¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Porsche Cayenne I: La primera generación, casi una década de éxito

10

El Cayenne es uno de los modelos con más éxito para la firma deportiva. Lanzado al mercado en 2002 y con un nulo apoyo por parte de los fanáticos de la marca, que no veía más allá de la expansión de la gama limitada al 911 y Boxster, la jugada de Porsche apostando por un SUV de lujo y de altas prestaciones le salió redonda. Hoy, analizamos lo más destacado del modelo que revolucionó a la marca deportiva.

Aparentemente iguales, pero unos cambios muy precisos dieron un toque especial en el lavado de cara para continuar vendiendo cada vez más unidades

La primera generación del Porsche Cayenne se estrenó en 2002 en el mercado con argumentos para sanear las delicadas cuentas de la marca. Era una jugada a vida o muerte, podía salir mal o bien y con el viento en contra de los fanáticos, puristas o acérrimos a la marca, como se les quiera llamar, que tuvieron que rendirse a una evidencia que no esperaban.

Porsche no tuvo que esperar hasta la segunda generación del modelo para ver que la demanda superaba la oferta continuamente. Casi una década en el mercado -hasta 2010- y acumuló 270.000 unidades. Se puede decir que casi fue a casi 34.000 unidades anuales de un modelo con un diseño que no era todo lo agresivo que se podía esperar de un deportivo de calado pero que sí daba una vista de lo que podía esconder bajo el capó.

El modelo fue desarrollado partiendo de la base mecánica de la primera generación del Touareg -en realidad la plataforma PL71 fue desarrollada por ambos fabricantes- y a la que se sumó tres años después la primera generación del Audi Q7.

La gama se estructuró en base a las versiones tradicionales de la firma deportiva, con una versión base y la intermedia denominada Cayenne S, un paso previo para pasar a las más potentes Turbo y Turbo S, todas dotadas de tracción total de serie.

Vista de la trasera de la primera generación del Porsche Cayenne I. Casi la parte del conjunto que más intimidaba por su forma pesada

La gama de potencias se extendía desde los 250 caballos de un bloque de seis cilindros en V con el ángulo entre bancadas más estrecho -de ahí su denominación VR6- de origen Volkswagen, más un potente bloque de ocho cilindros en V que daba vida de las versiones S hasta el Turbo S, pero con una diferencia y es que las versiones intermedias disponían de una cilindrada de 4.5 litros y el bloque era atmosférico -sin sobrealimentación- y las más potentes disponían de 4.8 litros y doble turbocompresor.

En principio, desde 2002 hasta 2007, la gama sólo estaba formada por tres versiones -Cayenne, Cayenne S y Cayenne Turbo- pero un año antes del tradicional lavado de cara a mitad del ciclo de vida de los modelos, Porsche dio un golpe en la mesa presentando la versión más potente de la gama, el Cayenne Turbo S utilizando el mismo bloque del turbo pero aumentando la presión de sobrealimentación y realizando algunas mejoras, una gama que puedes ver más detalladamente en la siguiente tabla.

Sólo cuatro versiones mecánicas estrenaron la gama de la primera generación del Porsche Cayenne, suficientes para conquistar a los clientes

Las mejoras introducidas en la carrocería, muy suaves y ligeras que mantenían el aspecto estético del modelo en 2007 vino acompañado de una revisión profunda de la oferta mecánica, y con sorpresa. Porque en este lavado de cara Porsche introdujo la primera mecánica diésel de su historia -que adoptó el motor de seis cilindros en V y 3.0 litros TDI con 240 del banco de órganos de Audi- volvió a poner en pie de guerra a los fanáticos.

El lavado de cara de la primera generación convirtió en transparente los faros delanteros dando una apariencia más elegante, lo mismo que la integración de los escapes en el paragolpes trasero

Ya habían tragado por un SUV pero por un diésel.... no fue fácil la decisión de Porsche pero necesitaba reducir los niveles de emisiones de la gama de modelos a riesgo de ser penalizada; aunque hoy, en parte, reconocen errada, les ayudó a vender algunas unidades del modelo -aproximadamente unas cinco mil- una gota de agua en las más de 270.000 unidades del primer Cayenne que se vendieron en la primera generación hasta que finalizó en 2010.

Porsche había sentado las bases para destronar a dos de los primeros modelos en llegar al mercado de los SUV deportivos y de lujo, el X5 que allá por 2007 ya estaba estrenando una segunda generación, al igual que Mercedes también tenía la segunda generación del ML 63 AMG, con 555 y 510 caballos, respectivamente.

La revisión de la gama mecánica permitió dar entrada a versiones más exclusivas con ediciones limitadas en tiempo y unidades. Porsche mantuvo la versión de acceso pero sustituyó incrementó la cilindrada hasta 3.6 litros para aumentar un poco más la potencia de esta versión base hasta 290 CV y continuó ofreciendo la versión con transmisión automática Tiptronic y manual de seis velocidades.

El interior del primer Porsche Cayenne sorprendió por un diseño al que no estábamos acostumbrados en la marca deportiva

El resto de versiones equipadas con el motor de ocho cilindros en V también aumentaron las potencias a base de una mayor cilindrada, pasando de 4.5 litros a 4.8 litros, apenas 0.3 litros que se tradujeron entre 20 y 50 caballos más, tal y como puedes ver a continuación:

Entre 30 y 40 caballos de diferencia con el modelo original, unos aumentos que alzaron al primer Porsche Cayenne al primer puesto de los SUV deportivos de lujo

Frente a los rivales de Múnich y el de la marca de la estrella, en menor medida, la primera generación del Cayenne destacó por ser un modelo equipado con caja reductora capaz de adentrarse en terrenos y superar obstáculos impensables en un modelo de su categoría y sólo al alcance de los Range Rover de la época, y en cualquiera de sus versiones mecánicas fuera el más básico Cayenne o el mismísimo Turbo S.

De hecho, el BMW X5 contaba con tracción total xDrive pero no tenía la capacidad suficiente para enfrentarse a determinadas situaciones con cierto nivel de dificultad lastrando sus posibilidades fuera del asfalto y, en el caso del Clase M del momento le pasaba algo parecido, y es que contaba con tracción total de serie pero la reductora era un equipamiento opcional integrado en un paquete "Off Road Pro" que se podía montar en cualquier versión pero incompatible con la deportiva ML 63 AMG.

ÍNDICE DE CAPÍTULOS:

Noticias relacionadas

  • Comentario de Smat
    30/03/2018 (08:46)

    Smat

    "A veces echando la vista atras intentando entender en que momento la fiebre SUV lo dominó todo, y pensamos en el origen, pensamos en el primer Rav 4 de 1993, o en este segmento el primer lexus rx (1998) que triunfó en EEUU y al que siguió el primer Mercedes M (muy enfocado a aquel mercado), el X5 y unos años despues este porsche y su primo touareg, sea como sea, todos pusieron su granito de arena, los grandes SUV dieron con la tecla y se ganaron el favor del público pudiente y eso les convirtió en modelos aspiracionales para las clases populares, aún así costó más llegar a los segmentos populares donde el primer qashqai de 2008 lo cambió todo cuando para entonces el crv y rav4 iban por la tercera generación y creo que algo de culpa tuvieron estos grandes SUV de primera generación simbolo de status y poder (incluso en el caso del cayenne/touareg con interesantes aptitudes off road ) que nada tienen que ver con los ridiculos crossover urbanos que inundan nuestro mercado."

Porsche Cayenne I: La primera generación, casi una década de éxito
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto