¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Tatiana Calderón probará un IndyCar con Foyt en Mid-Ohio

    Tatiana Calderón posa con el vehículo que probará este martes en Mid-OhioROKiT

    La piloto colombiana, que compite actualmente en Super Formula, probará el vehículo de Sébastien Bourdais el próximo martes.

    Ambos comparten patrocinador, y Foyt usará uno de sus días extra de test destinados a pilotos novatos.

    Calderón ya compitió en las fórmulas de promoción americanas en 2010 y 2011.

    Debido a las importantes restricciones de entrenamientos este año, los equipos de IndyCar encuentran una utilidad aún mayor en los días de test adicionales que cada año se les otorga en el caso de contar con un piloto novato o con alguien que aún no haya debutado en la categoría. Sin ir más lejos, tanto Chip Ganassi Racing como Dale Coyne Racing han aprovechado esta circunstancia a lo largo de la temporada para dotar de rodaje adicional a Jimmie Johnson y Romain Grosjean. Mid-Ohio es uno de los circuitos más socorridos a la hora de probar con neófitos en la categoría, y el equipo A. J. Foyt Racing aprovechará para hacerlo con Tatiana Calderón.

    La piloto colombiana, de 28 años, estará con el equipo este fin de semana durante las 200 millas de Mid-Ohio, y llevará a cabo su primer test al volante de un IndyCar el próximo martes 6 de julio, dos días después de la disputa de la carrera. Lo hará al volante del coche habitual de Sébastien Bourdais, el piloto principal de Foyt, con el cual comparte una vinculación comercial a través de ROKiT. Tatiana cuenta con el apoyo de la compañía de telecomunicaciones desde marzo del año pasado (anunciado una semana antes de los cierres mundiales a gran escala), y el vehículo que pilotará cuenta con un prominente patrocinio de la misma empresa desde este año.

    Calderón contará con la impagable asistencia del experimentado Sébastien Bourdais. / @ ROKiT

    Pese a que los resultados no han acompañado en años recientes, Tatiana cuenta ya con una notable experiencia en monoplazas de gran potencia, más allá de un desastroso paso por Fórmula 2 en 2019, o de su rol como piloto de pruebas de Alfa Romeo desde 2018, año en el que pudo probar un monoplaza de 2013 cuando el equipo aún era conocido como Sauber. Desde el año pasado, Calderón compite en Japón en la exigente Super Formula, aunque la pandemia ha vuelto a afectar notablemente su programa competitivo tras perderse de nuevo dos carreras a raíz de las restricciones de entrada en el país. En las siete carreras que ha podido disputar con ThreeBond hasta la fecha, dos duodécimos puestos son sus mejores resultados.

    Tatiana, que está inmersa también en su segundo año con el programa LMP2 de Richard Mille y el primero como participante regular del Mundial de Resistencia, cuenta también con una experiencia competitiva en los Estados Unidos que se remonta a los inicios de su carrera, cuando solo había pilotado en circuitos en una categoría de coches Radical en Europa. En 2010 se enroló en la conocida por entonces como Star Mazda (actual Indy Pro 2000, penúltimo peldaño antes de IndyCar), terminando décima entre los 14 pilotos que compitieron a tiempo completo con cinco top 10 en doce carreras. Repitió en 2011 y escaló hasta la sexta posición entre los 12 pilotos habituales, con dos terceros puestos en Barber y Mosport, antes de transicionar a los Formula 3 en Europa.

    Las mujeres y Colombia, con pedigrí en la parrilla de IndyCar

    Simona de Silvestro celebra su podio en Houston, hace ya ocho años. / @ IndyCar Media

    Aunque se trata solo de una oportunidad facilitada por un sponsor común, existe la posibilidad de que este test fuese una primera toma de contacto para una transición americana, ya sea en Indy Lights o directamente en IndyCar. En ese caso, Calderón podría beneficiarse de una cultura en el que las mujeres no son solo una novedad al volante. Desde los primeros casos de los años 70, con la olvidada Arlene Hiss y la más mediática Janet Guthrie (primera mujer en pilotar en las 500 millas de Indianápolis, y a la que el propio Foyt dio su primera oportunidad), la categoría ha contado desde entonces con la ex-F1 Desiré Wilson, Lyn St. James, Sarah Fisher, Milka Duno, Ana Beatriz, Pippa Mann y las dos que mejor rendimiento han ofrecido, Danica Patrick y Simona de Silvestro.

    Si bien St. James logró una segunda fila en la Indy 500 de 1994 por delante de Nigel Mansell, y Fisher obtuvo una pole y dos podios en sus primeros años a principios de los 2000, fue Danica quien reventó barreras en su temporada debut en 2005 con tres poles y un tardío liderazgo en las 500 millas de Indianápolis que acabó en cuarto lugar. En 2008 obtuvo en el óvalo de Motegi la única victoria hasta la fecha de una mujer, y en 2009 terminó tercera en la Indy 500. Siendo los óvalos su punto fuerte, Patrick consiguió siete podios en 116 carreras, allanando el camino para que en las ediciones de 2010 y 2011 hubiese cuatro mujeres en calidad de piloto en la parrilla de la Indy 500.

    Por su parte, Simona ha sido la única capaz de competir a gran nivel con regularidad en circuitos ruteros, obteniendo buenos resultados en clasificación o carrera pese a competir con equipos de bajo presupuesto. En su cuarta temporada, 2013, se consagró con seis top 10 en parrilla y ocho en carrera, entre ellos un segundo lugar en el Gran Premio de Houston que igualó el conseguido seis años antes por Danica en Detroit en circunstancias más afortunadas. La falta de patrocinio y su fallido paso por Sauber cercenó su carrera en monoplazas, pero este año ha regresado a la Indy 500 tras seis años de ausencia con un equipo 100% femenino asociado al Team Penske... en el que pagó el pato del mal año que la poderosa estructura ha tenido en cuanto a setups en Indianápolis.

    Por si todo esto no fuese poco, Colombia también cuenta con un rico historial en IndyCar, desde los tiempos de un Roberto Guerrero que ganó dos carreras, rozó la victoria en la Indy 500 de 1987 y firmó una pole de récord en 1992. Juan Pablo Montoya cogió el testigo con creces gracias a su título de 1999 y sus Indy 500 en 2000 y 2015. En los cinco años que precedieron a ese segundo triunfo, debutaron Sebastián Saavedra, Carlos Muñoz (ganador de carrera, dos veces segundo en la Indy 500), Carlos Huertas y Gabby Chaves, llegando a coincidir los cinco en una carrera de 2015. Un año antes, tres de ellos protagonizaron un podio histórico en Houston, con Montoya y Muñoz escoltando en el podio a un Huertas que ganó por un golpe de fortuna. Sin embargo, el regreso de Montoya a la Indy 500 este año supuso la primera presencia de un colombiano en parrilla desde que acabó 2018.

    Fotos: ROKiT / IndyCar Media