¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El mantenimiento de un manitas en los coches eléctricos

    Detalle del vano delantero del Volkswagen ID.3Volkswagen

    Superado el síndrome de la ansiedad energética y convencido de cambiar a un coche eléctrico, el único fleco que queda por conocer es el del mantenimiento. Dependerá de cada modelo de eléctrico, por lo que te contamos lo que puedes hacer.

    En la actualidad han proliferado los boxes donde los más manitas pueden llevar a cabo el mantenimiento de los coches de combustión, como cambiar el aceite y su filtro, el del aire, las bujías, drenar el líquido del refrigerante y algunas cosas más allá de simplemente vigilar el estado y presión de los neumáticos. Una forma de ahorrar significativamente en las revisiones anuales.

    Sin embargo, en los coches eléctricos, el mantenimiento es muy diferente. Es el único detalle importante que queda por conocer después de convencerse de las ventajas del coche eléctrico y de superar el síndrome de la ansiedad energética, esa sensación de quedarse sin energía, a pesar de tener de sobra. Especialmente para los más manitas, saber qué se puede hacer en su nuevo coche es fundamental.

    Detalle del puerto de carga del Skoda ENYAQ iV
    El puerto de carga del Skoda ENYAQ iV no se debe de limpiar bajo ningún concepto

    De entrada, y dependiendo del modelo, la revisión de un coche eléctrico comparada con la de uno de combustión, viene a ser entre un 20 y un 35% más barata. Los coches eléctricos cuentan con intervalos similares para vigilar algunos parámetros especiales como el líquido del sistema de refrigeración de la batería, si dispone de este sistema. Los frenos aguantan más -pudiéndose duplicar la revisión de éstos- gracias al sistema de regeneración, si bien se conviene prestar más atención a los neumáticos.

    Como ves, los manitas apenas pueden dejar la impronta de sus manos en estos coches, pero sí queda una posibilidad: la de rellenar el líquido del parabrisas. Es lo máximo que se puede hacer, ya que algunos nuevos modelos cuentan directamente con el capó delantero bloqueado, no pudiéndose abrir más que en el concesionario. Los fabricantes estiman que no hay nada interesante que tocar bajo el panel.

    De hecho, algunos líquidos se encuentran bajo el habitáculo, con lo que tampoco tenemos acceso a estos. Ni siquiera se recomienda que se limpie el puerto de carga de la batería, mucho menos los conectores internos, las conexiones de los cables y de la batería. Los coches eléctricos ya no son coto para los manitas.