¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarLa estrategia y la fortuna coronan a Takuma Sato, y salvan a Dixon

    El japonés, que salía 20º, venció gracias a dos oportunas neutralizaciones y una estrategia a dos paradas.

    Dixon, que evitó por poco un abandono en un accidente múltiple, fue quinto con la misma estrategia, reforzando su liderato.

    Rossi y Newgarden rescataron dos top 10 tras verse perjudicados por las amarillas.

    El regreso de la IndyCar a Portland este pasado domingo tras once años de ausencia no decepcionó en lo que a intriga, emoción y resultados inesperados se refiere, pero incluso los más osados habrían tenido muy difícil apostar por Takuma Sato para hacerse con el triunfo, más aún cuando ocupaba la vigésima posición de salida, solo por delante de cinco coches. Al final del día, no obstante, terminó por delante de todos para obtener la tercera victoria de su carrera en IndyCar (Gran Premio de Long Beach 2013, 500 millas de Indianápolis 2016), y la primera del equipo Rahal Letterman Lanigan Racing este año.

    La prueba tuvo, de nuevo, un inicio agitado al producirse un accidente en el que se vieron involucrados siete coches, y que acabó con la carrera de cuatro de ellos. Peleando por el quinto lugar, James Hinchcliffe perdió el control de su monoplaza tras un toque con Zach Veach, arrastrando consigo a los cinco coches que le predecían: Sébastien Bourdais, que había perdido tres puestos en la salida y consiguió salir indemne, Ed Jones, Marco Andretti, cuyo coche volcó tras pasar por encima del de Hinchcliffe, Graham Rahal y el líder del campeonato, Scott Dixon, que de forma increíble emergió de la densa nube de polvo medio minuto después sin apenas daños en su coche, aunque al final de la parrilla tras Bourdais.

    En cabeza, el duelo entre los dúos estrella de Andretti y Penske se decantó a favor de los primeros en un principio: en la salida, tanto Alexander Rossi como Ryan Hunter-Reay, que salía con gomas duras, habían conseguido superar a un dubitativo Josef Newgarden, y curvas después de que terminase el periodo de caution, el líder Will Power sufrió un problema en su caja de cambios que le hizo perder una decena de posiciones, y que le obligó a hacer malabarismos en vueltas posteriores para no calar el coche en curva lenta ni en boxes.

    El juego estratégico entró pronto en marcha: la mayoría apostó por una estrategia a tres paradas, algunos incluso parando pronto para ahorrar en los tres stints posteriores, pero cuatro pilotos (Power, Dixon, Sato y Bourdais) prefirieron alargar y completar la carrera en dos paradas, aunque Dixon recibió un Drive Through por exceder el límite de velocidad en boxes. Tras el trío de cabeza, donde Rossi había puesto tierra de por medio con Hunter-Reay, se había desatado una batalla entre gente poco habitual en busca de su día de gloria como Jordan King y Jack Harvey, que consiguieron superar a un Veach con algunos daños por el accidente inicial.

    Newgarden pasó a la acción en la vuelta 43 y rebasó a Hunter-Reay, pero casi de forma simultánea, Power perdía el control de su coche al salir de la penúltima curva cuando ocupaba el noveno lugar, golpeando un muro que ya había atrapado a varios este fin de semana. En el giro 49, dos vueltas después de la resalida, Newgarden vio la oportunidad de atacar y superó a Rossi en la chicane para ponerse al frente de la carrera, una maniobra que King imitó pocos metros detrás para adelantar a Hunter-Reay. La carrera de estos pilotos, no obstante, quedó comprometida cuando Veach tuvo una salida de pista idéntica a la de Power en la vuelta 57, aunque sin golpear el muro.

    Este tercer caution hizo que las paradas previstas de Newgarden, Rossi, King y Matheus Leist (quinto gracias a infortunios ajenos y tres adelantamientos), tuvieran que hacerse con la carrera neutralizada, lo que mandó a Rossi y Newgarden a la 16ª y 17ª posición. Además, benefició tanto a los pilotos que pararon en el segundo caution como a los ahorradores, en especial a Sato, Bourdais y Dixon, que habían parado justo antes de ese segundo caution, y cuya estrategia de dos paradas (con la que aspiraban a la parte baja del top 10) les puso en cabeza. Solo tenían por delante a Hunter-Reay, el único de los líderes que esquivó esta bala, al variar su estrategia tras el segundo caution buscando dos stints muy largos para ahorrarse una parada.

    Su opción, no obstante, le impidió despegarse de sus persguidores con la carrera relanzada, antes de parar en la vuelta 71. Cuatro vueltas después, Santino Ferrucci, uno de los beneficiados al parar en el segundo caution de la jornada, vio como su séptima posición se apagaba al unísono junto a sus sensores de gasolina, propiciando un tercer caution que los comisarios retrasaron lo máximo posible para permitir que todos los pilotos hiciesen su parada antes y no afectar así al orden de carrera.

    Con todo, Sato emergió justo por delante de Hunter-Reay, con más gasolina y segundos de 'push to pass', además del mismo compuesto. El japonés, al que el incidente de Ferrucci le había obligado a parar algo antes de lo esperado, mantuvo a raya al piloto de Andretti, resistiendo un intento de ataque final para conseguir su primera victoria en un circuito permanente desde el último de sus triunfos en la Fórmula 3 británica en Silverstone, allá por 2001. Bourdais llegó a acercarse en ocasiones a Hunter-Reay, pero acabó en un buen tercer lugar, y su segundo podio del año tras su triunfo en St. Petersburg, un buen botín tras su atropellado inicio de carrera.

    Situado en séptimo lugar tras los incidentes de la salida, Spencer Pigot logró salir bien parado de su detención durante el segundo caution, al contrario que pilotos como Carlos Muñoz y Harvey, y firmó el segundo mejor resultado de su carrera con una cuarta posición al pasar en la vuelta 83 a Dixon. El neozelandés logró sacar un inesperado top 5 de un día que podría haber significado un golpe muy duro, y del cual salió incluso beneficiado, ya que la remontada de Rossi solo pudo llevarle al octavo lugar, adelantando por el camino a un Newgarden que fue décimo.

    Delante de Rossi terminaron Simon Pagenaud y Charlie Kimball (los cinco top 10 de Carlin son suyos), dos beneficiados más por las amarillas, al igual que un Pietro Fittipaldi que salió bien parado de su estrategia a tres paradas ahorradora, mientras que King y Harvey terminaban mucho más atrás, maldiciendo su suerte. Más aún la maldecirá Rossi, al que una inoportuna salida de pista de uno de sus compañeros no solo le ha impedido ser líder en Sonoma, si no depender de sí mismo para ser campeón, al situarse a 29 puntos. Por lo menos, Portland descartó casi por completo de la batalla a Penske, así que la cosa estará solo entre ellos dos. En algo menos de dos semanas, la resolución del duelo entre los dos púgiles más sólidos del campeonato.

    Resultados del Gran Premio de Portland (105 vueltas)

    Clasificación general de la IndyCar 2018 (carrera 16 de 17)

    (en negrita, pilotos con opciones de título)

    (R): Novato
    *: Temporada parcial

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto