¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarGran victoria de Álex Palou en Road America tras la avería de Newgarden

    Palou presionó toda la carrera hasta obtener premio en los instantes finalesIndyCar Media

    El piloto español logra su segunda victoria en IndyCar tras pasar al dominador de la prueba a dos vueltas del final.

    Un problema en la caja de cambios dejó vendido a Newgarden en la resalida final.

    Pato O'Ward solo pudo ser noveno, y se sitúa ahora a 28 puntos de un Palou que recupera el liderato.

    Con un excelente planteamiento de carrera, y con una dosis de fortuna final, Álex Palou ha conseguido la victoria en el Gran Premio de Road America, la segunda de la temporada y de su trayectoria en IndyCar, con el mismo coche que venció en este mismo trazado el año pasado en manos de Felix Rosenqvist. Saliendo desde la quinta posición, el piloto de Chip Ganassi Racing se impuso gracias a una desafortunada avería en la penúltima vuelta del dominador de la prueba, Josef Newgarden, al que Palou presionó durante todo el evento.

    La salida fue muy luchada en las posiciones de cabeza, en especial por un Jack Harvey que superó a Colton Herta e intentó superar sin éxito al poleman Newgarden. Herta también perdió posición con Power, pero la recuperó de inmediato mandando al australiano al pasto, costándole también posición con Álex Palou. Exhibiendo un ritmo muy bueno con su juego de blandos, el español logró adelantar a Herta tras cinco vueltas y se pegó a la trasera de Harvey, mientras el estadounidense fue perdiendo puestos hasta el sexto lugar con vibraciones en la rueda delantera izquierda.

    Newgarden se labró una cómoda ventaja de siete segundos de cara a un tenso primer periodo de paradas donde empezaban a trazarse las estrategias a tres o cuatro vueltas, con el desgaste de las gomas siendo un aspecto fundamental. Harvey tuvo que esperar a que otro coche pasara en su detención, brindando el segundo lugar a Palou y el tercero a Power, mientras Herta recuperaba el top 5 a costa de Romain Grosjean. En la vuelta 16, una vez todos habían completado su parada, Jimmie Johnson perdió el control de su coche en el sector intermedio, causando el primer caution en una carrera en la que se había mostrado competitivo ante pilotos como Max Chilton o Dalton Kellett.

    Relanzando en la vuelta 19, Newgarden y Palou se marcharon en tándem al frente de la prueba, mientras Grosjean recuperaba el quinto lugar sobre Herta y Alexander Rossi ganaba un par de puestos para ubicarse séptimo. No duró mucho, ya que en la vuelta 23 Marcus Ericsson causó la segunda amarilla al trompear mientras era perseguido por Graham Rahal en 12º lugar. Este caution propició paradas masivas en los pits, en las cuales Grosjean salió del top 10 y Rossi se situó en la cuarta posición virtual entre Power y Herta.

    Decimos virtual porque Kevin Magnussen y Takuma Sato eligieron no parar, permitiendo al danés liderar vueltas en su primera carrera de IndyCar. El danés, que rodaba al borde del top 20 hasta el caution, hizo un buen trabajo en la resalida e incluso logró marcharse de Sato, a la par que Palou atacaba con todo a Newgarden sin premio. Magnussen terminó perdiendo margen por su falta de experiencia en la maquinaria, y Sato le superó en la vuelta 31, tras la cual se metió en los pits habiendo mantenido a raya a Newgarden y Palou.

    Herta, que había pasado a Rossi en la resalida, volvió al ataque superando a Power en la vuelta 32, mostrándose mucho más cómodo con los neumáticos duros. El australiano perdió posición en la vuelta siguiente con Rossi, en la que Sato cedió finalmente el liderato real a Newgarden. En la vuelta 35, la carrera de Magnussen terminó con la segunda rotura de motor consecutiva para el #7 de McLaren SP tras la sufrida por Oliver Askew en Detroit. Solo cuatro pilotos aprovecharon para parar, siendo el más destacado un Harvey que ocupaba la sexta posición, una maniobra que terminó por costarle una buena posición.

    La resalida no cambió gran cosa en la parte delantera, y la gran mayoría de pilotos optaron por parar entre las vueltas 39 y 41, adelantándose a todos ellos Scott Dixon desde el octavo lugar. Con ello, el neozelandés ganó la partida a Rahal y Grosjean, y superó a Rossi en pista para ponerse quinto en la estrategia normal. En este momento lideraban Chilton y Sato, que habían parado antes de la amarilla y aguantaron ahí hasta la vuelta 48, mientras que Askew, Harvey y Daly intentaban alargar en busca de una milagrosa amarilla. Los dos últimos empezaron a hundirse en la tabla de posiciones, pero Askew aún perseveraba por delante, con seis segundos de margen en la vuelta 45, y el estadounidense aguantó hasta parar a cuatro vueltas del final...

    ... pero solo unos segundos después, Ed Jones sufrió un problema en la suspensión trasera derecha que le hizo trompear en la curva Canada, causando un tardío periodo de bandera amarilla que terminó de marcar el destino de la prueba. Quedando dos vueltas en el momento de la resalida, Palou atacó con todo y logró superar por el exterior de la curva 1 a Newgarden para ponerse al frente de la tabla. Casi de inmediato, el piloto de Penske se percató de un problema en la caja de cambios: su coche ya no subía marchas, solo las bajaba, y se desplomó hasta caer al fondo del pelotón.

    Con ello, Palou condujo con comodidad hasta el final para deshacer su empate en número de victorias con Oriol Servià y recuperar con estilo el liderato de la general, aventajando en 28 puntos a un Pato O'Ward que solo pudo ser noveno en una complicada carrera. Herta acabó en el mismo segundo puesto en el que empezó la carrera y Power completó el podio por delante de un Dixon que volvió a pescar en río revuelto, ganando nueve puestos desde su posición inicial. El atrevimiento de Grosjean, finalmente, tuvo premio en forma de top 5, superando a un buen Ericsson que ganó múltiples puestos en su último stint, incluyendo dos pasadas sobre Rossi y O'Ward antes de la amarilla.

    Estos dos últimos, de hecho, terminaron detrás de Takuma Sato, que salvó un fin de semana espantoso a base de estrategia y una resalida final de locos en la que pasó a cuatro coches. Entre ellos, Max Chilton con su primer top 10 en Carlin en la que es su cuarta temporada en la formación británica, dejando al margen a Rahal y Askew. Con ello, concluía una intensísima prueba en la que Palou pudo dar un golpe de efecto al campeonato, que ahora lidera con margen para un error que buscará no cometer. Sobre todo, dentro de dos semanas en Mid-Ohio, la última carrera antes del parón por los Juegos Olímpicos. Pero sus credenciales para el título están ya más que presentadas. Álex Palou puede ser campeón, y hoy lo ha demostrado.

    RESULTADOS COMPLETOS DEL GP DE ROAD AMERICA

    Fotos: IndyCar Media