¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

La III Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial marcará objetivos para 2030

Existen enormes desigualdades en materia de seguridad vial en el mundoOrganización Mundial de la Salud (OMS)

A instancias del Gobierno de Suecia y la OMS, esta semana se celebra una importante conferencia con 80 países de Naciones Unidas representados. Allí se marcarán los objetivos de seguridad vial de la próxima década, y aún falta mucho por hacer.

La Conferencia Ministerial ha reunido desde hoy a unos 1.500 delegados, que incluyen a ministros de transporte, de salud y del interior de los Estados Miembros de Naciones Unidas, con vistas a reducir las consecuencias de los accidentes de tráfico, aún muy elevadas en muchas zonas del mundo.

Según los cálculos de la OMS, cada año el tráfico se lleva por delante 1,35 millones de vidas -algo más de la población de Estonia-, 50 millones de personas son heridas de gravedad y es la primera causa de muerte entre niños y adultos entre los 5 y los 29 años. A las naciones se les va el 3% de su PIB a consecuencia de los siniestros viales.

Las recetas para combatir los accidentes influyen en los conductores, los vehículos y las infraestructuras. El ser humano sigue siendo el principal factor que explica los accidentes de tráfico, y la tecnología tiene mucho margen para reducir las cifras según se popularicen los coches autónomos.

En breve los coches serán capaces de comunicar problemas a otros que no se encuentren en la zona, de cara a tomar acciones correctivas o preventivas

Pero no hay que pecar de ingenuidad y creer que eso va a solucionar todo, van a pasar décadas hasta que la conducción "humana" pase a ser minoritaria o residual, si es que tal cosa ocurre algún día. El fabricante Volvo ha hecho un llamamiento para que se adopten medidas que son de probada eficacia hace tiempo.

Por ejemplo, basta con que se logre un compromiso mundial para volver obligatorio el uso de los cinturones de seguridad y que no se vendan vehículos de cuatro ruedas o más sin ellos. Volvo fue el primer fabricante en instalar cinturones de tres puntos hace ya más de 60 años -si bien es cierto que eran opcionales-.

Este fabricante puede permitirse el lujo de hablar desde una posición moral relativamente alta. Por ejemplo, Volvo es de los pocos fabricantes que valoran por igual la vida de todos sus clientes, se venda donde se venda el coche -son 100 países-, la tecnología es más o menos la misma. Otros tienen especificaciones de segunda y tercera categoría en países en vías de desarrollo.

El mismo tipo de accidente no tiene las mismas consecuencias en una parte del mundo o en otra, incluso con el "mismo" coche

Los informes de asociaciones como Global NCAP o Latin NCAP han puesto de relieve que en países en vías de desarrollo hay fabricantes que emplean materiales de peor calidad y se escatima en equipamiento de seguridad con la excusa de que sus clientes no valoran esas medidas. Debe ser que prefieren matarse por ser pobres, será eso.

No, lo cierto es que debe haber una homologación normativa mundial que obligue a todos los fabricantes, sean de donde sean, a que equipen medidas básicas en todos los vehículos, incluso en los países más pobres. Cinturones de tres puntos, airbags, direcciones colapsables o habitáculos con la suficiente resistencia estructural no son precisamente novedosos.

Obligar a la industria del automóvil a aumentar la seguridad de los vehículos ha salvado millones de vidas

Volviendo al dato anterior, el 3% del PIB mundial de media es una suma muy importante de dinero. Tomar medidas en pro de la seguridad vial acaba siendo muy beneficioso incluso desde el punto de vista estrictamente económico: si la gente no se mata o queda herida grave produce más y eso redunda en el beneficio colectivo.

Ni la tecnología puede evitar comportamientos como este, el factor humano sigue -y seguirá siendo- el principal factor detrás de los accidentes de tráfico y los siniestros viales

Volvo pone a disposición de quienes lo deseen los datos de décadas recopilando datos de accidentalidad que han servido, por ejemplo, a Suecia para tomar medidas encaminadas a reducir la siniestralidad. Véanse las farolas deformables, los "quitamiedos" o las pasarelas para peatones y ciclistas apartadas de la calzada principal.

Solamente separando a los turismos de las personas que van a pie o en bicicleta se lograrían grandes ahorros, y el coste para implantar esa medida es razonable. Aunque tecnologías como el 5G, los sistemas ADAS, llamada de emergencia (e-call) y similares van a hacer mucho, en algunas partes del mundo tendrán que empezar por lo más básico.

En 105 países de todo el mundo han promulgado leyes sobre la obligatoriedad del cinturón de seguridad para los pasajeros de las plazas delanteras y traseras. La cuenta de naciones soberanas ya va por 194, algo más de la mitad. Ya es hora de irse poniendo al día en algo tan elemental como eso.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto