¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El incendio de Renesas en Japón empeora la crisis de los microchips

    Microchip integrado en un circuitoRenesas Electronics Corporation

    Uno de los principales proveedores de microchips para la industria del automóvil sufrió un incendio el pasado viernes, dejando fuera de combate una línea de producción durante aproximadamente un mes. El suministro de microchips resulta mermado en uno de los peores momentos posibles.

    A los fabricantes de automóviles les preocupa más otra pandemia, y no es la de coronavirus. Se trata de la falta mundial de microchips que está afectando gravemente a la normalidad de las plantas de producción, ya que estos componentes están faltando y no se pueden terminar los coches sin ellos.

    Dicho problema se va a ver agravado sin remedio por el incendio de la empresa Renesas Electronics Corporation, una subsidiaria de Renesas, proveedor japonés de semiconductores y circuitos integrados. Todo comenzó el pasado viernes 19, cuando se produjo un incendio en la planta de Naka, dentro de la prefectura de Ibaraki.

    En el edificio N3, donde está la línea de producción de placas de 300 mm, se declaró un incendio a las 2 de la madrugada, hora local. Los bomberos fueron avisados a las 2:47 y se declaró el fuego extinguido a las 8:12 de la mañana. Desde entonces, la producción de estos componentes se ha quedado paralizada.

    Planta de producción de microchips de Naka - Fotografía: Renesas Electronics Corporation

    Ningún trabajador resultó herido en el incendio, y la línea de producción de placas de 200 mm pudo continuar su trabajo al encontrarse en otro edificio. Durante el sábado se llevó a cabo una inspección para evaluar los daños: se habían quemado 600 metros cuadrados, el 5% de la zona limpia de dicho edificio.

    Resultaron afectadas 11 máquinas, únicamente el 2% de toda la línea, pero la sala quedó contaminada por el humo. En una zona limpia la higiene es tan extrema, que los trabajadores utilizan trajes que los cubren de pies a cabezas, y usan mascarillas. El origen del incendio parece un fallo eléctrico.

    En la rueda de prensa del domingo, el fabricante admitió que restablecer la producción llevará aproximadamente un mes, con un impacto económico de 17.000 millones de yenes al mes, casi 132 millones de euros al cambio. Debido a la complejidad de los productos fabricados, no es fácil hacerlos en otro lugar con tan poco margen de tiempo.

    Cadena de producción de microchips del edificio N3, antes del incendio - Fotografía: Renesas Electronics Corporation

    Varios fabricantes amanecieron el primer día hábil después, ayer mismo, para evaluar de qué forma podría afectarles esta parada de uno de sus principales proveedores. Afortunadamente para ellos, se almacenan existencias suficientes de microchips para esquivar una parada de proveedor de días o un par de semanas.

    Pero cuando el proveedor que falla compromete como el 30% de la producción mundial de microchips empleados en automoción, el problema puede trascender más allá de Japón, y también tener un impacto en fabricantes europeos o americanos.

    Además, las existencias de microchips ya estaban comprometidas previamente por el inesperado auge de la digitalización de media humanidad a causa de la pandemia de coronavirus. Los proveedores no esperaban que el automóvil rebotase tan rápido su actividad y están fallando para servirles piezas.

    Cadena de producción de microchips del edificio N3, antes del incendio - Fotografía: Renesas Electronics Corporation

    Este accidente recuerda mucho lo que ocurrió en el desastre natural del 11 de marzo de 2011 en Japón, cuando un terremoto y posterior tsunami afectó a varios proveedores de los fabricantes de automóviles. La interrupción del servicio puso en jaque el método de «just in time», en el que se minimizan las existencias.

    De momento Toyota y Nissan han enviado trabajadores a Naka para colaborar en las labores de limpieza y reparación de su proveedor. Incluso se está movilizando el ministerio japonés de Economía, Comercio e Industria para ayudar a Renesas. Automóvil y microchips son dos de los principales productos de exportación de la tercera economía mundial.

    Para Renesas también resulta una prioridad volver a la actividad normal, ya que la mitad de sus ingresos viene de empresas automovilísticas. Mientras tanto, varias fábricas de automóviles tienen que parar la producción. Este semestre se calcula que la producción afectada será de unos 1,5 millones de unidades, y la situación no se normalizará hasta el segundo semestre.