¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Corvette Racing no asegura su presencia en la clase GTD Pro del IMSA

    Corvette Racing no asegura su presencia en la clase GTD Pro del IMSA
    El Corvette C8.R bajo normativa GTLM sigue sin tener un sucesor claro.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho3 min. lectura

    Corvette Racing sigue sin tener clara su participación en la clase GTD Pro con una versión adaptada del C8.R.

    Los problemas asociados a la conversión del coche, la inversión y las dudas de los rivales dejan un escenario complejo.

    Corvette Racing es el único fabricante que ha apostado por la clase GTLM hasta los últimos términos. Una apuesta que ha llevado a IMSA a incluir a la firma en sus planes de futuro dentro de una categoría GTD Pro que se basa en la normativa GT3, incluso cuando Corvette no tiene un vehículo bajo este reglamento. Sin embargo, el futuro GT3 de Corvette no estaría listo antes de 2024, ya que el reglamento especifica que debe ser diseñado sobre un modelo de carretera distinto al C8.R que actualmente participa en la clase GTLM. Y eso genera una situación muy complicada para Corvette.

    Aunque la opción de competir con un C8.R adaptado a la normativa GT3 durante los dos próximos años en la clase GTD Pro está encima de la mesa, la realidad es que no es algo sencillo. Con la desaparición de la clase GTLM, Corvette no sólo debe asumir la adaptación de su C8.R a la normativa GT3, sino que debe garantizar un número de unidades destinadas a 'equipos-cliente', así como los recambios y el soporte técnico adecuado para su presencia en el IMSA WeatherTech SportsCar Championship. Un problema al que se suma las dudas entre el resto de fabricantes sobre la adaptación del Corvette C8.R al reglamento GT3.

    Laura Wontrop, gerente del área deportiva de Chevrolet, ha señalado al respecto: «Estamos evaluando cuidadosamente nuestro programa y los cambios que se están produciendo en la plataforma de carreras GT. Asumimos un gran compromiso con el C8.R y por desgracia no vamos a obtener el retorno de la inversión durante los años previsto. Cualquier decisión que tomemos para el futuro de Corvette Rcaing significará otro riesgo financiero enorme. No queremos apresurarnos a tomar una decisión costosa que quizá tengamos que modificar en un corto periodo de tiempo. Es una situación delicada para todos y no queremos dar un paso en falso».

    Fuente: Sportscar365 / Fotos: IMSA