¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El Toyota #8 conquista sus terceras 24 horas de Le Mans consecutivas y el #7 culmina su maldición

    El Toyota #8 ve la luz de un nuevo día y de un posible tercer triunfo en Le MansToyota Gazoo Racing

    Una avería del turbo sacó al Toyota #7 de la pelea por la victoria, pero acabó 3º por un problema de Rebellion a una hora del final.

    United Autosport ganó por poco en LMP2 con el #22, por una parada a falta de 10 minutos para la meta que propició que JOTA le disputase la victoria. Merhi, lastrado por su compañero Yamanaka, 15º.

    El Ferrari de Miguel Molina se cayó tras un pinchazo del disputado podio de LMGTE-Pro.

    Toyota se despidió del TS050 en Le Mans con una nueva victoria del #8 de Sebastien Buemi, Kazuki Nakajima y Brendon Hartley, tercera para la estructura de manera consecutiva en las 24 horas de Le Mans, cita reina del WEC.

    El gran dominador se vio beneficiado por una avería en el turbo de su coche hermano, un Toyota #7 que consuma su maldición con el trazado de la Sarthe. Conway, López y Kobayashi, que fue quien iba conduciendo cuando se produjo la avería, ni siquiera pudieron pelear por el segundo puesto por el segundo puesto, aunque lograron ser terceros con algo de suerte gracias a la avería del Rebellion #3 a falta de una hora. El otro Rebellion, el #1 pilotado por Menezes, Nato y Senna, acabaron en segunda plaza.

    En LMP2 la victoria fue para el United Autosports #22 de Hanson, Di Resta y Alburquerque, que no pudieron hacer un doblete por una avería del #32 de madrugada y acabaron sufriendo.

    Aston Martin se llevó las victorias de las dos categorías GT. En LMGTE-Pro fue el #97 de Lynn, Martin y Tincknell quien se impuso al Ferrari #51 de Serra, Calado y Pier Guidi. En la siempre entretenida categoría de LMGTE-Am, el #90 del TF Sport con Eastwood, Adam y Yoluc.

    Hora 4: Toyota se escapa de Rebellion

    Las primeras horas de carrera confirmaron que ni siquiera la pandemia puede acabar con el dominio de Toyota. Los Rebellion, especialmente el #3, duró poco como rival.

    Y eso que la carrera empezó con susto con el Toyota #8, con Buemi al volante. Un pinchazo propiciado por la situación de pista, ya que desde el primer momento hubo incidentes. Uno de los más serios lo protagonizó Nobuya Yamanaka, compañero de Roberto Merhi en el Eurasia #35, que además de ir lento se salió en la llegada al puente Dunlop.

    En una cita con muchos novatos se esperaban muchos incidentes, y además del problema de Yamanaka, de 60 años de edad, otro de los 'gentleman drivers' de esta prueba, en este caso 'Ozzy' Negri Jr., de 56 primaveras, dejó otra imagen un tanto dubitativa sobre su nivel: trompo cuando estaba en zona de tráfico. Su Ferrari #61 acabó rozando el accidente.

    Las opciones españolas se pusieron muy bien de inicio para Miguel Molina. El buen arranque del Ferrari #71 del AF Corse propició que se pusiera líder destacado, con sus compañeros del #51 peleando con los Aston Martin, especialmente con el #29.

    Hora 8: El Toyota #8 pisa el freno entre un mar de accidentes

    A medida que el atardecer dio paso a la noche, comenzaron a producirse los incidentes con cierta profusión en un Le Mans que también fue visitado brevemente por la lluvia, aunque aún sin la intensidad esperada. Pasadas las 20:20 se produjo el primer periodo de Safety Car del día tras un accidente del Ferrari #52 de LMGTE-Am, pilotado por el gentleman sueco Alexander West.

    45 minutos después, tuvo lugar un incidente doble en diferentes puntos del circuito. El único LMP1 de ByKolles, con Bruno Spengler al volante, sufrió su problema anual de turno al perder repentinamente el alerón trasero en la bajada de la curva Chappelle, sufriendo daños contra las protecciones. De forma casi simultánea, el Oreca #30 del equipo Duqueine, prototipo de la clase LMP2, sufrió un aparatoso accidente en la primera chicane de Mulsanne.

    Tristan Gommendy se bajó del coche ileso, aunque el coche produjo daños muy severos a las protecciones, que requirieron un Safety Car, una larga slow zone, y un Safety Car adicional para retirar de la zona a los múltiples vehículos pesados que se encontraban allí. En el primero de esos Safety Car, tuvo lugar el primer golpe de efecto de la carrera cuando el Toyota #8, que iba segundo, entró en su garaje, aprovechando el coche de seguridad para unas reparaciones extensivas.

    Según los responsables de la marca japonesa, esta parada tuvo como objetivo arreglar unos recurrentes problemas de frenos, sustituyendo por completo los discos de frenos delanteros y sus conductos de ventilación. En este proceso, el #8 perdió una vuelta, dejando al Toyota #7 en solitario como líder del evento, con los Rebellion a dos giros pasado un tercio del evento.

    LMP2 continuaba siendo un apretado duelo entre el #32 de United Autosports y el #26 de G-Drive, mantiéndose cerca el #22 de United Autosport y el #38 de Jota, con el Eurasia #35 en 19ª posición en su clase, buscando salvar la honra con un magnífico stint de Roberto Merhi. LMGTE-Pro también presentaba aún duelo en cabeza entre el Aston Martin #97 y el Ferrari #51, con el #71 de Miguel Molina a algo más de un minuto.

    Hora 12: Molina cae de puestos de podio con un pinchazo

    El activo inicio de la noche dio paso a una calma chicha en la que apenas se sucedieron hechos notables, siendo los más notables las caídas de dos grandes favoritos en LMP2 y LMGTE-Pro. El prototipo que cedió fue el #26 de G-Drive, cuya pelea por el podio y la victoria de clase quedó dinamitada a 20 minutos de la medianoche, cuando un aparente problema mecánico con Roman Rusinov al volante les hizo perder muchísimo tiempo.

    Ellos lograron reducir la pérdida a solo tres vueltas, pero la suerte fue más traicionera con el #71 de AF Corse, el coche con el que Miguel Molina esperaba subir al podio, y que rodaba en tercera posición de su clase. Con Sam Bird al volante, sufrió un pinchazo en la rueda trasera derecha en la recta de Hunaudières, perdiendo mucho tiempo en su trayecto de vuelta y aún más en boxes, cercenando por completo las opciones del piloto español.

    LMP1 continuó sin cambios aparentes, con Toyota dominando la prueba con una vuelta de diferencia entre el #7 y el #8, mientras que LMP2 prosigue su duelo entre los United Autosport (#22 al frente sobre el #32) y el Jota #38, siendo aquí la anécdota la descalificación de #37 de Jackie Chan después de que Gabriel Aubry se quedase parado en pista y llamase por teléfono a un mecánico para que le suministrase una pieza. En LMGTE-Pro se vivió un cambio de liderato antes de la medianoche al superar Maxime Martin en el Aston Martin #51 a Alessandro Pier Guidi en el Ferrari #97, pasando a ocupar el podio el Aston #95 tras el fallo del Ferrari.

    Por último, en LMGTE-Am, el #98 de Aston Martin prosiguió por poco en cabeza pese a una sanción por una infracción en boxes, conservando un margen de tres segundos sobre el Ferrari #90 de TF Sport, completando el podio provisional el Porsche #56 de Project 1. Todo ello, de nuevo en unas condiciones de seco donde parecía invariable que continuase la noche, ya que el radar no dejaba de mostrar frentes nubosos que se deshacían en la nada absoluta camino del circuito. La madrugada, aún con todo, siempre depara sorpresas...

    Hora 13: ¡Problemas para el Toyota líder!

    La segunda mitad de carrera en las 24 horas de Le Mans no pudo arrancar de forma más dramática: A las 2:41, cuando apenas habían pasado once minutos del ecuador de la prueba, el Toyota #7 entró en los pits para dirigirse directamente al garaje, cuando contaba con una vuelta de ventaja sobre su gemelo #8. De inmediato, se identificó un fallo terminal en el turbo, que obligó a los mecánicos de Toyota a una larga intervención para reemplazar la unidad dañada e instalar una nueva.

    Finalmente, Kamui Kobayashi salió a pista tras 29 minutos y 48 segundos en los pits, a siete vueltas de la cabeza y a cuatro del podio cuyo tercer lugar pasaba a ocupar el Rebellion #3. De este modo, el Toyota #8 se queda al frente en solitario, con un margen de dos vueltas sobre el Rebellion #1, y la profunda preocupación de que el problema que ha lastrado a sus compañeros pudiese afectarles a ellos en las siguientes once horas.

    Hora 18: Toyota cruza los dedos entre las batallas de clases

    Durante el resto de las horas completamente nocturnas, la situación no varió en exceso en la pelea por la victoria. Exhibiendo su superioridad, el Toyota #8 mantiene su ventaja de dos y cuatro vueltas con los Rebellion #1 y #3, respectivamente, mientras que el Toyota #7 trata de volver de entre sus cenizas, a dos vueltas de un podio que no es absolutamente imposible, pese a que sus rivales todavía no han exhibido síntomas de flaqueza. Eso sí, el #8 pareció humear en pista en un par de ocasiones, lo que puso notablemente nerviosos a los responsables nipones...

    LMP2 y LMGTE-Pro protagonizaron el único accidente llamativo de este periodo, tras una colisión entre Nyck de Vries en el Oreca #29 del Team Nederland, y Toni Vilander, quien no vio al holandés adelantarle a su Ferrari #63 por el interior de Tertre Rouge, terminando ambos en la grava. A posteriori, Frits van Eerd también acabaría en la grava con el #29, ya de día. La clase LMP2 ha estado dominada por la noche por United Autosports, hasta el punto de que el #32 y el #22 han hecho paradas conjuntas en varias ocasiones.

    Alex Brundle fue la gran estrella del #32, con un gran stint que le permitió superar al #22, pero su suerte les abandonó sobre las 6 de la mañana, al necesitar una larga reparación en los pits con un problema en el depósito de aceite. Con ello, el #22 pasa a dominar sobre el Jota #38, el único otro LMP2 en su misma vuelta. El amanecer, a su vez, vio un gran duelo por el podio entre Matthieu Vaxivière en el #31 de Panis, y Nikklas Jensen en el #26 de G-Drive, que promete continuar... Por su parte, el Eurasia #35 de Roberto Merhi ocupa la 14ª posición en su clase, a once vueltas de la cabeza.

    La clase LMGTE-Pro ha sido un continuo duelo a dos entre el Ferrari #51 y el Aston Martin #97, que se pasaron y repasaron entre slow zones, paradas, cambios de pilotos... El Aston Martin #95 se mantiene en tercer lugar a una vuelta, pero dos por delante del Ferrari #71, donde Davide Rigon, Sam Bird y el español Miguel Molina buscan apurar sus opciones de podio. LMGTE-Am también fue un duelo a dos, entre los Aston Martin #90 y #98, hasta que el perseguidor #98 sufrió un problema en la suspensión y una infracción en pits que les sacó del podio, promocionando a los Porsche #77 (Dempsey-Proton) y #56 (Project 1), ambos a una vuelta del líder.

    Hora 24: Toyota, United Autosport y Aston Martin se coronan

    Tras una mañana sin apenas movimiento importante en la parrilla, el cansancio y los problemas se acumularon en la última hora. El primer gran susto lo dio el Rebellion #3, que se quedó tirado en boxes con un problema mecánico y no arrancaba.

    La suerte que le había sido esquiva durante toda la carrera le permitió subir al podio al final, no sin sufrimiento, al Toyota #7.

    Por detrás, la tensión no fue menor y en apenas hubo un caos que propició unas cuantas vueltas tras el coche de seguridad. Legeret al volante del caótico Porsche #99, primero, Jean-Eric Vergne con el G-Drive #26 y el SO24-Has by Graaf #39 tuvieron sendos problemas, que reagruparon a los grupos, con algunos errores propios de los pilotos.

    A falta de 10 minutos, la victoria de United Autosports se puso en alerta. Phil Hanson tuvo que entrar a hacer una parada en boxes porque se quedaba sin combustible lo que hizo que el JOTA #38 con Anthony Davidson les apretase... hasta que en la última vuelta tuvieron que entrar ellos también a hacer un 'splash&dash' final.

    La buena actuación de los dos equipos femeninos en esta edición quedó redondeada por el buen 9º puesto en LMP2 del Richard Mille #50 de Sophia Florsh, Beitske Visser y Tatiana Calderón.

    Aston Martin se llevó la victoria de las dos categorías de GTs, con Alex Lynn, Maxime Martin y Harry Tincknell con el #97 sobre el AF Corse #51 en LMGTE-Pro y el #90 del TF Sport de Charles Eastwood, Johnathan Adam y Salih Yoluc.

    Los españoles, Miguel Molina en el Ferrari #71 y Roberto Merhi en el Eurasia #35, no tuvieron la suerte de su lado de sus categorías respectivamente.

    El piloto de LMGTE-Pro quedó lastrado por los problemas durante la madrugada y cuando parecía que iba a ser 4º final, no llegó a entrar en meta y abandonó, mientras que el de LMP2 por el pobre rendimiento de su compañero Nobuya Yamanaka.

    Fotos: FIA WEC / Toyota Gazoo Racing / Ferrari Races