¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarMarcus Ericsson, del accidente volador a la victoria en el caos de Nashville

    Marcus Ericsson, del accidente volador a la victoria en el caos de Nashville
    Ericsson consigue su segunda victoria en la mejor temporada de su carrera.IndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández14 min. lectura

    El piloto sueco, que salía 18º y cuyo coche se levantó en el aire tras un choque con Sébastien Bourdais, venció tras resistir los ataques de un Colton Herta que acabó en el muro.

    El evento estuvo plagado de incidentes, con nueve periodos de bandera amarilla y dos banderas rojas.

    Pese a verse implicado en una montonera, Álex Palou sale airoso con una 7ª posición y amplía su ventaja en la general.

    No era difícil vaticinar, antes del inicio del primer Music City Grand Prix, que la carrera podía transcurrir por dos derroteros bien diferenciados: uno en el que el evento fuese relativamente procesional, una situación en la que el poleman Colton Herta no habría tenido rival, y otra en la que la dureza de la pista y la ambición de los pilotos generasen situaciones caóticas e inesperadas. En efecto, resultó ser más de lo segundo, quizá en cantidades excesivas. Hasta el punto de que Nashville, tras nueve banderas amarillas y dos banderas rojas, coronó como vencedor a un piloto que partía desde la 18ª posición y que salió por los aires al poco de comenzar el evento. Ese piloto ha sido Marcus Ericsson, y la cadena de sucesos que le llevó ahí fue tan increíble como dantesca por momentos.

    Sorprendentemente, la salida fue la circunstancia más limpia de la primera mitad de carrera, sin incidentes destacables y un Alexander Rossi que ganó la segunda plaza a Scott Dixon con una gran maniobra para ponerse detrás de Herta, al igual que Romain Grosjean por el cuarto puesto con Felix Rosenqvist. La carrera no duró con bandera verde más allá de la vuelta 2, al quedarse tirado Dalton Kellett con un problema intermitente en su coche. Mientras se estaba dando la resalida en la vuelta 4, se produjo la aparatosa colisión entre Ericsson y Sébastien Bourdais, en la que el coche del sueco se subió sobre el alerón trasero del francés tras un acelerón. La parte delantera del vehículo voló brevemente, pero este volvió a caer a plomo sobre la pista.

    Increíblemente, Ericsson solo sufría daños en su alerón delantero, y pudo continuar el evento tras cumplir un Stop & Go por el incidente, que sí dejó fuera de carrera a Bourdais. En la vuelta 16, tuvo lugar una colisión entre Ed Jones y Scott McLaughlin que dejó a este último cruzado y causó un breve tercer periodo de 'caution'. Pero nada había preparado a nadie para la montonera de la vuelta 19, cuando un intento de adelantamiento de Will Power sobre Simon Pagenaud en una de las curvas de 90 grados mandó a Pagenaud al muro. Rinus VeeKay y Takuma Sato se lo encontraron sin poder hacer nada por evitarlo, generando un tapón en el que la mayoría de los coches que les precedían se quedaron atrapados.

    Álex Palou, que salía en novena posición tras su sanción, había apostado por adelantar su primera detención a la bandera amarilla anterior y ocupaba el puesto 18 en el momento de un accidente que no tuvo forma de esquivar. Se encontró cruzado a su compañero Jimmie Johnson tras ser trompeado por Cody Ware, lo que terminó de bloquear la pista para otros pilotos que también habían parado junto a él, como Ryan Hunter-Reay, James Hinchcliffe, un Josef Newgarden que había perdido múltiples puestos en la salida... Antes de que Johnson cerrase el hueco, cinco pilotos habían conseguido esquivarlo todo por el interior de la pista, y el último en lograrlo fue Ericsson, por muy poco, subiendo con ello a una undécima posición que pasó a ser décima por la sanción a Jones.

    Con una docena de coches implicados en mayor o menor medida, la consiguiente bandera roja duró 20 minutos mientras se reorganizaba todo y se descalificaba a Johnson por realizar modificaciones en el coche. Una vez se reanudó la actividad, el orden se mantuvo inalterado en cabeza, con Herta por delante de Rossi, Dixon, Grosjean, Rosenqvist, Pato O'Ward, Graham Rahal, Power y Santino Ferrucci. Un nuevo accidente, en esta ocasión de VeeKay en la vuelta 31, llevó a estos nueve pilotos a parar en boxes, pero la menor longitud de este pit lane y una línea de referencia muy poco definida en su salida condujo a una confusa situación en la que Herta alegaba seguir siendo el líder de carrera. Hizo falta tirar de revisión para confirmar que Ericsson, Hunter-Reay y Hinchcliffe tomarían la resalida por delante suya, aunque en otra estrategia distinta.

    Nueva resalida en la vuelta 36, y Herta atacó con todo a sus compañeros, pasando a Hinchcliffe en el puente y después a Hunter-Reay, algo que Rossi hizo justo después. Herta empezó a presionar de inmediato a Ericsson por el liderato, pero la carrera volvió a interrumpirse una vez más en la vuelta 40 tras otro incidente de Power con un compañero, esta vez con McLaughlin, al que mandó al muro cuando intentaba ganarle la 15ª posición, siendo sancionado a posteriori. Durante esta amarilla, la mayoría de los líderes decidieron hacer su segunda parada para cuadrar su situación de combustible hasta el final de carrera, lo que permitió a Ericsson igualarse con ellos a nivel estratégico, gozando además de una ventaja posicional y buenas paradas.

    La salida de la carrera no anticipó todos los incidentes que ocurrirían a posteriori

    Por el contrario, Herta apostó por no meterse en los pits, al igual que Newgarden, Daly, Harvey, Grosjean, O'Ward y Pagenaud, buscando jugar alternativas estratégicas que el desarrollo de la carrera terminó por condicionar en contra de todos ellos. La bandera amarilla se extendió durante 10 largas vueltas debido a la aparición de una gran cantidad de agua en la curva 3, proveniente de una fuga en una 'suite' aledaña, y el relanzamiento de la vuelta 50 volvió a durar lo justo y necesario. Un fallido adelantamiento de O'Ward sobre Rossi dejó al mexicano varado, y al estadounidense perdiendo mucho tiempo y posiciones reincorporándose, en su enésimo infortunio de 2021. Los que no habían parado en la amarilla anterior tuvieron que claudicar, a excepción de un Grosjean que se ubicaba líder sobre Ericsson, Dixon, Hinchcliffe, Hunter-Reay y Rosenqvist, todos por delante de Herta.

    La suerte de Cody Ware, que llegó a estar brevemente por delante de Herta, se agotó poco después de la resalida con un trompo que causó la ¡octava! bandera amarilla en 55 vueltas. Las dos últimas habían jugado a favor de los intereses de Palou, que había parado junto a los líderes y volvió a ubicarse noveno para el tramo final de carrera. Tras la parada de Grosjean, Herta relanzaba en sexta posición y con la obligación de remontar en apenas 24 giros, sin que nadie más fuese a parar en boxes y con la amenaza de más incidentes. Ahí, en el único periodo de bandera verde que excedió las ocho vueltas (18 en total), comenzó su show: el estadounidense superó metódicamente a Rosenqvist, Hunter-Reay y Hinchcliffe sin casi contemplaciones, y se trabajó a Dixon hasta batirle en el segundo paso del puente en la vuelta 62.

    Parecía que adelantar a Ericsson sería cuestión de tiempo, pero el sueco se resistió a ceder pese a tener neumáticos blandos con más vueltas que los duros de Herta. A 10 del final, un intento de maniobra de Herta al final del puente llevó a una bloqueada de frenos que estuvo cerca de acabar con su coche en el muro, y que le obligó a reiniciar su ofensiva desde más atrás. Herta siguió empujando en busca de una oportunidad... y su oportunidad se desvaneció a seis vueltas del final, en la misma curva 11 en la que se había pasado de frenada, encontrando esta vez el muro con contundencia y dañándose ligeramente una mano. Con el final tan próximo, se decretó una breve bandera roja de ocho minutos para intentar terminar el evento con bandera verde, relanzándose a falta de dos giros para el final.

    Dixon, perro viejo como él solo, supo valorar lo que significaba su segundo puesto, y no presionó a su compañero más de lo estrictamente necesario para no ceder posiciones. Así fue como Marcus Ericsson, en uno de los eventos más rocambolescos y extraordinarios que se han producido en tiempos recientes, consiguió su segunda victoria en IndyCar tras haber rozado el desastre absoluto en la cuarta vuelta, consolidando con ello su excelente temporada hasta la fecha y acercándose en la general a la cuarta posición de un Newgarden que hubo de dar por bueno el 10º lugar ante su afición en un aciago fin de semana. Tras Dixon, completó el podio James Hinchcliffe (primero desde 2019) por delante de Ryan Hunter-Reay, edulcorando ambos una pésima temporada en la que no habían pasado de los puestos 14 y 10 en carrera, respectivamente.

    Graham Rahal salió airoso de este extraño evento con un 5º puesto en el que ya ha acabado cinco veces este año, por delante de un Ed Jones que también registró su mejor resultado de la temporada. Su ambiciosa maniobra sobre Rosenqvist en la penúltima vuelta permitió también progresar al 7º lugar a un Palou que no solo ha conseguido minimizar daños, sino que amplía su ventaja al frente de la clasificación general gracias a los errores de O'Ward. El mexicano cede la segunda posición de la general por seis puntos con un Dixon que pasa a ser ahora el principal oponente de Palou, a 42 puntos de distancia, casi una carrera completa. Nunca es buena noticia tener al 'ice man' detrás con cinco carreras por delante, pero haber salvado este 'punto de break' tras verse implicado en la montonera es una pequeña victoria para el piloto español de cara a la carrera del próximo sábado en el circuito Indy GP.

    RESULTADOS DEL MUSIC CITY GP DE INDYCAR 2021 EN NASHVILLE (80 VUELTAS)

    clasificación general de indycar 2021 (11 carreras de 16)

    Fotos: IndyCar Media