¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCar contará con su propio videojuego en 2023 tras 19 años en el limbo

    El coche de Álex Palou ha sido empleado como imagen oficial del anuncio.IndyCar Media

    La desarrolladora Motorsport Network ha anunciado la adqusición de los derechos para publicar un videojuego específico de IndyCar en 2023.

    Será el primer juego de este estilo desde 'IndyCar Racing 2005'.

    La compañía ha adquirido los studios responsables de rFactor 2, NASCAR Heat y 'Kartcraft' en los últimos meses.

    El día 22 de junio de 2004, Codemasters lanzó al mercado 'IndyCar Series 2005', su segundo videojuego basado en la competición de monoplazas americanos, para PlayStation 2, Xbox y PC. El título seguía erróneamente la costumbre de las franquicias de deportes de equipo, y al igual que su predecesor, su contenido estaba basado en la temporada anterior, en este caso 2003. La compañía encargada de desarrollar en la actualidad las entregas de la saga F1 que publica Electronic Arts no renovó la licencia, y aquel es, hasta hoy, el último videojuego oficial que IndyCar ha tenido en el mercado. Esa insostenible sequía tendrá punto y final en 2023.

    Casi un año después de confirmarse las conversaciones entre la categoría y la empresa distribuidora, Motorsport Games anunció recientemente que ha alcanzado un acuerdo con IndyCar Series para desarrollar un videojuego oficial de la categoría, cuyo lanzamiento tendrá lugar en 2023. Tras dos generaciones enteras de vacío casi absoluto, serán las consolas de novena generación (PlayStation 5 y Xbox Series X) las que exhiban la acción en sus plataformas, junto a la imprescindible versión para ordenadores domésticos.

    De este modo, IndyCar consigue al fin plasmar su apuesta por reintroducirse en un mercado virtual en el que otras muchas competiciones les llevan años de ventaja, pese a que sus coches suelen ser de los más populares en las pocas plataformas en las que está disponible. Una muestra de ese hecho fue el éxito del IndyCar iRacing Challenge, celebrado en la primera mitad de 2020 para cubrir la ausencia de competición por la pandemia del COVID-19 en la plataforma de pago iRacing, y que contó con la participación de una gran mayoría de los pilotos reales de la categoría, siendo sus citas emitidas en directo en televisión.

    Fundado en 2018 como una de las enésimas ramas del Motorsport Network, esta compañía adquirió aquel año los derechos de publicación de la popular saga NASCAR Heat durante una década al hacerse con la mitad de las acciones de la desarrolladora 704Games, y desde entonces ha ido ampliando su presencia en el mercado. En 2020, durante los puntos más álgidos de la pandemia, organizaron numerosas competiciones de 'esports', como la popular Le Mans Esports Series y sus 24 horas de Le Mans virtuales, además de los eventos virtuales de Formula E, NASCAR o el Mundial de Rallycross.

    En este 2021, la compañia ha aumentado notablemente sus recursos de desarrollo al adquirir el pasado 3 de marzo a la subsidiaria Studio397, la encargada del popular simulador online rFactor 2. El 22 de marzo asimilaron al equipo de desarrollo de 'Kartkraft', un hiperrealista simulador de karting, y el 20 de abril completaron su adquisición de 704Games, pasando a estar la franquicia NASCAR Heat bajo su responsabilidad absoluta. A su vez, Motorsport Games se hizo anteriormente con los derechos para desarrollar videojuegos exclusivos del campeonato británico de turismos BTCC (que verá la luz en 2022), y la posibilidad de hacer lo propio con el Mundial de Resistencia ante su próxima eclosión competitiva en 2023 está sobre la mesa.

    En la actualidad, los fans que quieran disfrutar del pilotaje de un IndyCar en versión virtual han de recurrir a un PC y a iRacing, mientras que su alternativa consolera es pilotar el chasis oficial de anterior generación en cualquiera de las tres últimas entregas de la saga Forza Motorsport, exclusiva para las consolas de Microsoft. Una situación muy distinta a la de los años 90, otra época a nivel de tecnificación y tiempos de desarrollo, en la que los videojuegos de IndyCar proliferaban como champiñones.IndyCar Racing I y II, CART Precision Racing, Danny Sullivan's Indy Heat, los arcades de Indy 500 de Sega, Indy Racing 2000, CART Fury Championship...

    Esos son solo algunos ejemplos. De hecho, el último videojuego de IndyCar publicado es una entrega centrada en coches y circuitos entre 1961 y 1971, llamado Indianapolis 500 Evolution, y que vio la luz en Europa a principios de 2010 para Xbox 360. Ahora, por fin, los aficionados podrán enfrentarse a los desafíos únicos de un juego específico, como la posibilidad de disputar el campeonato con las licencias y normas oficiales, o afrontar unas 500 millas de Indianápolis con todos sus ritos, sesiones y salida de tres en paralelo.

    Fotos: IndyCar Media