¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ReportajeFuria de titanes

    17

    Los nuevos Ferrari F70, McLaren P1 y Porsche 918 Spyder reavivan la eterna guerra por ser el coche más rápido, avanzado y caro del mundo. Pero estos coches son algo más que simples automóviles rivales, su nacimiento marca los límites de la técnica y su existencia representa una batalla entre las mejores marcas del mundo.

    Los anglosajones les llaman 'hypercars' por aquello de que van más allá que los 'simples' supercoches. Por otro lado, siempre han tenido y tendrán cierto halo mitológico. Sabemos que existen, aunque rara vez los vayamos a ver por la calle ni, por supuesto, comprar. Además, aunque creas que llevan mucho tiempo entre nosotros, la verdad es que su historia es relativamente reciente.

    Sólo hace 25 años

    Lo de crear el coche más rápido, más lujoso o más caro del mundo es algo que siempre han perseguido algunos fabricantes, pero no sería hasta la década de los años 80 cuando naciese una verdadera generación de coches en busca de los límites de la ingeniería.

    Porsche fue quien inauguró esta peculiar 'lucha de egos' con el lanzamiento del ultratecnológico 959 (450 CV). Ferrari contestó y lo hizo con el que muchos consideran el mejor deportivo de calle de todos los tiempos: el F40 (485 CV), el último que bautizó el propio Enzo.


    Pero, de forma inesperada, los ingenieros de un equipo de F1 británico se atrevieron a intentar ganarles... Y lo hicieron. Su 'herejía' sobre ruedas se llamó McLaren F1 (627 CV) y, equipado con un motor BMW, se convirtió en el mejor de los primeros supercars.

    De tales palos...

    Su lucha apenas duro unos asaltos, aunque ya habían sentado un precedente que se revivió una década más tarde.


    Como sí se hubieran vuelto a poner de acuerdo, en los albores del s.XXI, Ferrari lanzó su Enzo (660 CV) a la vez que Porsche puso en la calle el Carrera GT (612 CV).

    McLaren, esta vez trabajando con Mercedes, se tuvo que conformar con el papel secundario de su SLR de 626 CV. Aunque lo cierto es que todos ellos fueron aplastados el día en el que el megalómano Ferdinand Piech acabó su obra maestra titulada Bugatti Veyron (1.001 CV).

    Escalada ecológica

    Este año viviremos una nueva entrega de esta apasionante lucha y lo haremos dando la bienvenida a una nueva generación de 'hypercars' en la que ha entrado un factor en juego más allá de la potencia, la velocidad o el peso: la ecología.
    Así que no es ninguna casualidad que los nuevos Porsche 918 Spyder, Ferrari F70 y McLaren P1 vayan a tener mecánicas híbridas. Analicemos qué van a traer cada uno de ellos.

    Porsche 918 Spyder

    Se repite la historia y Porsche ha sido el primero en anunciar el advenimiento de un nuevo coche 'supersónico' pero con una sorprendente mecánica híbrida. Sus prestaciones fueron noticia por sí solas: 325 km/h, 3 segundos 0-100 km/h y un consumo de 3 litros de gasolina a los 100 km. Ya no vale con ser el más rápido, también hay ser el más 'verde'.


    Porsche partió de la base de la barqueta de carreras con la que corrían y ganaban en la categoría LMP2 de Le Mans, es decir, un motor atmosférico V8 4.6 con 550 CV y un chasis de fibra de carbono.


    El reto se fue añadir dos motores eléctricos y unas baterías a esta mecánica sin perder prestaciones. El resultado es un rendimiento en conjunto de 780 CV con los que, además, se consigue un efecto de tracción total ya que uno de los motores eléctricos inyecta 84 CV al eje delantero y el otro se encarga de sumar 127 al trasero junto a la mecánica de combustión. No falta un complejo sistema de aerodinámica activa.


    Se anuncia que podrá ser capaz de circular hasta 25 kilómetros en modo completamente eléctrico, una nueva cifra en la que estos automóviles también pretenden marcar un récord.

    Se estima que su precio será de unos 780.000 euros sin impuestos y sólo se fabricarán 918 exclusivas unidades a un ritmo de cuatro diarias ensambladas a mano.

    McLaren P1

    El equipo ha estrenado su flamante fábrica en Woking con el lanzamiento del primer deportivo de calle producido en serie íntegramente por McLaren: el MP4-12C.

    Y sólo un par de años más tarde ya están anunciando que van a tener el coche más rápido y avanzado que pueda circular sobre carretera y circuito. Se llama McLaren P1 en un claro guiño a su antepasado de hace un par de décadas.

    Sus secretos se han ido desvelando con cuentagotas y su imagen casi era definitiva en el pasado Salón de París.

    Está fabricado prácticamente en fibra de carbono de arriba a abajo y lleva una versión del motor V8 3.8 biturbo de la que se han sacado 737 CV a los que se suman otros 179 de un motor eléctrico.


    El resultado final son 916 CV que casi hacen pensar que en Porsche se quedaron cortos en su propuesta. Aunque habrá que ver si el McLaren puede igualar las cifras de consumo del alemán.
    Por el momento, el fabricante anuncia que ha desarrollado las baterías de mayor densidad montadas en un automóvil y que será capaz de cargarse en dos horas y recorrer hasta 10 km en modo totalmente eléctrico.


    Tampoco falta la aerodinámica activa con elementos como un alerón trasero equipado con un sistema similar al DRS con el que se puede hacer disminuir el 'down force' que genera hasta un 23% con sólo pulsar un botón del volante.

    Sólo habrá 900 unidades y su precio también rondará el millón de euros.

    Ferrari F70

    La dinastía de los Ferrari más galácticos llega a su cuarta generación tras los F40, F50 y Enzo. El nuevo Ferrari F70 será presentado dentro de pocos días en el próximo Salón de Ginebra tras meses de un gran secretismo.

    Sabemos que también tendrá una mecánica híbrida con unos 900 CV procedentes de la última evolución del legendario motor V12 (seña de identidad de la marca) y un sistema KERS directamente importado del monoplaza de F1 de Fernando Alonso.

    El envoltorio será de fibra de carbono, y también habrá elementos aerodinámicos móviles.


    Aunque no se sabe la cifra exacta, su producción estará limitada a unos cuantos centenares de unidades (del Enzo se hicieron 400) y el millón de euros será también un numero bastante cercano al precio final. Lo que sí que se sabe es que Ferrari hará minuciosamente el asiento de forma individual para cada comprador, como si de un verdadero F1 se tratase.


    La batalla esta servida y a buen seguro que escenarios como el viejo Nürburgring se convierten en lugares de encuentro donde demostrar quién es el mejor de los tres. Lo seguiremos de cerca.

    Furia de titanes