Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Reunidos los tres Ford GT40 protagonistas de las 24 Horas de Le Mans 1966

14

Este año se cumplieron 50 años de la primera e histórica victoria de Ford en Le Mans con el GT40 mkII, lo cual no solo se celebró con la victoria en la clase GTE del Ford GT 2017, además tuvimos la rara suerte de ver a los tres protagonistas del podio de 1966 en vivo.

La victoria de 1966 fue una de las curiosas y extrañas de toda la historia del deporte, ya que el GT40 que vencía finalmente fue segundo en el podio, recayendo la victoria en el segundo GT40 por ocho metros que no vio nadie.

Momento de la llegada de las 24 Horas de Le Mans 1966.

En 2016 se han cumplido 50 años de la primera victoria de Ford en las 24 Horas de Le Mans, que tuvo lugar en la edición de 1966. Fecha marcada a fuego en la historia de la marca norteamericana, que tras dos ediciones intentando vencer a Ferrari en su terreno sin éxito, traspasaba el proyecto GT40 a Carroll Shelby, en ese momento ocupado con el Cobra Daytona, que sí lograba vencer al todopoderoso Ferrari 250 GTO en circuito.

Para celebrar este aniversario, en Ford Motor Company se decidían a crear el proyecto Ford GT 2017, presentado recientemente y cuya versión de carreras lograba vencer precisamente a Ferrari en esta edición 2016 de las 24 horas francesas. Edición en la que no pudieron faltar homenajes a aquella fecha histórica, contando incluso con la presencia de los 3 Ford GT40 mkII con los que la marca copaba el podio completo de 1966, presentados de manera destacada en la exposición‘Americans at Le Mans’.

La ocasión presentada en esta exposición temporal era por tanto única, ya que no solo es poco habitual encontrar juntos estos tres protagonistas históricos, sino que después de muchos años, ahora podemos decir que se encuentran en el mejor estado de exhibición posible, gracias a la reciente y costosa restauración del GT40 P/1046, el ejemplar de color negro y vencedor de la prueba con Bruce McLaren y Chris Amon a sus mandos.

El podio completo de 1966 en vivo.

En muy pocas ocasiones se han podido ver juntos y con tanto detalle a estos tres auténticos protagonistas de la historia, tanto de la marca como de la propia historia del deporte del motor. Estos, no sólo formaron parte de uno de los momentos más llamativos de la historia de la carrera francesa, además, protagonizaron una de las anécdotas más curiosas y recordadas de la historia del motorsport. Puesto que a pesar de que cruzaron juntos la meta, no ganó el Ford que en teoría debería haberlo hecho.

La victoria final recaía en el chasis P/1046, pilotado por Amon y McLaren, sin embargo, el que lideraba la prueba en los instantes finales de la carrera era el chasis P/1015 pilotado por Ken Miles y Denny Hulme. La historia oficial nos cuenta como Ken Miles lideraba cómodamente la carrera en sus últimos compases, con el chasis P/1046 yendo segundo pero en la misma vuelta. Ambos pertenecían a la escudería Shelby American, y tenían una gran ventaja sobre el tercer clasificado provisional, otro GT40 mkII del equipo Holman-Moody, pilotado por Ronnie Bucknum y Dick Hutcherson, al que aventajaban nada menos que 12 vueltas.

En esos momentos, Leo Beebe, un ejecutivo de marketing de Ford, tuvo la brillante idea de ralentizar a los dos primeros GT40 para esperar al coche de Holman-Moody y así, que el trío vencedor cruzara junto la línea de meta. Por lo que cuando los tres ejemplares llegaron a la bandera a cuadros, con el segundo GT40 ligeramente por delante de Ken Miles, en teoría el líder, se produjo una de las instantáneas más populares de la carrera y uno de los momentos más embarazosa para cualquier equipo, ya que la dirección de la carrera le otorgaba la victoria al segundo vehículo, puesto que a pesar de llegar casi en paralelo a la meta con el GT40 de Miles, había salido en una posición más retrasada y por tanto, se le otorgaba una distancia recorrida mayor, concretamente de 8 metros más.

Instantánea de la llegada, con los 3 GT40 en formación.

De la reacción de Ken Miles y Dennis Hulme, los principales afectados por esta decisión, poco o nada ha trascendido, pero esta situación seguramente fue el mayor jarro de agua fría de su vida. Ford por el contrario, estaba demasiado ocupada con su increíble resultado. No solo habían vencido finalmente las 24 Horas de Le Mans y a Ferrari, además, habían logrado un triplete histórico con foto para la historia incluida.

Sobre la decisión de estas órdenes de equipo por el contrario sí que se ha hablado mucho. Para algunos, estas se tomaron sin tener en cuenta la distancia recorrida de los vehículos y por tanto, el resultado final fue solo consecuencia del despiste, sin embargo, para otros, Ken Miles no era precisamente el piloto favorito de Ford, a pesar de haber obtenido brillantes victorias con el GT40, por lo que especulan con que la maniobra por parte de los responsables de Ford fue intencionada, para darle la victoria a Amon y a McLaren.

A día de hoy, medio siglo después, esto tan solo siguen siendo conjeturas sin fundamento ni base, y lo único seguro, es que tres GT40 lograron cruzar la meta aquel domingo de junio de 1966.

Trasera del Ford GT40 mkII chasis P/1046.

Lo cierto, es que los esfuerzos de Ford en ese sentido fueron mayúsculos, solo en esa edición participaron hasta 8 unidades del GT40 mkII, la última evolución del deportivo, a los que se unían hasta otros 5 GT40 de equipos privados con especificaciones menores.

En total, los GT40 sumaban 13 de los 55 vehículos que participaban acusados. Teniendo en cuenta que entre todas las categorías solo sumaban 55 vehículos, podemos decir que los Ford GT40 representaban casi la cuarta parte de todo el plantel de participantes, frente a solo dos Ferrari 330 P3 oficiales.

Exposición American at Le Mans

En ‘American at Le Mans’ pudimos estar frente a frente con estas tres vacas sagradas del automovilismo deportivo, apreciando no solo la belleza que destilan sus carrocerías, sino la escasa altura que disponen, solo 40 pulgadas (101,6 cms) que le dan precisamente su nombre.

Aunque el ejemplar más admirado no podía ser otro que el chasis P/1046, que como decíamos al inicio de este artículo, recientemente era presentado tras una extensa restauración completa que llevó más de 20 meses y unas 4.000 horas de trabajo para devolver a su estado original al negro GT40. Esta restauración fue encargada por el nuevo propietario del modelo, el fundador de RK Motors Charlotte, y la exposición ‘American at Le Mans’ fue la primera ocasión donde fue expuesto públicamente el modelo.

Este mismo mes de agosto, el P/1046 será expuesto junto a otros importantes modelos americanos relacionados con la carrera francesa en los eventos que tendrán lugar en Monterey, donde se celebrará el Concours d´Elegance de Pebble Beach 2016.

Fotos: Motor.es

Noticias relacionadas

Reunidos los tres Ford GT40 protagonistas de las 24 Horas de Le Mans 1966
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto