¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarScott Dixon vence con autoridad en Texas; desafortunado abandono de Palou

    La primera carrera del Aeroscreen deja a Dixon como el gran vencedorIndyCar Media

    El piloto neozelandés inicia la temporada batiendo a los Penske y a su compañero pese al pésimo estado de la pista.

    Felix Rosenqvist se accidentó tratando de vencer; Pagenaud y Newgarden en el podio.

    Palou fue víctima inocente de una pérdida de control de Rinus VeeKay antes de la vuelta 40.

    Fue un show extraño, y para muchos, no resultó finalmente el evento esperado debido a varios componentes del mismo, pero la IndyCar se puso al fin en marcha esta madrugada con la disputa de las 300 millas de Texas. La anticipadísima carrera quedó algo oscurecida por una pista que dificultó sobremanera los adelantamientos, pero ni toda la goma del mundo podría haber frenado a Scott Dixon, eventual vencedor, en la búsqueda de su triunfo número 47 en IndyCar.

    El piloto neozelandés consiguió tomar la salida sin demasiados apuros, pero varios coches las pasaron canutas para poder hacerlo. Mismamente, Takuma Satono pudo siquiera completar una vuelta, ya que el equipo Rahal se quedó sin tiempo para presentar un coche reparado a las inspecciones pre-carrera tras el accidente del japonés en clasificación. Para añadir al caos, los coches de Ryan Hunter-Reay (cuarto en parrilla), Graham Rahal (séptimo) y Alexander Rossi (octavo) perdieron vueltas tras quedarse varados en los pits por diversos problemas.

    Josef Newgarden retuvo sin mucho apuro su pole ante Dixon, pero pronto quedó claro que el exterior de la pista seguía igual de impracticable que en las sesiones anteriores debido a la insidiosa presencia de los restos delcompuesto adherente PJ1 que NASCAR aplica en varias de sus carreras, y que no fue apropiadamente retirado de cara a este evento. El intenso calor, cercano a los 35 grados, había hecho además que este compuesto supurase en el asfalto pese a los intentos de retirada. Con ello, adelantar fue una quimera para muchísimos pilotos, incapaces de romper la fila de a uno en las curvas sin accidentarse.

    Dixon, eso sí, lo logró por su cuenta en la vuelta 32 para acceder al liderato, lo que llevó a Newgarden a parar un giro después, dos antes del límite de vueltas impuesto por Firestone debido al empleo de compuestos sin usar de 2019. Hasta ese momento, Álex Palou había tenido un debut relativamente tranquilo, en 15ª posición y esperando su momento, pero todo se iría al traste en la vuelta 37. Habiendo completado solo seis vueltas en todo el evento antes de la carrera, el también debutante Rinus VeeKay sufrió su segundo accidente del día al irse a la zona deslizante en la curva 2 y golpeó el muro, virando su coche al interior.

    Palou trató de esquivarlo, pero el descontrolado vehículo del holandés le golpeó en última instancia, resultando la colisión en el abandono de ambos, con el español como víctima inocente. En estas, emergió la figura de Felix Rosenqvist, noveno en clasificación, quien ya era cuarto en este primer caution y que accedió a los puestos de podio al pasar a Simon Pagenaud en la vuelta 76. Para entonces, Newgarden no estaba lejos, pero sí Dixon, quien abrió una distancia enorme de ocho segundos antes de que los posibles doblados le frenasen.

    Will Power, que rodaba en quinta posición, perdió toda opción al salir sin la rueda trasera derecha en un segundo turno de paradas en el que Dixon tuvo una detención muy poco afortunada, cediendo posición con Newgarden y Rosenqvist. El pentacampeón neozelandés respondió al desafío cogiéndolo por el cuello, al adelantar a Rosenqvist en la vuelta 87 y dejando a Newgarden en la estacada con una increíble maniobra por el exterior cuatro vueltas después. El piloto de Penske sufría con el desgaste de las gomas, y perdió 10 segundos con Dixon en menos de 30 vueltas.

    Una vez Rosenqvist encontró la forma de pasarle en la vuelta 118, Newgarden perdería también posición con Pagenaud, un destacado Charlie Kimball en su debut con Foyt, y Zach Veach, que había rodado todo el día en el top 5. El perjuicio de los doblados para Dixon, y un gran ritmo, permitió a Rosenqvist situarse a menos de dos segundos de su compañero, antes de un cuarto turno de paradas en el que Newgarden volvió a los puestos de podio, pero en el que Pagenaud y Kimball perdieron varias posiciones. Emergían nuevos protagonistas, con Ed Carpenter y Conor Daly rondando ya el top 5.

    La segunda mitad de carrera, pese a la bajada de temperaturas del atardecer, fue muy poco destacada, centrada en el duelo Dixon-Rosenqvist y en como se resolvería la parada final. El sueco paró en la vuelta 186, tres antes que su compañero, pero la presencia de doblados y una gran in-lap del neozelandés le impidió adelantar. Rosenqvist se dejó llevar por las ganas e intentó librar a varios de esos doblados por el exterior de las curvas 1 y 2, una maniobra prohibida con el pobre estado de la pista que terminó con el sueco golpeando repetidamente el volante tras estrellarse contra el muro. Su posible primera victoria tendrá que seguir esperando.

    Una última parada sideral había devuelto a Pagenaud al podio, y el francés pasó a ser segundo con el accidente de Rosenqvist, pero la resalida final no deparó cambios, ya que la categoría no quitó de enmedio a los doblados para encajar la carrera en la ventana televisiva en abierto. Por ello, Dixon obtuvo una cómoda victoria con cuatro segundos de ventaja, igualando a Hélio Castroneves como el piloto más exitoso en Texas. Siempre que ha ganado en este trazado (2008, 2015, 2018), o que ha empezado la temporada ganando (2003, 2008), el título terminó siendo suyo: solo su tercer título en 2013 no cumplió ninguno de esos requisitos.

    Pagenaud hubo de conformarse con la segunda posición, por delante de un Newgarden que salvó los muebles tras contener toda la carrera a coches más rápidos o con menos desgaste. Tras él, Veach igualó el mejor resultado de su carrera en una merecida cuarta posición, y Carpenter sumó su segundo top 5 consecutivo tras su podio en Gateway el año pasado. Daly fue sexto en aquella carrera, y el estadounidense repitió posición al volante del único coche de Carlin, recuperando 13 puestos respecto a su lugar de salida, sobre un discreto Colton Herta y un Hunter-Reay que rescató un octavo puesto tras recuperar la vuelta perdida.

    El debutante Oliver Askew y Tony Kanaan le dieron sendos top 10 a McLaren SP y Foyt, después de que Kimball, que cambió neumáticos en el último caution desde el sexto lugar, se accidentase en la vuelta final. Rossi, por su parte, nunca pudo recuperarse de la segunda vuelta que perdió al principio por un Drive Through, y culminó en 15ª posición una carrera para el olvido. Tendrá tiempo para ello, ya que la siguiente cita no será hasta dentro de un mes. Tras este prólogo, el Gran Premio de Indianápolis del próximo 4 de julio dará lugar, de forma definitiva, a la temporada propiamente dicha. Fue raro, y algo insatisfactorio, pero la IndyCar ha regresado.

    RESULTADOS finales de LAS 300 MILLAS DE TEXAS (200 VUELTAS)

    Fotos: IndyCar Media

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto