¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarHorarios y previo del Gran Premio de Indianápolis de IndyCar 2020

    La salida de 2019 estuvo liderada por el novato Felix RosenqvistIndyCar Media

    Un mes después del regreso en Texas, IndyCar inicia su maratón de julio en el rutero de Indianápolis con una amplia parrilla.

    Álex Palou y compañía tendrán solo una sesión de libres antes de clasificar.

    Simon Pagenaud, vigente ganador, y Will Power han acaparado las seis victorias del evento.

    Un mes dan para muchas cosas, y puede hacerse eterno durante el transcurso de una temporada normal de competición. 2020, por otro lado, es la completa antítesis de la normal, y para muchos ese mes ha volado casi tan rápido como los tres que le precedieron, bastante más lúgubres en su desarrollo. Con todo, para la IndyCar Series, julio llega como agua de (su añorado) mayo, aunque la competición se reanudase en junio, e inicia un brutal periodo de cinco carreras en tres semanas en una competición que, ahora sí, pone a girar las ruedas de su temporada al ritmo del frenesí obligado por las circunstancias tras el 'prólogo' de Texas.

    El Indianapolis Motor Speedway (IMS) es el escenario supremo de la categoría, aquel que le da nombre y su principal razón de ser. En él se vivirá en este fin de semana un evento histórico, al tratarse de la primera ocasión en la que la IndyCar Series compartirá escenario en el mismo fin de semana con la NASCAR Cup Series, aunque ambas lo harán en versiones diferentes. Mientras que los stock cars atacarán el famoso óvalo en el que ellos también compiten desde 1994, los monoplazas harán lo propio un día antes en la versión mixta de Gran Premio, que está cerca de cumplir 20 años de existencia, coincidiendo con las celebraciones del Día de la Independencia de los Estados Unidos.

    El Gran Premio de Indianápolis debutó en IndyCar en 2014, siendo introducido como parte inaugural de las festividades de la Indy 500 y permitiendo la recuperación del histórico tercer fin de semana en el 'month of May', eliminado definitivamente en 2010. El trazado emplea una versión muy similar a la usada por la Fórmula 1 en su momento, aunque con variaciones importantes que restaron 270 metros al trazado para una longitud total de 3.925 metros: una chicane para unir las curvas 5 y 7, unas eses tras la recta intermedia que sustituyeron a las impopulares horquillas 'Mickey Mouse', y una sección de tres curvas en el interior del peralte final, esquivando lo que en la versión oval sería la primera curva.

    Este no es el primer evento de circuito rutero que acoge la ciudad de Indianápolis para los IndyCar, ya que en 1965 el cercano Indianapolis Raceway Park albergó la primera carrera de rutero para los coches de la Indy 500 desde el fin de la II Guerra Mundial. Mario Andretti logró ahí la primera de sus 52 victorias en IndyCar, y el evento se disputó hasta 1970. En el óvalo de IMS, las 500 millas de Indianápolis era la única carrera que se disputaba anualmente hasta 1993, algo que cambió con el polémico Tony George. Además de dividir los monoplazas americanos de forma muy dañina en plena guerra de poderes, y de recibir a la popular NASCAR, el ex-dueño del óvalo buscó durante años acoger a una Fórmula 1 que huyó de las barras y las estrellas durante los 90, cansados de circuitos temporales y organizadores poco comprometidos.

    Su deseo se cumplió en el año 2000, con un trazado en sentido contrario al habitual que mezclaba la mitad del óvalo y dos de sus curvas con una sección interna que generaba opiniones encontradas. Ocho ediciones se disputaron, marcadas por el dominio de Ferrari y la triste carrera de 2005 con seis coches en pista por los problemas de los neumáticos Michelin en el peralte, hasta que la cita desapareció tras 2007. El Mundial de Motociclismo cogería el testigo durante ocho años más, en dirección contraria a los F1, y cuando IndyCar empezó a correr en el circuito, su versión adoptó parcialmente alguna de las modificaciones implementadas para MotoGP como la eliminación de las horquillas y parte de la sección interna del peralte, aunque con otro diseño en ambos casos.

    Mucho ha cambiado de un año para otro, ahora con Roger Penske al frente de todo. El COVID-19 obligó a aplazar el evento sobre su fecha prevista del 9 de mayo, y en vez de encajarlo de nuevo como antesala de la Indy 500 en agosto, será ahora parte de la fecha que NASCAR ya tenía prevista. De hecho, compartirán días y pista con la NASCAR Xfinity Series, que ya había anunciado antes de la pandemia que competiría en el rutero, y cuya incompatibilidad respecto a la goma que dejen en pista lanzará un interesante desafío. La carrera de Texas se disputó en un solo día y con distancia reducida, pero el GP de Indianápolis conservará su formato habitual, con dos días de actividad y casi las mismas vueltas de carrera (80 en vez de 85 por cuestiones televisivas), aunque con una única sesión de libres y sin fans.

    A todo ello se tendrán que adaptar Simon Pagenaud, el vigente ganador, y Will Power, que conservan el monopolio en esta cita con tres victorias cada uno. El francés fue el único piloto capaz de arrebatarle el triunfo a Penske en la edición inaugural de 2014, pero ese dominio de cinco años seguidos no le ha servido de mucho al vigente campeón Josef Newgarden, que no ha acabado nunca en el top 10 en esta pista. Felix Rosenqvist se estrelló en Texas persiguiendo al líder de su equipo, Scott Dixon, y buscará enmendar la plana en un trazado donde logró la pole el año pasado. El propio Dixon ha sido segundo aquí los tres últimos años, y Ryan Hunter-Reay acumula otros dos podios sin victoria.

    Todos ellos se medirán a una amplia parrilla de 26 coches, récord de la prueba, que no se registraba fuera de la Indy 500 desde Long Beach 2013. Entre ellos, estará James Hinchcliffe, de nuevo en el sexto Andretti; Sage Karam, en la primera carrera de Dreyer & Reinbold en circuito desde aquel 2013, y Spencer Pigot en un tercer coche de Rahal. Sigue ausente el segundo coche del equipo Carlin, aún sin piloto para acompañar a un Max Chilton que debuta en 2020, al igual que un Dalton Kellett que disputará en el #14 de Foyt su primera carrera de IndyCar. Será también la primera en rutero para un Álex Palou que perseguirá acumular kilómetros y ratificar las buenas sensaciones dejadas en Texas hasta su desafortunado incidente con Rinus VeeKay del que fue víctima inocente.

    Sesiones y horarios del 7º Gran Premio de Indianápolis

    * Horario europeo. La carrera se emitirá en directo a través de Movistar Fórmula 1, con Raúl Benito y Cristóbal Rosaleny.

    RESULTADOS DE LAS 300 MILLAS DE TEXAS

    Fotos: IndyCar Media

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto