¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Dakar 2022De Villiers, arrollado por sus errores, galgo, liebre y otra vez galgo

    De Villiers, arrollado por sus errores, galgo, liebre y otra vez galgo
    Giniel De Villiers arrancaba el Dakar 2022 como uno de los firmes candidatos al 'Touareg'.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Giniel De Villiers parecía fuera de la lucha por el Dakar tras recibir 5 horas de sanción por sus dos incidentes con 'motards'.

    El papel del sudafricano parecía reducirse al hecho de ser liebre de Nasser Al-Attiyah, pero ASO ha retirado la sanción.

    Giniel De Villiers arrancaba la 44.ª edición del Dakar como uno de los grandes candidatos a llevarse el 'Touareg' en la categoría de coches. Aunque Nasser Al-Attiyah es el jefe de filas de Toyota Gazoo Racing, cualquier problema del piloto qatarí dibujaba un escenario en el que De Villiers debía responder y estar a la altura de las circunstancias. A su servicio tenía el nuevo Toyota GR DKR Hilux T1+ con motor V6, un vehículo que ha demostrado ser muy competitivo. Sin embargo, las malas decisiones del sudafricano parecían heberle dejado fuera de la lucha por el Dakar en uno de los peores inicios de rally que ha firmado el sudafricano en dos décadas.

    De hecho, Giniel De Villiers ha sufrido una metamorfosis de galgo de Toyota a liebre de Nasser Al-Attiyah y de nuevo a galgo en apenas cuatro días y todo por culpa de sus malas decisiones. Con la carrera aún despertando, De Villiers fue protagonista de un incidente con César Zumarán en una sección estrecha de la primera etapa. El piloto de Toyota arrolló al chileno y a su moto al perder el control de su Toyota GR DKR Hilux T1+. Ante los gestos del 'motard', el sudafricano De Villiers decidió seguir su camino sin bajarse del coche a comprobar en qué estado de salud se encontraba Zumarán tras el percance. Primera mala decisión que le costaba a Giniel cinco minutos de sanción.

    Giniel De Villiers, arrollado por sus errores, de galgo a liebre de Toyota
    Giniel De Villiers ha tenido dos encontronazos con sendos 'motards' que le han costado muy caro.

    Aunque el 'motard' chileno hacía gestos para que De Villiers continuase, esta acción quedaba como un precedente peligroso, más si cabe cuando Giniel se veía implicado en otro incidente similar en la segunda etapa, apenas 24 horas más tarde. Pese al aviso del sistema 'Sentinel', De Villiers pasaba por encima de la moto del accidentado 'rider' amateur Mohamedsaid Aoulad Ali. La KTM del piloto marroquí quedó completamente destrozada. De Villiers en este caso si daba la vuelta y comprobaba que el piloto estaba bien. El acuerdo para sustituir o reparar la moto y pagar la inscripción para el Dakar 2023 entre Giniel y este 'motard' de poco servía.

    Ante la reincidencia en sus actos, la FIA sancionaba a Giniel de Villiers con cinco horas, sanción que ha eliminado dos días después tras comprobar los datos del 'Sentinel'. De ser cuarto, el sudafricano pasaba a ocupar la 39º posición con casi seis horas de desventaja, para volver a meterse de lleno en la lucha por el 'Touareg'. El papel del sudafricano quedaba reducido a ayudar a Nasser Al-Attiyah, líder sólido de la carrera, para luego volver a su rol original. Por el camino, De Villiers sí hará de liebre en la sexta especial al arrancar tres minutos antes que Al-Attiyah, pero el sudafricano puede seguir mirando por sí mismo. Incertidumbre merecida para un galgo que ha sido liebre antes de volver a ser galgo.

    Fotos: ASO