¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarMax Chilton continúa en Carlin para los circuitos ruteros y la Indy 500

    Adrián Fernández
    Adrián Fernández4 min. lectura

    El piloto británico repite por tercer año en Carlin, con el mismo programa del año pasado.

    Volverá a las 500 millas de Indianápolis, pese a haber renunciado a todos los demás óvalos.

    La identidad del piloto de óvalos y del segundo coche, toda una incógnita.

    Durante todo este 2020, la gran incógnita de la parrilla de IndyCar ha pasado a ubicarse en el garaje de Carlin. Tras un durísimo año, en el que su asociación técnica con McLaren y dos de sus tres coches vieron la Indy 500 desde el garaje, y en el que llegaron a emplear hasta seis pilotos para completar la temporada, Trevor Carlin estuvo a punto de decir basta, espoleado por la ampliación de Andretti y Ganassi, hasta el punto de haberse planteado vender su material y volver a concentrarse solo en Europa tras solo dos años en la categoría.

    Finalmente, Carlin decidió dar marcha atrás e intentarlo de nuevo en 2020, con la intención de volver a contar con dos coches. Hasta esta semana, el silencio era absoluto, y éste sigue imperando en gran medida, pero la primera incógnita se ha despejado con la continuidad de Max Chilton, que iniciará su quinta temporada en IndyCar con el mismo programa parcial que disputó en 2019, consistente en las 12 pruebas de circuito rutero y una nueva participación en las 500 millas de Indianápolis.

    El piloto británico, que cumplirá 29 años en abril, seguirá al volante del coche #59, pero volverá a renunciar a disputar los otros cuatro óvalos del calendario (Texas, Richmond, Iowa y Gateway), una decisión que tomó el año pasado tras quedarse fuera de la Indy 500, por su creciente aversión a esta disciplina de competición tras el grave accidente de Robert Wickens en 2018. Pese a la introducción del Aeroscreen esta temporada, Chilton mantiene su decisión, aunque la revierte parcialmente para intentar competir en el gran espectáculo de Indianápolis. Con ello, este será el tercer asiento a tiempo completo que tendrá pilotos diferentes para circuito y óvalo, tras el #14 de Foyt y el habitual #20 de Carpenter.

    El asiento del #59 queda abierto, por tanto, para los cuatro restantes óvalos, siendo la preferencia de Carlin la de encontrar un piloto experimentado para ayudar al equipo en términos de configuración del coche. Estando descartado James Hinchcliffe por su vinculación con Honda, pilotos como Spencer Pigot, James Davison, J.R. Hildebrand o incluso Oriol Servià encajarían en el perfil, pero no se conoce que ninguno de ellos haya mantenido alguna negociación al respecto.

    A su vez, el segundo coche sigue estando en duda después de que el gran favorito, Sérgio Sette Câmara, cambiase de intenciones rumbo a un nuevo año en Fórmula 2, aunque su asiento preferido (Hitech) ha sido ocupado por Luca Ghiotto y Nikita Mazepin. Por el momento, ese coche debería estar ocupado en el test de Austin, donde estuvo R.C. Enerson el año pasado, pero Chilton si estará presente, siendo el 25º piloto confirmado para la primera carrera del año en St. Petersburg, donde se esperan 26 si Carlin cumple con su parte.

    Fotos: IndyCar Media