¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Ferrari Purosangue ya puede considerarse un éxito de ventas (y se estrenó hoy)

    El Ferrari Purosangue ya puede considerarse un éxito de ventas (y se estrenó hoy)
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Ferrari ha cruzado para algunos una línea roja, y es presentar un SUV, aunque los fríos números apuntan a que ya es un éxito. Su producción estará limitada artificialmente para no eclipsar al resto de la gama. Si no, habría aún más.

    Los SUV han ido colonizando prácticamente todos los segmentos, ya sean humildes o de gama muy alta. Ya hay SUV pequeños, de segmento F y lujosos, deportivos, «coupés» e incluso algún descapotable. Faltaba que Ferrari decidiese reinterpretar el segmento a su manera. Ya lo ha hecho, y el Ferrari Purosangue ya es público.

    La primera vez que se mencionó oficialmente el Ferrari Purosangue fue en 2018, así que ha ido creciendo el interés por él hasta su desvelo público. En realidad, varios medios de comunicación pudieron verlo el pasado jueves en Italia, y antes de eso pudieron conocerlo los clientes amigos de la casa.

    En mayo, Ferrari avanzó que la motorización sería V12, una de las últimas que habrá en el mercado, lo que provocó un aumento explosivo de las preventas del nuevo «todocamino» de la casa de Maranello. Los rivales de gama superior también optan a los 12 cilindros aunque no son exactamente equivalentes: Rolls-Royce Cullinan y Bentley Bentayga.

    La producción del Ferrari Purosangue estará limitada al 20% de la producción, lo cual supone un tope de 3.000 unidades sabiendo que Maranello puede hacer 15.000 coches al año. Y dado que un Ferrari suele estar a la venta cuatro a cinco años, la producción total rondará las 12.000 a 15.000 unidades.

    Luca Ciferri, de Automotive News, comentó que Enrico Galliera, jefe comercial y de marketing de Ferrari, esperaba que tal vez hubiese que cerrar el libro de pedidos ante la incapacidad de satisfacer la demanda solo en la fase de preventa. Ferrari busca la exclusividad, pero también satisfacer a la clientela tan selecta que tiene.

    El número de reservas es desconocido, pero sabemos lo obvio, y es que los que ya tienen un Ferrari recibirán el coche antes, a partir del año que viene, y después vendrán los nuevos a la marca. El precio de 390.000 euros no ha sido ningún obstáculo, podrían haberlo puesto más alto y habría dado igual.

    Más de un purista estará horrorizado ante la visión de un Ferrari de cuatro puertas, el más alto que ha existido, y con un peso en orden de marcha que no baja en ningún caso de 2,1 toneladas. Siendo muy benevolentes con Ferrari, lo podemos considerar como un crossover o una berlina sobreelevada.

    Como tiene potencia de sobra, no va a tener nada que ver con un Range Rover Sport o un Porsche Panamera Turbo, la relación peso/potencia es de las mejores de la categoría, y considerando que hablamos de un E SUV, no es tan pesado. Pero tanto órgano mecánico acaba pesando mucho: motor V12, caja de ocho relaciones, y cuatro ruedas motrices y directrices a la vez.

    Las prestaciones seguirán siendo de escándalo, mejores que las de algunos Ferrari GT del pasado, y añade un factor de capacidad y practicidad inédito en la marca. Solo por eso ya era previsible que tuviese una demanda elevada para el segmento del que estamos hablando. La gente con mucho dinero a veces quiere algo más práctico que un deportivo.

    Los tiempos han cambiado mucho desde los tiempos de Il Commendatore, Enzo Ferrari, partiendo de la base de que algo así era imposible hace 30 años. Los actuales gestores de la marca dicen que respetan sus principios, pero a saber qué habría dicho de... el Purosangue. Dejémoslo ahí.

    Ferrari no puede superar cierto límite de unidades o entraría en el saco de los fabricantes que tienen que cumplir límites de emisiones de CO2, lo que acabaría con la marca tal y como la conocemos. Afortunadamente, hay un tope para que el Purosangue no canibalice a los coupés y descapotables que hacen a la marca ser lo que es.

    Muchos nos temíamos que un día como este llegaría, que Ferrari cruzaría la línea roja con un SUV, como han hecho casi todos (hasta McLaren se lo está pensando), y que encima se iba a convertir en un éxito instantáneo. La moda SUV sigue todavía lejos de amainar, y por qué hay que hacerle ascos a tanto dinero... ¿por cabezonería?

    Fuente: Automotive News