¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Dakar 2016, etapa 7: Una dosis de polémica

    Fernando Sancho
    Fernando Sancho

    La insultante superioridad de los Peugeot 2008 DKR16 en este Dakar está calentando el ambiente en X-Raid y Overdrive, con los neumáticos Michelin en el punto de mira. El propio reglamento o Guerlain Chicherit alimentan por uno y otro lado el malestar.

    De la nada al todo. Hace un año, Peugeot Sport lamía sus heridas en un Dakar en el que el Peugeot 2008 DKR demostró ser un coche lento, poco fiable e inestable para el pilotaje. Poco más que un 'hierro' que ni siquiera había aprovechado las ventajas que disfrutan los buggies respecto a los 4x4. 365 días más tardes, Peugeot salda la primera mitad del Dakar con pleno de victorias de etapa (Loeb 3, Peterhansel 2), con cuatro dobletes de especial y hasta dos tripletes sumados en las etapas 4 y 5. Peterhansel, Loeb y Sainz están al frente de la clasificación.

    Es indudable que Peugeot ha hecho su trabajo y desde el primer ingeniero hasta el último de los pilotos ha puesto su granito de arena para que el Peugeot 2008 DKR16 fuera un éxito. Más eficaz, rápido y con un trabajo de suspensiones admirable, el 'león del desierto' se ha convertido en un enemigo temido. Sin embargo, en el bivouac del Dakar la sensación es que el trabajo de Peugeot es notable, pero no como para convertirse en la referencia del Dakar. El reglamento y sobre todo los neumáticos Michelin tienen mucho que ver. Para X-Raid y Overdrive, demasiado.

    Con el trascurso de las primeras etapas, el ambiente en el bivouac se ha enrarecido. Tanto X-Raid como Overdrive acusan a Michelin de un trato preferente para Peugeot. Cabe recordar que tanto los Mini All4 Racing como los Toyota Hilux V8 montan los neumáticos Michelin Latitude C, compuestos que se han mantenido sin cambios desde 2013. Por su parte, Peugeot equipa unos neumáticos específicos. En 2015 y con el deficiente rendimiento del Peugeot 2008 DKR, los Michelin D15 no tuvieron un peso notable. Para este Dakar todo ha cambiado y los Michelin D16 han cobrado más protagonismo.

    Es difícil pensar en una categoría sin cierta polémica con los neumáticos y el Dakar no podía ser una excepción. Michelin está en su derecho de tratar como socio a Peugeot Sport y trabajar codo con codo con el fabricante francés, pero Mini y X-Raid se sienten engañados. En primer lugar porque cuentan con los mismos neumáticos desde hace varias ediciones y lo segundo porque no tienen un trato tan específico y cercano con la firma de neumáticos. Este hecho ha sido la gota que colma el vaso, muy lleno por la normativa tan favorable que los buggies reciben sobre los 4x4.

    Quizá este Dakar marque el fin de la relación de X-Raid y Overdrive con Michelin. Sólo el tiempo dirá si volvemos a ver los Mini All4 Racing y los Toyota Hilux V8 con estos neumáticos, aunque lo cierto es que en el caso de X-Raid el cambio podría llegar en el propio vehículo. Con una normativa tan favorable para los buggies, el 'Zebra-buggy' se plantea como una opción real y casi necesaria ante la superioridad de los Peugeot 2008 DKR16 han ido demostrando en este Dakar. Sin embargo, la participación del único buggy de X-Raid ha terminado como el rosario de la aurora.

    Guerlain Chicherit se negó a salir a la sexta etapa del Dakar con el 'Zebra-buggy' alegando motivos de seguridad y falta de rendimiento. El francés terminó muy enfadado tras realizar gran parte de la quinta etapa sin dirección asistida. El esfuerzo para manejar el vehículo y los tramos por encima de los 4.000 metros de altitud dejaron al parisino extenuado, con temblores en brazos y manos. Quizá la prácticamente nula evolución del 'Zebra-buggy' y los escasos 200 kilómetros de test previos al Dakar han tenido más que ver que el propio fallo mecánico. La cuerda se tensa y en Argentina colocan a Chicherit en un proyecto oficial junto a Ford.