: ECO PRO, CONFORT y SPORT. En función del modo seleccionado diferentes parámetros varían su forma de actuar, acelerador, cambio automático, suspensiones, gestión...

La verdadera revolución llega con la posibilidad de incorporar siete asientos en el Serie 2 Gran Tourer

En cuanto a motores, BMW Serie 2 Gran Tourer aterriza con una oferta que contempla cinco unidades turbo de tres y cuatro cilindros, cuyas potencias oscilan entre los 116 y los 192 CV. Dos son gasolina y los tres restantes diésel, obviamente. Todos ellos presentan soluciones EfficientDynamics con lo que se garantiza unos consumos y emisiones realmente bajas, llegando a presentar datos oficiales de gasto de 3,9 litros a los 100 kilómetros.

Las transmisiones varían en función de la versión que seleccionemos. De forma que para las versiones menos potentes se opta por montar de serie un cambio manual de seis velocidades, mientras que para los motores de dos litros el cambio pasa inmediatamente a ser automático Steptronic con ocho relaciones. Este cambio también podrá añadirse al resto de versiones, previo pago claro está.

La gama de motores del BMW Serie 2 Gran Tourer queda de la siguiente manera:

La zaga ha sido recortada de una forma mucho más pronunciada que en el Active Tourer

En cuanto a precios no podemos determinar nada por el momento. El BMW Serie 2 Gran Tourer debe visitar previamente el stand de la marca bávara en el Salón de Ginebra 2015. Posteriormente los concesionarios empezarán a acumular pedidos para más adelante iniciar la comercialización en los mercados donde se comercialice, que no serán pocos.

No te pierdas las fotos del BMW Serie 2 Gran Tourer 2015

Noticias relacionadas

BMW Serie 2 Gran Tourer 2015
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto