¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Furor por el frunk, el maletero que sólo algunos coches eléctricos tienen

Furor por el frunk, el maletero que sólo algunos coches eléctricos tienen
Detalle del Frunk, el maletero delantero del Ford Mustang Mach-EFord
Fran Romero
Fran Romero4 min. lectura

Los coches eléctricos tienen una característica muy importante que los distingue de los modelos de combustión, más allá del sistema de propulsión. El vano delantero del motor se ha transformado en un pequeño maletero. Un detalle objeto de controversia entre las marcas, pero indispensable en los eléctricos americanos.

Una gran cantidad de coches eléctricos que se encuentran a la venta disponen de un segundo maletero, un pequeño espacio colocado en el vano delantero donde estaría situado el motor de combustión. Algunos fabricantes están optando por esta solución, a pesar de que las nuevas plataformas de piso plano permiten mantener o aumentar unos litros más el trasero, incluso contando con formas más regulares y sin intromisiones que resten capacidad.

Este maletero delantero, comúnmente llamado «frunk» -en inglés, «front trunk»- no es una gran novedad, pues ha existido desde hace décadas en modelos deportivos con el motor colocado en la parte trasera como el Porsche 911, pero sí se ha convertido en un detalle diferenciador, a pesar de que su capacidad es mínima. La justa para llevar los cables de recarga y una pequeña bolsa, el sitio perfecto en los eléctricos para esconder un objeto de valor, pues pocos amigos de lo ajeno considerarían mirar debajo del capó delantero. Pero un análisis especial ha revelado su importancia para americanos y no para las marcas europeas.

Mercedes EQS
El Mercedes EQS Berlina esconde bajo el capó delantero el filtro HEPA de su purificador interior

¿Coches eléctricos con maletero delantero o no?

Mercedes no lo considera útil en sus modelos eléctricos, algo que dicen que sus clientes no consideran como importante. Un espacio extra que no tuvo nunca el LEAF cuando se lanzó al mercado en su primera generación. Y tampoco lo tiene una larga lista de modelos de nueva generación como el Nissan Ariya, Toyota bZ4X, Subaru Solterra, los Mercedes EQ o el BMW iX. Incluso, en los modelos alemanes no se puede acceder más que en el servicio oficial, ya que bajo él cuenta con diversos componentes técnicos.

Y es que los fabricantes europeos han optado por esta opción para así magnificar el espacio interior, utilizando el vano delantero para albergar el sistema de climatización del habitáculo y la batería de 12 V que alimenta los sistemas eléctricos, lo que permite desplazar el salpicadero más adelante haciendo menos profunda esta pieza. Incluso es posible esta concepción compartiendo espacio con un motor eléctrico en el eje delantero. Y mucho mejor si se trata de un SUV o pick-up.

El maletero delantero en los eléctricos no es importante en Europa

Los americanos son muy diferentes y sí lo ofrecen como un elemento diferenciador. Sus imponentes modelos como el Ford F-150 Lightning, el reciente pick-up eléctrico, es uno de los modelos del mercado con mayor capacidad en el «frunk», llegando hasta los 400 litros de capacidad, la mitad en el Lucid Air y poco más de 100 litros en el Tesla Model Y. Incluso, la marca del óvalo azul ofrece el maletero delantero con un enfriador y hasta con desagüe.