¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarWill Power vence en un Pocono lastrado por la lluvia y otro accidente múltiple

Cinco coches colisionaron en la primera vuelta, con Rosenqvist rozando el desastre ante la valla y Rossi implicado.

La lluvia finiquitó la carrera tras 128 vueltas completadas, a falta de 72 por disputar.

Power venció tras rebasar a Scott Dixon en la vuelta 115.

Durante la carrera de Will Power, una de las constantes ha sido la obtención de victorias. Ya en su segundo año en Champ Car, 2007, el australiano se hizo con dos triunfos, y desde entonces no se ha detenido, sumando al menos una victoria cada año. Este 2019, con solo tres podios en su haber, corría el riesgo de ser su primer año sin victorias desde su incorporación a Penske en 2009, pero el australiano saldó su cuenta pendiente ganando por tercera vez las 500 millas de Pocono, una carrera terminada antes de tiempo por la lluvia, y que comenzó de nuevo con un violento accidente en las primeras vueltas en el que, por fortuna, no hubo que lamentar ningún tipo de lesión.

Intentando ganar posiciones por el exterior de la pista camino de la curva 2, Takuma Sato giró rápidamente a la izquierda cuando aún estaba en paralelo con Ryan Hunter-Reay y Alexander Rossi, colisionando con ambos. Con los tres coches fuera de control en el interior de la pista, Hunter-Reay y Rossi golpearon el muro interior y ambos acabaron en la entrada de la curva 2, donde chocaron con Felix Rosenqvist. El coche del piloto sueco, que ha sufrido notablemente para ser rápido en óvalo, se volteó lateralmente en el aire e impactó ligeramente con el frontal en la valla, librándose por poco de un accidente parecido al que Robert Wickens sufrió el año anterior.

El coche de Sato terminó boca abajo junto al de Hunter-Reay, y Rosenqvist tardó en salir de su coche, pero todos los implicados lo hicieron por su propio pie, incluyendo un James Hinchcliffe que acabó en el muro intentando evitar el incidente. El deflector frontal del canadiense impidió que una pieza de carbono le golpease en el casco, algo que ya ocurrió a mucha menos velocidad hace tres años en el Gran Premio de Indianápolis. La consiguiente bandera roja duró 52 minutos, mientras se llevaba a cabo labores de limpieza y una reparación de la valla de aspecto cuestionable. Ante la prensa, había dos posturas claras: Sato había hecho un movimiento incomprensible, teniendo en cuenta el circuito y siendo la primera vuelta de una carrera de 500 millas; y que Pocono, altamente cuestionado este último año, empieza a no hacerles gracia ninguna.

A su vez, los mecánicos de Rossi y Hinchcliffe trabajaban a destajo para poder sacar sus coches a pista y beneficiarse de posteriores abandonos, pero ambos pilotos fueron penalizados con 10 vueltas por las extensivas reparaciones con banderas rojas. Simon Pagenaud había asumido el liderato de la prueba en una salida muy apretada, y Josef Newgarden no pudo seguirle en la resalida, siendo superado por Scott Dixon, mientras Power se veía obligado a perder una decena de puestos por una parada en boxes. El otro gran beneficiado había sido Santino Ferrucci, que se colocó quinto tras el incidente y cuarto tras la parada de Power, aunque perdió posición con Graham Rahal en la resalida.

Como se esperaba, la carrera fue muy estática desde el primer stint, con la dificultad para adelantar sumada a la mayor paciencia de los pilotos. En el primer periodo de paradas, Ferrucci ganó la partida estratégica adelantándose cuatro vueltas a sus rivales directos, y consiguió ganar posición en pista a Dixon y Rahal tras hacer ellos sus paradas, más la de un Newgarden que cayó al séptimo puesto. Su apuesta se vio reforzada por el accidente de Spencer Pigot en la curva 2, aparentemente por rotura, en la vuelta 41, y también la de Will Power, que entró a pits segundos antes, y que consiguió volver en cuarto lugar tras Dixon. Durante el caution, Dirección de Carrera reordenó la situación y le colocó en segunda posición, por delante de Ferrucci y Dixon.

En la resalida de la vuelta 48, Power atacó con todo a Pagenaud por el exterior, y consiguió rebasar en la vuelta siguiente a su compañero, pero el francés se la devolvió dos vueltas después. Por detrás, Dixon recuperó la tercera posición sobre Ferrucci, y un espectacular Marcus Ericsson, que había sido octavo desde la primera resalida, se situó quinta posición, a la vez que Graham Rahal caía del quinto al décimo lugar en una mala arrancada. Los cuatro primeros se marcharon con relativa facilidad, mientras Colton Herta, perjudicado por un mal primer stop, avanzaba al octavo lugar durante el stint, mientras Ericsson perdía cuatro posiciones de golpe en la vuelta 62.

Justo antes de las segundas paradas, en la vuelta 71, un lento Hinchcliffe, que había vuelto a pista brevemente, frenó a Pagenaud en la curva 3, y Power aprovechó para recuperar el liderato, con el francés entrando en la vuelta siguiente. Buscando estirar más su parada, al líder de carrera le salió rana la apuesta con el accidente de Herta en la vuelta 74, también en la segunda curva, cayendo al séptimo puesto tras su parada. En la resalida, Dixon, Ferrucci y Pagenaud conservaron las tres primeras posiciones, mientras Carpenter y Power sorprendían a Newgarden y completaban el top 5, todo ello con la lluvia como amenaza de fondo.

En las últimas paradas, Ferrucci trató de atacar el liderato parando dos vueltas antes, pero su maniobra solo le costó posición con Power y Pagenaud. El australiano inició de inmediató su ataque, y en la vuelta 115 se puso al frente de la prueba, abriendo hueco de inmediato con Dixon para consolidar su victoria. 12 giros más tarde, la bandera amarilla llegó a Pocono por la cercanía de la tormenta eléctrica, y la consiguiente bandera roja salió dos vueltas después. Con el atardecer a dos horas de distancia y la inminente lluvia con 70 vueltas por delante, IndyCar dio por terminada la carrera alrededor de la medianoche española, media hora después.

Con este triunfo, Power ha sumado su 36ª victoria en IndyCar, la novena en óvalo y la quinta en una carrera de 500 millas, aunque hoy solo se completasen 322. Con su cuarto top-2 consecutivo, y su noveno podio del año, Dixon reafirmó su candidatura al título, más aún con el quinto puesto de un Newgarden que, pese a todo, amplía su ventaja al frente de la general. Pagenaud, por su parte, consiguió su primer podio sin victoria (el cuarto) este año, mientras que Ferrucci, en cuarto lugar, igualó el resultado obtenido en Texas (al igual que Ed Carpenter con su sexto puesto), habiendo firmado sus tres mejores posiciones de la temporada en óvalo.

Así, la general queda con Newgarden exhibiendo una ventaja de 35 puntos con Rossi, 40 respecto a Pagenaud y 52 con Dixon, a falta de solo tres carreras por disputarse, pero con más de 200 puntos en juego. Así ha terminado, muy probablemente, la historia en IndyCar de unas 500 millas de Pocono que parecía en camino de ser rescatada para el futuro en los últimos días, pero que podría haber exhalado su último respiro en el calendario. Cuando los pilotos tienen más en cuenta el no hacerse daño que competir entre sí, todo pasa a un segundo plano. La próxima semana, en un óvalo mucho menos controvertido como Gateway, no existirá ese problema.

RESULTADOS finales de las 500 millas de pocono (vuelta 128 de 200)

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto