¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El BRABUS B30 dota de una deportividad comedida al Mercedes Clase C

    El BRABUS B30 dota de una deportividad comedida al Mercedes Clase C
    22
    BRABUS B30BRABUS
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    Los nuevos Mercedes Clase C, y Clase C Estate, han pasado por las manos del preparador externo por excelencia de los modelos de la estrella transformándose en los BRABUS B30. Una opción muy interesante para concretas versiones de gasolina y diésel sin llegar a los extremos de los AMG.

    El nuevo Mercedes-AMG C 43 ya se ha puesto a la venta, la primera de las dos versiones deportivas de la marca de la estrella con unas prestaciones realmente salvajes, aunque no tanto como las que se esperan en el tope de la gama, el AMG C 63 cuyo debut se está haciendo de rogar.

    BRABUS ha sido el primer especialista en tuning que se ha atrevido a retocar los Clase C, ofreciendo una imagen más agresiva y unas prestaciones suficientemente dignas como para pensarse si optar por las versiones AMG. El resultado se llama BRABUS B30 y, tanto la berlina como el familiar, se hacen con un paquete especial que aporta más deportividad. La parrilla «AMG Line» de múltiples estrellas cromadas se mantiene pero la estrella desaparece para alojar la segunda vocal del alfabeto, el emblema del preparador.

    BRABUS B30
    El motor del BRABUS B30, la primera optimización de la berlina y familiar de la estrella

    BRABUS B30, potencia extra en gasolina y diésel

    El paragolpes se ha rediseñado, ahora contando con dos finas lamas de LED colocadas en horizontal en las grandes tomas de aire, además de integrar unas discretas aletas en los extremos de la defensa. Por detrás, los de BRABUS han sustituido el paragolpes por uno de nueva factura, con un difusor en el centro, cuatro escapes redondos agrupados en dos parejas y colocando un llamativo spoiler en el borde de la tapa del maletero en la berlina.

    Los de Bottrop también han rebajado la altura de la carrocería al suelo en 30 milímetros, sumando también unas llantas de aleación forjadas, un opcional que engorda sumamente la factura y del que se puede prescindir y apostar por otras más convencionales. Por dentro, la atmósfera también es más especial, gracias a los umbrales iluminados con unos listones embellecedores y el logotipo de BRABUS que cambia de color, los pedales de aluminio, las alfombrillas especiales y detalles en fibra de carbono.

    Pero lo realmente interesante radica en el motor, pues el BRABUS B30 se ofrece con una versión de gasolina y otra ¡diésel! Los C300 4MATIC y «C300 d» obtienen un importante extra de potencia, sumando 42 CV en el caso del primero para alcanzar los 300 CV y con los que acelera de cero a 100 km/h en solo 5,8 segundos. En el diésel, el aumento es ligeramente mayor, 45 CV con los que llega a los 310 CV, reduciendo el tiempo de aceleración en dos décimas, en solo 5,6 segundos, valores idénticos para la berlina y el familiar.

    Las mejores ofertas para Mercedes Clase C de ocasión

    Mercedes Clase C de segunda mano / Mercedes Clase C de Km 0
    El BRABUS B30 dota de una deportividad comedida al Mercedes Clase C