¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Citroën confirma el sucesor de la berlina C5: «Existe y es espléndido»

    Citroën C5 y C5 Break de la generación previa

    Citroën está obligada a reinventarse si quiere volver a intentarlo en el segmento D de berlinas convencionales. Los SUV no son todo y Citroën tirará de las fórmulas que siempre le han funcionado: tecnología y diseños que rompan los moldes.

    El segmento D de berlinas tradicionales ha sufrido una gran transformación en los últimos 20 años. Los éxitos comerciales de modelos como el Citroën C5 parecen hoy día de ciencia ficción. En los tres primeros años de venta de la primera generación era normal vender más de 100.000 unidades al año en Europa, del 2001 al 2003.

    Luego empezaron a ser valores más normales entre 45.000 y 90.000 unidades al año, y llegó la gran crisis económica. El nuevo C5, ya en una nueva generación, fue incapaz de remontar el vuelo y tener el éxito de su predecesor. En su mejor año pasó de 80.000 unidades (2009), y en el peor 16 veces menos, casi 5.000 (2017). Normal que dejaran de fabricarlo.

    Parte del mercado del C5 se lo ha llevado lo que más se le parece actualmente, que es el SUV C5 AirCross. También es un coche muy cómodo y espacioso, aunque no utiliza una suspensión tan sofisticada como la famosa Hydractiva de tercera generación del C5 saliente (en versiones altas). En medio año se vendieron 50.000 C5 Aircross. Pero Citroën no ha tirado la toalla con las berlinas.

    Citroën C5 Aircross

    Está claro que en el mercado europeo hay que tener un SUV en esa categoría. El segmento D ha sido fagocitado por los SUV de segmento C, las berlinas Premium y un puñado de generalistas hacen buenos números. Para los demás fabricantes no merece la pena un D europeo, a menos que se aproveche un modelo de enfoque global. Son pocas unidades.

    De todas formas, PSA aún mantiene un coche en el segmento D, el Peugeot 508. Y dentro de unos meses veremos el sucesor del C5, probablemente manteniendo el nombre. Lo confirmó la jefa de producto y estrategia de la marca, Laurence Hansen, que estrenó su cargo en otoño del año pasado.

    «Creednos, el coche existe y es espléndido», dijo Hansen en un vídeo emitido por redes sociales. «Es de verdad un coche muy importante para Citroën», añadió. ¿Y por qué es tan importante un coche que competiría por un volumen pequeño de unidades? La clave está en el mercado chino. Ya lo dejó caer Linda Jackson, directora de Citroën, hace cinco años.

    En muy poco tiempo, Citroën ha perdido clientela en China a pasos acelerados. Mientras que en 2018 se vendieron 114.000 unidades, durante 2019 el volumen cayó a menos de la mitad de esa cifra, 55.000. Semejante desplome tuvo un impacto apreciable en la cuenta de resultados.

    Los chinos, aunque están abrazando la moda SUV, como en casi cualquier rincón del mundo desarrollado, su clientela sigue siendo tradicional respecto a los sedanes. De hecho, en China es fácil ver sedanes en más segmentos que en Europa, hasta hay versiones de batalla alargada sin irnos a modelos de lujo.

    Para Citroën parte del trabajo ya está hecho, la plataforma modular EMP2 está desarrollada, permite motorizaciones gasolina, diésel e híbridas enchufables. Los Peugeot 508 y DS 9 están basados en la misma plataforma. La dificultad no está pues en lo técnico, sino en el diseño.

    Citroën CXperience Concept

    A lo largo de la historia de Citroën, sus berlinas se han caracterizado por sus avances técnicos o su exotismo. Habrá que tirar más por lo segundo, con diseños tan revolucionarios como en su día fueron los Traction Avant, DS o XM, y seguramente con algún detallito crossover, como se hizo en su día con el Citroën DS4. Ya sabíamos que será poco convencional.

    Las especulaciones apuntan a una reinterpretación del diseño que vimos en el CXperience de 2016. Antes de que acabe el año veremos un nuevo concept de Citroën que será «revolucionario» según Pierre Leclerq, jefe de diseño de Citroën. Podría anticipar el C5. Antes de eso veremos al nuevo C4, que se desvelará el 30 de junio en una presentación a través de Internet. Si no podéis esperar, tenemos unas recreaciones.

    Probablemente, la tercera generación del C5 -si se llama así finalmente- será la última con motores de combustión interna, siendo ya el siguiente paso lógico que sea completamente eléctrico y no se desarrollen motores convencionales. Mientras eso llega, los híbridos enchufables tendrán un protagonismo creciente según se puedan ajustar los precios.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto