¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Fiat 500 Riva: 5 razones que marcan la diferencia

    Miguel Morales
    Miguel Morales

    Con la salida al mercado de la nueva edición especial del vehículo de la marca italiana, Fiat ha conseguido crear un conjunto que gana muchos enteros. Aquí te damos las 5 claves que marcan la diferencia con respecto a la versión corriente.

    Hace apenas unos días comenzaron los pedidos del Fiat 500 Riva, una edición especial que pudimos conocer en persona y de la cual sólo llegarán 60 unidades a nuestro país con un precio de partida de 13.800 euros y que aterrizará en las calles este mes de Agosto otorgándole un toque de distinción y personalidad extra al popular urbano de la firma italiana.

    A pesar de que el pequeño 500 ha recibido muchas ediciones especiales y personalizaciones, esta vez la unión de Fiat y Riva se sitúa un paso más allá como si de una nueva variante del modelo "retro" se tratase, creando una alternativa para aquellos que no buscan un 500 "corriente", pero tampoco están interesados en el toque deportivo que les puede ofrecer Abarth; por eso, en la redacción de motor.es queremos enumerarte las 5 razones por las que el Fiat 500 Riva marca la diferencia.

    1. Espíritu náutico exterior

    Con una carrocería en Azul Sera marcando su principal diferencia exterior, son varias las claves que evocan a la náutica, y concretando un poco más, a las embarcaciones de la firma de Sarnico que hay en este coche italiano.

    Y es que, más allá de la denominación Riva sobre las aletas delanteras, la aparición de elementos cromados como el de sus llantas de 16 pulgadas bi-tono, las carcasas de sus espejos retrovisores y la moldura sobre el capó o la doble y característica línea aguamarina hacen de este modelo "el yate más pequeño del mundo" un resumen perfecto para esos pequeños toques de acierto y unión entre el mar y el asfalto que nos hacen pensar casi de inmediato en un puerto, una playa o simplemente una ciudad de costa como el paisaje de fondo ideal para el 500 Riva.

    2. Interior: Un lujoso salón en miniatura

    A pesar de que en esencia el habitáculo es idéntico en dimensiones y aspecto al modelo corriente, los materiales de calidad y el cuidado por los detalles acaparan una vez más el protagonismo del interior para convertirlo en un pequeño salón sobre ruedas.

    Y es que, si el tapizado interior del volante y los asientos en cuero de alta calidad de la prestigiosa marca Poltrona Frau sabe a poco, se ha usado la misma madera de caoba con la que Riva construye los guarnecidos y elementos decorativos del exterior e interior de sus embarcaciones para construir no sólo la parte superior del volante el pomo de cambio o las pequeñas molduras de las puertas o alfombra del maletero, sino el gran salpicadero central que, además, ha sido hecho a mano con inserciones en madera de arce que enamoran al sentarse en los mandos de este coche.

    Además de todo eso, la gran pantalla multimedia corona el centro de este salón en miniatura al que puede equiparse opcionalmente como guinda del pastel un equipo de sonido Beats Audio con 6 altavoces y subwoofer en el hueco de la rueda de repuesto del maletero para conseguir un sonido envolvente de alta calidad de 440 vatios de potencia.

    3. Con o sin techo, tú eliges

    El fabricante italiano ha decidido que esta edición especial sea adoptada tanto en carrocería de techo rígido como su versión cabrio, ampliando así el rango de elección por parte los futuros propietarios de este yate en miniatura que podrán elegir entre la robustez del conjunto cubierto o la experiencia de vivir a cielo abierto.

    Además, cabe destacar que la capota en color azul marino es exclusiva para esta versión, otro toque más de distinción que añadir a la lista de extras made in Riva.

    4. Edición limitada

    Sólo 500 vehículos gozarán de este exclusivo acabado cien por cien italiano y, de todos ellos, 60 unidades son las que llegarán a nuestro país y gozarán de una placa interior (colocada con los mismos tornillos que se utilizan en las embarcaciones italianas) personalizada con el número de edición y si lo desea, el nombre del propietario.

    Teniendo en cuenta el éxito de ventas que ha supuesto el urbano "chic" a nivel global, es de agradecer que este tipo de variantes que aumentan la calidad (y el precio) del vehículo se encuentren limitadas por parte del fabricante en un mapa donde es común ver un Fiat 500, pero no lo será tanto ver un Fiat 500 Riva.

    5. Alternativa 500 contra la deportividad

    En la actualidad, estamos acostumbrados a que la exclusividad en un vehículo venga dada por las prestaciones, las sensaciones deportivas, la cantidad de Nm de par motor, el toque agresivo que tengan sus paragolpes o el tamaño de su difusor y alerón traseros; de hecho, el propio 500 tiene con Abarth este terreno cubierto, pero hasta la fecha no había aparecido en el catálogo un modelo para aquellos conductores que, por encima de la dinámica y carácter de su mecánica, buscasen un vehículo donde la distinción la otorgase otro tipo de características como el confort, la calidad de los elementos o la sobriedad exterior.

    Con el Fiat 500 Riva, este nicho de mercado ya queda tachado de la lista de pendientes, y es que con una estética que huye de la extravagancia y un interior con elementos hechos a mano y mucha calidad en sus materiales consigue ofrecer un vehículo igualmente llamativo, sin tocar las el motor, frenos o suspensiones.