¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

¿Cómo cambiar la batería del coche?

Cambiar la batería del coche es sencillo si se siguen los pasos de manera escrupulosa.Pixabay

Si nuestra batería ya tiene demasiado tiempo o la hemos sometido a un estrés irreversible, es momento de cambiarla por otra nueva.

En este artículos te explicamos todo lo que debes tener en cuenta para sustituir la batería de forma segura y adecuada.

A casi todos nos ha ocurrido que nuestro vehículo se ha quedado sin batería por habernos despistado con las luces o la radio. En casos como ese tenemos algunas soluciones a nuestro alcance para salir del apuro, entre las que se encuentra el uso de las pinzas.

También podemos optar por cargar la batería a través de diferentes medios, pero tarde o temprano nuestro coche se va a quedar sin carga de manera definitiva porque estas tienen una duración limitada aproximada de cuatro años. Es en ese momento cuando debemos afrontar de manera inevitable el cambio de la batería por una nueva.

Siempre que nos sea posible, lo ideal es que acudamos a un taller mecánico para realizar el cambio de manera adecuada y segura, especialmente teniendo en cuenta que los coches de la actualidad cuentan con sistemas de arranque start & stop y similares que hacen más importante si cabe realizar la elección de la batería y la operación adecuadas.

Cuánto cuesta cambiar la batería

Si en lugar de acudir a un taller queremos o necesitamos ahorrar un dinero en la operación de cambio de la batería, debemos saber unas cuentas cosas para hacerlo sin percances ni provocar averías posteriores más costosas.

Además, conviene tener en cuenta que una batería nos costará entre 80 y 210 euros en la mayoría de los casos, aunque puede ser más barata o más cara en función de las características y necesidades de nuestro automóvil.

En qué momento hay que cambiar la batería

La primera respuesta a esta pregunta es obvia: cuando ya no podemos arrancar el motor porque no cuenta con suficiente electricidad para iniciar la maniobra. Ello suele ocurrir a los cuatro años de estrenar la batería y también podemos intentar anticiparlo cuando vemos que al coche le cuesta arrancar.

Otras razones para cambiar la batería pueden ser el oxidado de los bornes o la aparición de grietas o abolladuras en la misma. También hay determinados factores que pueden acortar la vida de la batería, obligándonos a afrontar el cambio antes de lo previsto:

  • Alternador estropeado: cuando esto sucede, puede ocurrir que sea necesario sustituir la batería también, especialmente si se descarga por completo.
  • Uso intensivo: algo que actualmente es muy habitual en los vehículos dotados de «Start & Stop» es el incremento de operaciones de arranque. Igualmente, cuando se realizan muchos trayectos cortos, la batería debe hacer frente a un mayor esfuerzo y acaba acortándose su duración.
  • Temperaturas extremas: las altas subidas y bajadas de temperaturas aceleran el deterioro de las baterías.
  • Largos periodos sin uso: cuando sabemos que vamos a tener un coche parado durante mucho tiempo, debemos desconectar la batería para minimizar la descarga de la batería y, con ello, su deterioro irreversible.

¿Qué batería compro?

Antes de comenzar con la operación, debemos haber comprado la batería correspondiente a las características de nuestro coche. Para ello, tenemos que localizar la antigua y encontrar los datos que nos revelarán sus características:

  1. Buscamos la batería en el vano motor, aunque algunos modelos la tienen en el habitáculo, debajo de los asientos, o en el maletero.
  2. Confirmamos la capacidad de la batería, indicada en amperios/hora (Ah). Si hemos añadido aparatos eléctricos al coche tras comprarlo, podríamos necesitar más amperaje que el de la batería original.
  3. Nos aseguramos de instalar una batería con el mismo voltaje, expresado en voltios (V). La mayoría son de 12V.
  4. Nos fijamos en la posición de los bornes, marcados con un signo «+» y «-».
  5. Determinamos el tipo de batería que utiliza nuestro vehículo.

Tras haber adquirido una batería nueva con características compatibles con nuestro vehículo, necesitaremos hacernos con un conjunto de llaves para retirar la batería vieja y colocar la nueva, así como unos guantes que nos protejan del ácido que contiene la batería. Además, si portamos anillos o cualquier otro accesorio metálico, estos evitarán el contacto con la batería.

Pasos a seguir para cambiar la batería

Ya estamos preparados y nos hemos asegurado de que el problema viene de la batería y no de otros elementos como el alternador, por lo que llega el momento de cambiar la batería.

Lo primero que debemos hacer es apagar el motor unos diez minutos antes para evitar pérdidas de configuración en el chip de las llaves del coche u otros elementos del vehículo. No es lo habitual, pero puede ocurrir y en algunos casos la broma nos puede costar unos cuantos cientos de euros.

Debemos recordar que, al conectar de nuevo el vehículo, lo más probable es que debamos introducir de nuevo el PIN de la radio o sistemas de navegación, así que nos conviene asegurarnos de tenerlo a mano.

El borne positivo está marcado en rojo.

El siguiente paso es desconectar la batería usada, para lo cual localizaremos los dos bornes de la misma o los terminales. El positivo está marcado con el signo «+» y en rojo. El negativo tiene un signo «-» y le llega un cable negro. Primero debemos desconectar el negativo y luego el positivo para así evitar un cortocircuito al tocar con la llave en alguna otra parte metálica del coche.

A continuación nos disponemos a soltar los anclajes de la batería al vano motor, para lo cual aflojaremos los tornillos de las abrazaderas de fijación a la base. Una vez esté suelta, la sacaremos teniendo en cuenta que pesa bastante, generalmente entre 13 y 30 kg. Además, debemos evitar poner la batería de lado o boca abajo, evitando así que la mezcla de agua destilada y ácido sulfúrico se derrame.

Después de eso, limpiamos la bandeja en la que estaba colocada la batería, así como los terminales. Suele bastar con agua o un desengrasante para asegurar una buena base y correcto contacto.

Ya hemos dejado libre el espacio para la nueva batería, por lo que procedemos a su colocación en el mismo. La fijamos con las sujeciones que antes habíamos soltado para extraer la vieja y nos disponemos a conectar los bornes a los terminales. En este caso, primero conectamos el borne positivo marcado con el signo «+» y luego hacemos lo mismo con el borne negativo marcado con el signo «-».

Una vez comprobado que la batería está perfectamente fijada y no hay holguras que comprometan la correcta conexión de la misma y sus bornes, cerramos el capó motor y arrancamos el coche, comprobando que todos los sistemas eléctricos funcionan adecuadamente. Si es necesario, configuramos de nuevo la radio y demás sistemas dotados de memoria y/o código de acceso, completando así el proceso de sustitución.

Finalmente, es importante proceder al reciclaje de la batería, puesto que contiene elementos muy tóxicos y perjudiciales para el medio ambiente, además de ser altamente inflamable. Podemos acudir a un Punto Limpio o centro de reciclaje similar, así como a un establecimiento de repuestos.

Fotos: Pixabay

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto