Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El espectacular anuncio del nuevo Honda Civic Type-R para Norteamérica

El último spot de Honda para Norteamérica nos recuerda de una manera muy espectacular su experiencia en competición y los esfuerzos deportivos de la compañía en muy diversas categorías. Aunque se olvidan convenientemente de su participación en la categoría reina del automovilismo.

Espectacular el último spot de la marca japonesa.

Aunque en los últimos años en Fórmula 1 esté viviendo el peor capítulo de su larga historia deportiva, la experiencia de Honda en competición es indiscutible. Como fabricante tanto de vehículos de dos ruedas como de cuatro siempre ha brillado en muy distintas competiciones y continentes, más que muchas compañías incluso de mayor tamaño y fondos que la marca japonesa.

Otra cosa que se le da bien a la corporación japonesa es recordarnos su legado y las diversas áreas industriales en las que está implicado el nombre Honda en sus anuncios, con producciones muy llamativas a pesar de ser para un formato tan corto como es el de los spots publicitarios.

El último anuncio de la marca nipona para el mercado norteamericano es uno de este tipo, en el que no solo nos recuerda su experiencia en competición sino las diversas y dispares categorías en las que compite la marca. Aunque como anuncio que va destinado al mercado norteamericano, solo encontramos aquellas especialidades de 4 ruedas en las que compite la marca al otro lado del Atlántico.

Todo el spot es un juego de morphing.

Es por tanto lógico que no salgan representados ni el equipo HRC de MotoGP ni por supuesto, la desastrosa aventura que están teniendo estas últimas temporadas en la categoría reina, la Fórmula 1. Que a buen seguro, si hubiera obtenido otro resultado más que probablemente tendría cabida en este spot.

En primer lugar nos encontramos con el espectacular Honda Ridgeline Baja, que vemos como se transforma en el Honda Civic que emplea la marca en el campeonato Global Rallycross, y que a su vez se transmuta en uno de los monoplazas de la Indy que equipan el motor Honda (el fabricante del chasis es común para todos los equipos), y por último este se convierte en el nuevo Civic Type-R una vez llegados al semáforo.

La alegoría que trata de dibujar el anuncio está clara, el ADN de competición se encuentra en cada uno de los vehículos de calle de Honda, aunque evidentemente en algunos más que en otros.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto