¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La tecnología semihíbrida alargará la transición hacia la movilidad eléctrica

    La tecnología semihíbrida alargará la transición hacia la movilidad eléctrica
    La tecnología semihíbrida de 48 voltios se está masificando.
    José D. Pascual
    José D. Pascual5 min. lectura

    ¿Puede suponer la tecnología semihíbrida un escollo para la transición hacia la movilidad totalmente eléctrica? El bajo coste que supone su implementación y el hecho de hacer valedor a estos vehículos del distintico ECO otorgado por la Dirección General de Tráfico es la gran virtud que ofrece esta solución de electrificación para vehículos con motor de combustión.

    La electrificación sigue abriéndose camino en la industria automotriz. Los coches eléctricos, híbridos e híbridos enchufables han dejado de ser una auténtica «rara avis» para convertirse en una opción más de movilidad sostenible. Ningún fabricante automovilístico está, a día de hoy, en contra de que el futuro del sector pase por la electrificación. Desde firmas generalistas a las marcas más exclusivas, todas tienen en agenda lanzar su primer eléctrico (o híbrido), o directamente dar un mayor protagonismo a su gama de vehículos electrificados.

    Sin embargo, en los últimos tiempos, la popularización de una determinada tecnología puede suponer un verdadero retraso para el proceso de transición que está viviendo el sector. El mundo ideal en el que todos los vehículos que circulan por nuestras carreteras son de cero emisiones tendrá que esperar. Se trata de la tecnología semihíbrida (MHEV) con sistema de 48 voltios.

    Esquema semihíbrido de 48 voltios de Hyundai

    Esquema del sistema semihíbrido de 48 voltios de Hyundai. Está disponible en el nuevo Tucson.

    Desde hace unos años, se ha convertido ya en un habitual que los nuevos modelos que llegan al mercado cuenten en su gama con una o varias mecánicas electrificadas con un sistema semihíbrido, también conocido como «hibridación suave» o «hibridación ligera». En diversos artículos ya hemos explicado cómo es el funcionamiento de un vehículo semihíbrido, así que pasemos directamente a las ventajas que ofrece esta tecnología.

    Los coches propulsados por una mecánica MHEV (Mild Hybrid Electric Vehicle) presentan un notable ahorro en el consumo de combustible y una disminución notable en las emisiones. Esta tecnología es capaz de hacer más ecológico un motor diésel o gasolina. Es más, incluso firmas del nivel de Audi están apostando muy fuerte por la tecnología semihíbrida para su gama de vehículos deportivos S.

    Otra de las claves de los coches semihíbridos es que son valedores de la etiqueta ECO otorgada por la Dirección General de Tráfico (DGT), así que pueden circular sin sufrir restricciones. Puede parecer algo realmente descabellado que la tecnología semihíbrida pueda desplazar a un segundo o tercer plano. El factor determinante es el coste que supone para los fabricantes electrificar un automóvil con esta solución, algo que repercute en menor medida en el precio final del vehículo.

    Volkswagen Golf semihíbrido 48 voltios

    La nueva generación del Volkswagen Golf contará también con la tecnología semihíbrida MHEV.

    En un país donde el Dacia Sandero es el coche por excelencia entre particulares, queda claro que una gran parte de los conductores españoles buscan un vehículo bueno, bonito y barato que les permita circular sin sufrir restricciones. Disponer de libertad al volante. La tecnología semihíbrida que te hace valedor del distintivo ECO es una solución idónea.

    El ejemplo más claro de esta situación lo tenemos con los combustibles alternativos. El GLP de automoción, conocido también como Autogas, permite a los conductores españoles comprar un coche nuevo con motor de combustión de gasolina y la etiqueta ECO. Además, si circulan utilizando exclusivamente el gas licuado de petróleo obtendrán un importante ahorro económico en el gasto en combustible.

    Dacia es una de las marcas que más fuerte apuesta por el GLP. Tal es que toda su gama cuenta con una mecánica adaptada para funcionar con este combustible. Si tenemos en cuenta el bajo coste que supone electrificar un automóvil con tecnología semihíbrida en lugar de optar por la hibridación total (y ya no hablemos de un híbrido enchufable o un eléctrico puro), no es de extrañar que una gran masa de conductores prefieran iniciar su transición hacia la movilidad eléctrica dando un tímido paso con un vehículo MHEV.