¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarRyan Norman, otro debutante para el tercer coche de Coyne en Mid-Ohio

    Ryan Norman cumplirá su ambición de pilotar en IndyCar tras 18 meses de espera.IndyCar Media

    El piloto de Ohio, que fue cuarto en dos temporadas recientes de Indy Lights, coge el testigo de Cody Ware tras su 19º puesto en Road America.

    Coyne y Ware planean alinear el #52 en los tres siguientes eventos el próximo mes de agosto, incluyendo el debut en óvalo de Romain Grosjean.

    En el primer año de su alianza formal, Dale Coyne Racing y Rick Ware Racing continúan expandiendo su programa de IndyCar, que inicialmente consistía solo en una co-propiedad de su segunda máquina con el número #51 para Romain Grosjean (circuitos ruteros) y Pietro Fittipaldi (óvalos). Tras una frustrada pre-inscripción en las 500 millas de Indianápolis, un tercer coche con el #52 debutó finalmente el pasado fin de semana con Cody Ware, obteniendo un aceptable 19º lugar en su debut en monoplazas bajo la atenta mirada de su padre. Esto no fue solo una participación esporádica, sino la primera de varias carreras en las que el #52 estará en pista en 2021.

    Sin ir más lejos, la siguiente ocasión será en las inminentes 200 millas de Mid-Ohio del 4 de julio, y con otro debutante al volante. El equipo Coyne ha confirmado este jueves que el estadounidense Ryan Norman hará su debut en la IndyCar Series pilotando el #52 en Mid-Ohio junto a Grosjean y el piloto a tiempo completo del equipo, Ed Jones. Norman, de 23 años, probó por primera vez un IndyCar en julio de 2019 con Andretti Autosport, y esta misma semana tuvo su primera toma de contacto con el #52 en un test privado en el que Grosjean le acompañó. Ambas pruebas tuvieron lugar en el mismo Mid-Ohio, que es el circuito de casa para un Norman que nació en la cercana localidad de Aurora, Ohio.

    Este piloto ha tenido una trayectoria atípica, ya que sus inicios fueron en el motocross, y su transición a los monoplazas no se produjo hasta los 16 años, cuando hizo un cursillo de tres días en la famosa escuela de competición Skip Barber. Sin perder más tiempo, Norman compitió en años siguientes en fórmulas semi-amateur del Sports Car Club of America, siendo segundo en Formula Enterprises y campeón de Formula Atlantic, antes de lanzarse a competir en Indy Lights en 2017 con el poderoso equipo Andretti, sin pasar por las dos divisiones inferiores del Road to Indy.

    Tras un discreto primer año de adaptación, Norman terminó cuarto en las dos temporadas posteriores con ocho podios en 35 carreras, dos de ellos en el cajón más alto en 2018 (Gateway) y 2019 (Road America), año en el que perdió con Oliver Askew en un final de photo-finish en el óvalo de Indianápolis. Desde entonces, Norman ha hecho su debut en las 24 horas de Daytona pilotando un LMP3, y ha participado la última temporada y media en el Michelin Pilot Challenge, la categoría soporte del IMSA. En ella se proclamó campeón de la clase TCR en 2020 junto al ex-piloto de IndyCar Gabby Chaves, con victorias en Road America, Road Atlanta y Laguna Seca al volante de un Hyundai Veloster.

    El coche #52, pilotado el pasado domingo por Cody Ware en Road America.

    Ahora, con el apoyo de una compañía dedicada a la inversión de las polémicas criptomonedas y 'tokens no fungibles' en el mundo de los deportes electrónicos, Norman recibe su esperada oportunidad en un circuito como Mid-Ohio, en el que ganó varias veces a nivel amateur y logró dos de sus ocho podios de Indy Lights. Será la segunda presencia de un #52 que, casi con toda probabilidad, aparecerá al menos en las tres siguientes carreras del campeonato. Estas citas, eso sí, no tendrán lugar hasta el mes de agosto, ya que el canal poseedor de los derechos televisivos en Estados Unidos se concentrará en la emisión de los Juegos Olímpicos de Tokio.

    Según desveló el diario IndyStar en la jornada de ayer, Rick Ware planea volver a contar con su hijo Cody para la primera edición del muy publicitado Music City Grand Prix, el próximo 8 de agosto en un nuevo circuito urbano en Nashville. Su participación está prevista también para el segundo Gran Premio que IndyCar celebrará en el rutero de Indianápolis el 14 de agosto como soporte del primer Brickyard Weekend, en el que la NASCAR Cup Series hará su debut en esa variante. Cody Ware, de hecho, planea competir en las tres carreras de ese fin de semana, añadiendo a las mencionadas la prueba de la NASCAR Xfinity Series.

    Por último, la siguiente ronda tendrá lugar en Gateway como cuarto y último evento en óvalo del año, y todos los indicios apuntan a que Romain Grosjean efectuará allí su debut oval en el coche #52, permitiendo que Fittipaldi siga en el #51 como estaba previsto. Aunque ninguno de estos planes han sido confirmados formalmente por los equipos, Associated Press publicó hace dos semanas que Grosjean les había ratificado su presencia en esta carrera, con el objetivo de evaluar un programa completo en 2022 y una posible participación en las 500 millas de Indianápolis.

    Todos estos planes van en camino a una presencia reforzada el año próximo en la que Rick Ware Racing quiere ser un socio fundamental. Los planes de este modesto y peculiar equipo pasan por vender dos de sus cuatro licencias en la NASCAR Cup Series, categoría en la que Pietro Fittipaldi podría llegar a hacer su debut con ellos casi 20 años después de la experiencia de su primo segundo Christian Fittipaldi. Ware aseguró también que la excelente actuación de Grosjean en el Gran Premio de Indianápolis permitió ampliar su actual patrocinio, el cual solo estaba firmado hasta ese fin de semana, y ya trabaja en asegurar el paquete económico para su piloto en 2022.

    Fotos: IndyCar Media