¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarGateway brinda un nuevo triunfo a Josef Newgarden y un nuevo abandono a Álex Palou

    Gateway brinda un nuevo triunfo a Josef Newgarden y un nuevo abandono a Álex Palou
    Newgarden sobrevivió a una dura noche con nueve abandonos en busca del tricampeonatoIndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández12 min. lectura

    El piloto estadounidense logró su tercera victoria en Gateway y la segunda de la temporada, tras los problemas de sus oponentes Colton Herta y Alexander Rossi.

    Palou alcanzó el top 10 hasta que él y Scott Dixon fueron embestidos por Rinus VeeKay en una resalida.

    Pato O'Ward recupera el liderato a tres carreras del final tras terminar segundo.

    Prometía ser un evento luchado, largo y con potenciales implicaciones decisivas en la pelea por el campeonato de IndyCar, y la Gateway 500 cumplió notablemente en el apartado de las expectativas añadiendo en ocasiones acción de alto voltaje, aunque repartida de forma irregular a lo largo del evento. Por desgracia para Álex Palou, este ha sido el segundo fin de semana consecutivo en el que la fortuna ha salido rana con un abandono por causas ajenas, y se ha girado a favor de varios de sus contendientes, incluyendo el eventual vencedor Josef Newgarden.

    Las primeras 25 vueltas fueron un caos que marcaron la tónica de lo que se vería más adelante. Colton Herta no perdió el tiempo en hacerse con el liderato de la carrera al superar a Will Power en la segunda vuelta, pero segundos después la carrera sería neutralizada por una colisión entre Ed Jones y Graham Rahal cuando peleaban por el 11º lugar, en la que ambos salieron perdiendo y en la que el primero pareció tener la voz cantante. Ventaja para Palou, que salía 21º debido a su sanción tras una clasificación discreta, y que sumaba dos puestos más a los cinco que ya había recuperado. Tras posponer Ed Carpenter la resalida al llevarse puesto a Dalton Kellett, la bandera verde de la vuelta 16 no duró demasiado.

    Viendo su tercera posición amenazada por Simon Pagenaud, Newgarden se defendió de su compañero sin ceder un metro, lo que llevó a un toque entre ambos y a que el francés perdiese buena parte del alerón delantero en plena recta trasera, poniendo su carrera cuesta arriba para el resto de la noche. Con otras dos posiciones adicionales en su haber, Palou ya había compensado su sanción y alcanzaba el undécimo lugar. Para incidir en el mini-caos, un problema con la señalización lumínica de la pista generó una resalida en falso en la vuelta 22 que pospuso el periodo de caution cinco giros más. En total, 21 de los primeros 27 estuvieron neutralizados.

    Una vez la prueba echó a andar, la totalidad de los pilotos buscaron aprovechar la circunstancia para ahorrar gasolina al máximo e intentar hacer el evento en tres paradas en lugar de cuatro, con Herta liderando un gran tren de coches sobre Power, Newgarden y un agresivo Alexander Rossi que había ganado cuatro puestos. Sus intenciones quedaron inicialmente frustradas en el giro 56, quince antes de las paradas previstas, con el accidente de Carpenter en la curva 3 que les obligó a adelantar la detención. Las paradas masivas con bandera amarilla situaron a Newgarden y Power por delante de Herta, a la par que Marcus Ericsson recuperaba la cuarta posición que Rossi le había quitado antes, ambos por delante de un Pato O'Ward inusualmente calculador.

    Antes de la resalida de la vuelta 66, liderada por un Sébastien Bourdais fuera de secuencia, Palou se había situado noveno de la estrategia normal, entre Scott Dixon y Rinus VeeKay, que también había ganado múltiples puestos en las resalidas. El neerlandés volvió a probar su suerte en la primera curva sobre los hombres de Ganassi, pero esta abandonó a todos los implicados, resultando en una colisión más que evitable con Palou que también atrapó a Dixon. En un solo movimiento, dos de los grandes candidatos al título quedaron fuera de la prueba con daños insalvables. Por segunda carrera consecutiva, Palou se veía obligado a abandonar y a asumir una gran pérdida de puntos respecto a sus rivales.

    Las consideraciones de gasolina pasaron por momentos a un segundo plano tras la resalida de la vuelta 77, y un encendido Rossi dio cuenta de Power y Herta para iniciar un seguimiento cercano del líder Newgarden. No obstante, durante este stint, el entretenimiento de calidad lo proporcionó un increíble Romain Grosjean que se encontró muy cómodo, mucho antes de lo esperado en su debut oval. El piloto francés, que hasta entonces se había mantenido en el puesto 14 en el que salió, empezó a adelantar por dentro y por fuera, dando cuenta de cinco pilotos diferentes en poco más de 10 vueltas con grandes maniobras. Amenazó con hacer lo propio ante uno de los maestros de la parrilla en óvalos cortos, pero Ryan Hunter-Reay aguantó varias embestidas del francés con éxito.

    Hacia el final de este stint, Power cedió posición con Herta y O'Ward, el cual había superado con anterioridad a Ericsson, y tras el primer turno de paradas de la noche con bandera verde se despeñó a la octava plaza, para beneficio de Takuma Sato y Hunter-Reay, ambos ejecutando paradas fuera de las ventanas convencionales. La antorcha pasó a estar en manos de Herta, que hizo uso de sus gomas nuevas para rebasar sin piedad a Rossi y Newgarden, y ponerse así primero. De hecho, Rossi volvió a querer ser ahorrador, y cedió amablemente posiciones con O'Ward y Sato para empezar a cumplir los números necesarios, abriendo el top 4 un ligero margen.

    Fue en este stint poco destacado en el que Grosjean empezó a pagar el pato de su debut oval, con dos excursiones por la zona de goma sucia que le hizo rozar el muro repetidamente y volver a sus posiciones originales. En la vuelta 184, llegó un nuevo giro de guión por cortesía del líder Herta, que sufrió una rotura del eje de transmisión. El problema no pudo ser solventado en una adelantada detención en pits, y el joven americano volvió a ser víctima de otro cruel giro del destino que le deja sin segunda victoria del año, continuando además su mal registro en los óvalos, donde aún no ha conseguido un solo podio.

    Ejecutándose el último periodo de paradas a 60 vueltas del final, Newgarden obtuvo una importante ventaja en pista sobre su nuevo rival más cercano, O'Ward. Rossi cedió otra plaza con respecto a Hunter-Reay, pero no tuvo ocasión de recuperarla, en un acción que remató la pésima fortuna de Andretti Autosport en esta prueba. Una corrección en la curva 1 mandó a Rossi a la zona sucia en la 2, y el resultante contacto leve con el muro le dejó sin suspensión delantera derecha, ahondando en su desastrosa suerte de 2021 que le ha impedido subir al podio este año. El caution posterior jugó a la perfección para los intereses de Bourdais y Sato, que aún no habían parado, lo que dejaba solo siete pilotos en la vuelta del líder.

    Dirección de Carrera permitió recuperar su vuelta a otros siete, pero para entonces, los tres mencionados pilotos ya habían hecho su parada dentro del top 7, al igual que un Hunter-Reay que se igualó con los demás. Todos tuvieron la oportunidad de ir a fondo en las 50 vueltas finales, pero este tramo final de carrera quedó totalmente desprovisto de acción. Newgarden y O'Ward se marcharon poco a poco del resto, y en un día de múltiples retiradas (nueve abandonos), el mexicano renunció a pelear por la victoria, dando por buenos los puntos de la segunda posición. De este modo, Newgarden consiguió su tercer triunfo en Gateway, el segundo de la temporada y el número 20 de su carrera, situándose en el top 20 histórico de la era moderna (desde 1946).

    Es además el tercer triunfo en las cuatro últimas carreras para Penske, cuya sequía de 2021 queda ya lejos, y mete aún más a Newgarden en la pelea por un tricampeonato del que está a 22 puntos. Su nueva referencia ya no es Palou, sino O'Ward, cuyo quinto podio de 2021 le permite obtener una ventaja de 10 puntos sobre el piloto español, que ha visto dilapidado un margen de 42 unidades en dos inoportunos abandonos. Power, lastrado por su hundimiento a mitad de carrera, completó el podio por delante de un buen Scott McLaughlin que capitalizó las desgracias ajenas, y cuyos dos mejores resultados hasta la fecha han sido en óvalos. Tal fue la cosa, que Dalton Kellett terminó 12º tras no haber pasado del 18º lugar en clasificación o carrera en las 20 carreras que ha disputado.

    Bourdais tuvo al fin algo de la suerte que le ha faltado con su segundo top 5 de la temporada, y Ericsson se mantiene con opciones a todo tras su octavo lugar, aunque un par de sustos con las virutas en pista le costaron la octava posición con Pagenaud. Por detrás, la última amarilla pilló en mal momento a un Grosjean que acababa de hacer su parada y que se quedó con vuelta perdida, teniendo que culminar un notable debut oval en cuanto a sensaciones con el 14º puesto, aunque no sin divertirse en la resalida final al mezclarse con los pilotos que bordeaban el top 5. La competición ahora se toma un par de semanas de descanso antes de otra 'triple amenaza' para concluir 2021, con Portland, Laguna Seca y Long Beach como jefes finales.

    RESULTADOS FINALES DE LA GATEWAY 500

    Fotos: IndyCar Media