¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Free2Move amplía su oferta de alquileres flexibles y todo incluido con "Car On Demand"

    Hace tiempo que el negocio de los fabricantes automovilísticos no está únicamente en vender coches y la postventa, también hay un terreno por explorar en el campo de la movilidad personal con fórmulas más flexibles. Free2Move lanza en España «Car On Demand», un modelo de suscripción flexible con cuota única.

    Hace tiempo que el negocio de los fabricantes automovilísticos no está únicamente en vender coches y la postventa, también hay un terreno por explorar en el campo de la movilidad personal con fórmulas más flexibles. Free2Move lanza en España «Car On Demand», un modelo de suscripción flexible con una cuota que incluye todos los costes salvo repostar, lavarlo, multas...

    De momento solo está disponible en Madrid, pero se extenderá al resto del país a lo largo del año. Este servicio de movilidad ya estaba en marcha en Francia, Portugal, y muy recientemente en Estados Unidos. Free2Move declara 60.000 suscripciones a esta nueva modalidad de servicio.

    Se trata de un término medio entre un alquiler a corto plazo, como el de vehículos de car sharing, y una fórmula de financiación flexible como alternativa a una compra estándar. «Car On Demand» propone una flexibilidad total, se puede cancelar la suscripción en cualquier momento (a partir del tercer mes) si las necesidades del cliente cambian.

    Oferta del Fiat 500 con máximo kilometraje mensual y mínimo compromiso

    La oferta de vehículos es evidentemente de las marcas gestionadas por STELLANTIS. La gama inicial consta de Peugeot 208 (405 €/mes), Citroën C3 (275 €/mes), Fiat 500 (340 €/mes) y Opel Corsa (370 €/Mes). Estas tarifas corresponden a un compromiso mínimo de 12 meses y máximo 1.000 km al mes. Los coches pueden estar nuevos o con pocos kilómetros (seminuevos).

    La tarifa mensual incluye el seguro a todo riesgo para dos conductores, mantenimiento programado, neumáticos y asistencia en carretera 24 horas. La suscripción no tiene una cuota de entrada como tal, sino unos gastos administrativos (apertura de expediente y cuenta). Y ya está, si no se daña el vehículo, no se paga más que la cuota.

    Frente a otros servicios, como las alquiladoras clásicas, se incluye la entrega y recogida del vehículo sin recargo, aunque solo dentro de Madrid Capital. Tampoco hay que pagar una extra por el seguro a todo riesgo frente al de terceros. Según Free2Move no hay «costes inesperados».

    Oferta del Citroën C3 con máximo kilometraje mensual y mínimo compromiso

    Para facilitar las cosas a la clientela, se ofrece por correo electrónico o por teléfono una oferta personalizada sin ningún compromiso. El proceso de alta es sencillo: se elige coche, se rellena un formulario con datos personales y documentos de identificación, se obtiene el alta (o no) y ya solo falta elegir fecha para la entrega en domicilio u oficina.

    A mayor compromiso con la suscripción, menor es la cuota mensual. Por ejemplo, el Fiat 500 sale a 340 euros al mes si el compromiso es por lo menos a 12 meses, pero si se elige una suscripción de tres meses la cuota sube a 380 euros mensuales. El kilometraje se puede ampliar hasta 2.500 km al mes.

    Free2Move indica que la oferta irá creciendo progresivamente con coches más potentes y espaciosos de segmentos superiores, siendo su cuota más competitiva de 275 euros al mes para compromiso a un año y hasta 12.000 kilómetros en total. El servicio funciona de forma muy parecida a Bipi, una empresa española que inició operaciones en 2018.

    Para los que necesiten un coche solo unos minutos, horas o días, sigue siendo mejor opción el servicio de «car sharing» de Free2move

    Cada vez será más frecuente que veamos este tipo de ofertas, bien a partir de empresas independientes o de filiales de los fabricantes. Es una forma optimizada de sacar rentabilidad a coches que podrían estar parados en campas o concesionarios, y que siempre pueden acabarse vendiendo después cuando tengan cierto kilometraje.

    Dada la incertidumbre tan habitual de nuestros días, aquellos que no quieran incurrir en riesgos por el motivo que sea, lo tienen más fácil con este tipo de suscripciones, simplificando al máximo tanto obtener un coche como deshacerse de él, sin trámites ni molestias. Eso sí, acabar la suscripción antes de tiempo puede tener alguna penalización y conviene mirar la letra pequeña.

    Además, frente al renting para particulares, este sistema de suscripción es bastante más flexible, ya que los contratos de renting suelen ser por años, no por meses. Hasta las alquiladoras de toda la vida tienen ofertas de este tipo, pero hay que mirar las condiciones con detenimiento, sobre todo lo relativo a cancelar la suscripción, segundo conductor, kilometraje mensual, etc.