¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

SimRacingGuía práctica para iRacing: campeonatos, coches y el camino ideal a la F1

El mundo del SimRacing tiene en el iRacing al simulador mas profesionalizado y dirigido a asemejarse al mundo de la competición real.

Para conseguir tener éxito es primordial conocer su sistema, así como qué campeonatos y coches son más interesantes.

¿Circuitos tradicionales, ovales o resistencia? En función de tus aspiraciones, el camino a seguir es distinto.

Si existe un simulador en el que las similitudes con la competición real van más allá de lo estríctamente deportivo, ese es iRacing. La empresa creada por David Kaemmer y John Henry en 2004 ha ido creciendo de manera consistente y notable a pesar de ser el simulador más caro que existe.

Así que, ¿cuál es la razón de su éxito? Seguramente no es su calidad gráfica o su oferta de coches y circuitos disponibles, pues en el mercado existen opciones superiores en ambos sentidos. Lo que iRacing ofrece a todo aquel que pretende disfrutar de la competición es un sistema mediante el cual no sólo se tiene en cuenta tu habilidad al volante, sino también la limpieza de tu conducción y tu comportamiento con respecto al resto de participantes.

En iRacing no tienen cabida los jugadores que compiten como si de un juego arcade se tratara (empujando en las curvas para ganar posición) o que, cuando se han dado cuenta de que no van a ningún sitio en la carrera, empiezan a girar en sentido contrario para chocar con el resto de participantes para pasar el rato. El éxito de tu carrera deportiva virtual dependerá, no sólo de tu velocidad, sino también de tu índice de seguridad, llegando incluso a ser amonestado, sancionado o expulsado de por vida.

Safety Rating vs. iRating

Antes de comenzar a competir en iRacing, debes tener estos dos conceptos muy claros. El primero calcula tu nivel de pilotaje desde el punto de vista del respecto al resto de participantes y de la fiabilidad. Si tienes accidentes, salidas de pista o, incluso, pérdidas de control del coche -incluso aunque consigas permanecer ‘por lo negro’-, tu Safety Ratingdescenderá. Y eso es importante, no sólo porque puede llevarte a la sanción, sino porque es lo que te permite ascender de licencia y, por tanto, adquirir el derecho a competir en nuevos campeonatos.

Por otro lado, el iRating se calcula en función de tus resultados deportivos y sirve para que iRacing evalúe tu nivel y te empareje con otros pilotos de corte similar al tuyo, haciendo con ello que tu experiencia sea más satisfactoria, ya que siempre encontrarás rivales con los que medirte en condiciones similares.

Ambos índices son, por tanto, la base de lo que será tu carrera deportiva virtual en este simulador y, en definitiva, lo que diferencia a iRacing del resto.

Tipos de licencia

Como ya te contamos anteriormente, iRacing es un simulador que se gestiona integramente desde su página web y que adopta el sistema de suscripción. Una vez lo has hecho, el simulador te proporciona trece vehículos y catorce circuitos, pero el resto tienen un coste adicional. Cada coche cuesta 11,95 dólares y cada circuito entre 11,95 y 14,95 dólares. Por tanto, es importante tener claro el objetivo que se quiere lograr al comenzar en iRacing para no desembolsar más dinero del necesario, ya que la suscripción caducará tarde o temprano y habrá que renovarla.

En relación a ello, hay que saber que existe un sistema de licencias en función de tu Safety Rating, que va desde la Rookie hasta la A y, finalmente, la PRO. Cada licencia comprende distintos campeonatos que demandan diferentes coches, pero no es necesario completarlos todos y aquí es dónde entra la pericia de cada jugador para elegir el camino adecuado en relación a sus preferencias.

Oval o Road

Lo primero que hay que tener claro es si queremos centrarnos en una carrera deportiva basada en los circuitos tradicionales, en los ovales estadounidenses o en ambos. Es importante, no sólo para elegir el camino a seguir, sino porque el iRating es independiente en cada caso y un piloto puede llegar a conseguir la licencia A en ovales, pero no pasar de la C en circuitos y viceversa.

Iracing proporciona coches encaminados a ambas disciplinas al principio para que puedas iniciarte y decidir qué se adapta mejor a tus gustos. En lo que se refiere a ROAD, contaremos de inicio y sin coste adicional con el Cadillac CTS-V, el Global Mazda MX-5 Cup y el Mazda MX-5 Cup circa 2015, el Pontiac Solstice, el SCCA Spec Racer Ford y el V8 Super Car FordFalcon circa 2012. Con esta selección, puedes competir en campeonatos de la licencia C sin haberte gastado ni un euro de más, pero a partir de ese momento tu elección será vital.

En lo que respecta a OVAL, los coches disponibles son el Indycar Dallara circa 2011, el Legends Ford '34 Coupe, el NASCAR Sprint Cup Chevrolet Impala COT circa 2013, el NASCAR Trucks Series Chevrolet Silverado circa 2013 y el Street Stock.

Licencia Rookie

En esta ocasión nos vamos a centrar en el camino hacia la Fórmula 1 y, obviamente, eso pasa por tomar el camino ROAD y dejar de lado los ovales, además de obviar los circuitos, pues muchos campeonatos van rotando el calendario para no disparar el coste a través de la compra de sedes para los campeonatos.

Para ascender a la licencia D es necesario conseguir un SR de 3.0, para lo cual es ideal el primer coche disponible: el Mazda MX-5 Cup. Se trata de un coche ligero y de relativa potencia que resulta ideal para iniciarse en el simulador de manera progresiva. Las carreras de la Global Mazda MX-5 Cup son cortas -de alrededor de 20 minutos- y la participación es muy numerosa, por lo que resulta sencillo encontrar una carrera oficial a cualquier hora del día o, incluso, de la noche. Además, resulta muy sencillo subir de SR con celeridad para alcanzar la ansiada licencia D y no tienes que complicarte con la puesta a punto porque en este campeonato no se permite modificar parámetro alguno (lo que iRacing denomina 'Fixed').

Pero no es el único campeonato en el que podemos participar, pues también están a nuestra disposición el Production Car Challenge, un campeonato en el que existen dos coches disponibles y, ambos, gratuitos, pues al ya mencionado Mazda hay que añadir el Pontiac Solstice. Finalmente, tenemos el Industriefahrten Fun, certamen en el que podemos utilizar coches considerablemente más potentes y avanzados como el McLaren MP4-12C GT3, el BMW Z4 GT3, el Ford GT GT3, el Mercedes AMG GT3 y el Audi R8 LMS, pero todos ellos son de pago.

Licencia D

A medida que avanzamos en el escalafón, se van sumando campeonatos y posibilidades hasta que llegamos a la licencia B, en la que al nivel exige más exclusividad. En la licencia D podemos encontrar cinco campeonatos diferentes y, si bien no todos cuentan con coche gratuito, sí es posible ascender a C sin gasto adicional en este sentido.

Un buen camino para conseguir un iRating de 4.0 y pasar de nivel es comenzar con el Global Challenge, campeonato en el que se permiten dos coches: el Cadillac CTS-V grauito y el KIA Optima de pago. También puedes optar por la Grand Touring Cup por mediación del Pontiac Solstice, ya presente en uno de los campeonatos rookie y que compite en esta ocasión con el Volkswagen Jetta TDI Cup y el Ford Mustang FR500S, ambos de pago.

Pero, además del Spec Racer Ford Challenge -también gratuito-, merece la pena prestar atención a dos campeonatos que, aunque requieren comprar dos coches, son una buena inversión de futuro por diferentes razones. El primero es la Skip Barber Cup, categoría de monoplazas que se antoja muy recomendable -o incluso impresdindible- a la hora de preparar tu camino a la Fórmula 1. El Skip Barber Formula 2000 es un monoplaza de poca potencia y prácticamente nula carga aerodinámica, pero la participación es muy nutrida, existen sesiones oficiales de manera constante y supone el perfecto primer peldaño para acostumbrarse a las reacciones de un monoplaza.

Por otro lado está el RUF GT3 Challenge, certamen en el que se emplea el RUF RT 12R que te permitirá -además de ganar experiencia con un turismo más potente- participar en varios campeonatos de clases superiores como la RUF Cup de licencia C y el IMSA Sportcar Championship de licencia B. Obviamente, ninguno de ellos son estrictamente necesarios, pero sí te permiten adquirir unos conocimientos que serán muy útiles en el futuro.

Licencia C

Llegados a este punto, las posibilidades se abren de manera espectacular, teniendo a nuestra disposición nada menos que once campeonatos distintos en los que desarrollar nuestras habilidades, tanto en turismos como en monoplazas.

Si nuestro interés se centra en estos últimos, entonces no nos queda más remedio que empezar a comprar coches, pues el único vehículo libre disponible en los certámenes de licencia C es el Mazda MX-5 Cup ya utilizado en la serie rookie. El primer dilema importante a desentrañar es la elección entre el Pro Mazda Championship y el Formula Renault 2.0 Championship. El primero es más lento y con un nivel de carga aerodinámica inferior. Por tanto, puede resultar más sencillo adaptarse y, además, cuenta con un oval en su calendario, circunstancia que puede seducirnos en un momento dado. El Formula Renault es un monoplaza más avanzado y con un paso por curva muy superior, por lo que constituye el paso perfecto para ir introduciéndonos en el mundo de los monoplazas de mayores prestaciones, además de tener mucha participación.

Si nuestro camino va más dirigido al mundo de los turismos y la resistencia, sin duda el campeonato a considerar es el Proto GT, en el que podremos elegir entre un LMP2 como el HPD ARX 01C o los siguientes GT carrozados: Ford GT, Chevrolet Corvette C6R GT1 y Aston Martin DBR9 GT1. En el primer caso, además de aprender a domar una máquina de considerables prestaciones a todos los niveles, nos habituaremos a realizar los doblajes a los GT, pues se trata de un campeonato en el que ambas categorías compiten al unísono en el mismo circuito. Tanto en un caso como en el otro, es la base impresdindible para iniciarse en el mundo de la resistencia más adelante.

Además de lo ya comentado, existen otros campeonatos atrayentes como la Advanced Mazda Cup (Mazda MX-5 Cup de nuevo), el Radical Challenge (Radical SR8), Grand Prix Legends (Lotus 49 de F1 para entusiastas de los años 60), RUF Cup (RUF RT 12R), V8 Supercars (Holden Commodore VF V8 y Ford Falcon FG V8, hay que tener en cuenta los horarios, pues casi todos los participantes son australianos), Verizon Indy Car Series (Dallara DW12, Coche muy complicado que sirve de preparación para F1 y vale para oval), 24 Horas de Daytona (Chevrolet Corvette C7 Daytona Prototype) y, finalmente, el Kamel GT Championship (Audi 90 GTO y Nissan GTP ZX-T).

Licencia B

Si las cosas no se habían puesto serias ya, con la llegada a la licencia B lo hacen de manera definitiva, aunque principalmente en lo que a turismos se refiere. La llegada de las Blancpain Sprint Series y el IMSA Sportcar Championship te permiten adquirir unos conocimientos y bagaje en el mundo de los GT muy considerables. La primera serie, la versión corta de la Blancpain, se corre con los mismos coches que el Industriefahrten Fun de licencia rookie y también con las Endurance Series de licencia A. En lo que respecta al campeonato IMSA, los vehículos disponibles son tres de los ya mencionados: el BMW, Audi y Mercedes, pero intercambiando el McLaren y el Ford por el RUF RT 12R (ya utilizado anteriormente) y el Chevrolet Corvette C7 Daytona Prototype).

Finalmente, tenemos el Classic Lotus Grand Prix para fans del mítico Lotus 79 de Fórmula 1, campeonato que cuenta con parrillas nutridas y un coche complicado exclusivo para este campeonato y que, por tanto, no vale como inversión para otras categorías.

Licencia A

Si hemos llegado hasta aquí, nos podemos considerar sin duda alguna pilotos virtuales muy competentes y ya contamos con una experiencia notable y muchos kilómetros, adelantamientos y experiencias dignas de recordar.

Pero queda lo más complicado: llegar al Campeonato del Mundo de iRacing o, como su denominación oficial indica, las World Championship Grand Prix Series. Si nuestro objetivo no es ese y nos apetece más conocer el mundo de la resistencia con las 24 Horas de Le Mans incluidas, el logro definitivo es tomar parte en las Blancpain Endurance Series. En este certamen los vehículos a utilizar son los habituales GT: McLaren MP4-12C GT3, BMW Z4 GT3, Ford GT GT3, Mercedes AMG GT3, Audi R8 LMS y da acceso a las Blancpain GT Series, que equivalen al Campeonato del Mundo de la especialidad.

Pero si lo que queremos es llegar a competir por el mayor galardón, el camino pasa por disputar las Grand Prix Series, categoría de F1 en la que sólo necesitamos cumplir los requisitos en términos de licencia y comprar el McLaren MP4-30 de 2015. Si lo que queremos es promocionar para disputar el Campeonato del Mundo, antes debemos participar en las PRO Series y, en función de nuestros resultados, podríamos llegar a disputar el máximo galardón internacional a nivel de simulador de competición y que cuenta con numerosos premios en metálico y a traves de créditos para gastar en iRacing, Este es un tema que abordaremos más adelante en Motor.es.

Elige tu camino

Así pues, ha quedado claro que existen múltiples formas de afrontar nuestra experiencia en iRacing. Desde la modesta a nivel económico pero con pretensiones deportivas, hasta la que prima la experiencia y el aprendizaje por encima de todo, sin olvidar el mundo de los turismos como referencia. Para simplificarlo todo, hemos elaborado la siguiente tabla para una mejor comprensión.

Fotos: iRacing

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto