Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

24 horas de Le MansUn pinchazo en el Toyota #7 da la victoria al #8 de Alonso, que se corona campeón

'Pechito' López, Mike Conway y Kamui Kobayashi lo tenían todo para ganar, pero un inesperado pinchazo dio la vuelta al resultado a falta de una hora.

Fernando Alonso, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima han logrado así su segunda victoria en Le Mans con el Toyota #8.

Antonio García estaba en la pelea por el primer puesto en LMGTE-Pro, pero un trompo de Magnussen dio al traste con su candidatura.

Toyota
El Toyota 8, durante la noche de las 24 horas de Le Mans.

Se acabó la primera -y teóricamente, última- súper temporada del WEC, con un nuevo doblete de los grandes dominadores de la categoría LMP1, pero con una resolución de infarto.

Toyota puso el broche de oro a una campaña memorable pero no con la victoria del #7 de Mike Conway, 'Pechito' López y Kamui Kobayashi, que era la que se esperaba hasta el final de la prueba, sino con el triunfo de los nuevos campeones del mundo Fernando Alonso, Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima.

Aunque no fue hasta la mañana del domingo cuando se confirmó la victoria del #8 sobre el #7, fueron estos quienes llevaron la voz cantante durante buena parte de la prueba. Si los Safety Car habían dejado, cuando se rozaba la 1 de la madrugada, al Toyota #7 pilotado por Mike Conway frente al Toyota #8 con Sebastien Buemi detrás a un minuto y 10 segundos, la carrera llegaba a su recta final con los dos prototipos separados por más de dos minutos.

En este aspecto, los Toyota quedaron cortados casi en cada Safety Car de los que les dieron por la noche, hasta un total de siete. Le Mans, al ser un circuito de más de 13 kilómetros, tiene tres coches de seguridad y, en esta ocasión, este hecho ha marcado la carrera. No obstante, los Safety Car han cortado la carrera en varias ocasiones, lo que se ha traducido en que los Toyota quedaban separados en dos de los tres grupos diferentes que se forman.

La pelea entre los dos Toyota quedó totalmente adulterada por este hecho, si bien no fue el único problema para el coche #8. El ansiado relevo nocturno de Fernando Alonso no salió todo lo bien que esperaba. De hecho, le salió muy mal. Un mal ajuste de una de las puertas del TS050 Hybrid le hicieron perder durante toda la noche 5 km/h de velocidad punta respecto al #7 en recta.

La desventaja en el relevo de Alonso nocturno, en el que pretendía brillar como en 2018, no se redujo ni mucho menos. El surrealista problema con una puerta que no cerraba, varios cambios de morro y parte trasera y múltiples incidentes cortaron las posibilidades del español.

Si los Toyota no tuvieron una noche cómoda, tampoco fue fácil la de otros competidores. Uno de los SMP Racing quedó fuera de carrera y el Rebellion #3 dijo adiós muy pronto. Todo eso sin contar con los varios accidentes que hubo y que elevaron la cifra de coches de seguridad durante toda la parte nocturna de la carrera. Finalmente, el tercer puesto del podio era para el BR1 #11 de SMP Racing, unidad en la que compite Stoffel Vandoorne.

La pelea en LMP2 estuvo abierta hasta que el G-Drive #26 dejaba al Alpine #36 en cabeza. El Corvette #63 de Antonio García era firme candidato a victoria en LMGTE-Pro, pero Jan Magnussen trompeaba en las curvas Porsche a falta de tres horas y se quedaba fuera de la lucha por el triunfo. Por su parte, Miguel Molina abandonaba por problemas mecánicos con su Ferrari #71 de AF Corse. Mientras que el Alpine #36 confirmaba su victoria en LMP2, el Ferrari #51 ganaba en LMGTE-Pro y el Ford #85 de Keating Motorsport en LMGTE-Am.

Fotos: Toyota Gazoo Racing

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto