¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarHarvey firma un programa parcial con Shank y Schmidt

El piloto británico disputará al menos seis carreras de IndyCar la próxima temporada, entre ellas las 500 millas de Indianápolis.

Shank, que aumenta su implicación tras debutar en la Indy 500 de este año, confía en poder ampliar el acuerdo a un total de ocho carreras, la mitad del campeonato.

La parrilla de IndyCar contará en 2018 con una segunda inscripción parcial, tras la formalizada por Juncos en octubre, de la mano de otro equipo nuevo, Mike Shank Racing. La organización, presidida por el ex piloto del mismo nombre y que compite con buenos resultados en el campeonato de resistencia IMSA, ha llegado a un acuerdo conjunto con Sam Schmidt Motorsports para alinear un monoplaza en, al menos, seis de las 17 carreras de la temporada 2018, con el piloto británico Jack Harvey al volante, en lo que ambas partes describen como "un acuerdo multianual".

Entre los seis eventos que Harvey disputará, se encuentran algunas de las carreras más emblemáticas del calendario: la prueba que inaugura la temporada en St. Petersburg (11 de marzo), el emblemático Gran Premio de Long Beach (15 de abril), el Gran Premio de Mid-Ohio (29 de julio), la penúltima prueba del año en Portland, que regresará tras 11 años de ausencia (2 septiembre), la cita final en Sonoma (16 de septiembre) y, por supuesto, las 500 millas de Indianápolis del 27 de mayo. Además de esas seis carreras, Shank espera poder añadir al programa las pruebas de Road America (24 de junio) y Toronto (15 de julio), si el presupuesto acompaña. De disputar ambas, Harvey habría participado en todas las pruebas de circuito, salvo los Grandes Premios de Alabama e Indianápolis, y la Dual in Detroit.

Con Shank, Harvey tomó parte en su primera Indy 500, clasificando en 27º lugar y abandonando tras 65 vueltas al sufrir un accidente cuando rodaba en 25ª posición, por pasar por encima de los restos del accidente de Conor Daly. Para el británico, de 24 años, la fusión entre los dos equipos que le han permitido disputar sus tres primeras carreras de IndyCar este año es idónea.: "La experiencia de trabajar con Mike Shank en la Indy 500 fue muy positiva, y fue genial aprovecharla con Schmidt en las dos últimas carreras del año. Ahora, correr con Mike y tener también el apoyo de Schmidt para este programa es lo mejor de ambos mundos para mí. Quiero hacerlo lo mejor que podamos para mis patrocinadores, y estoy deseando que llegue St. Petersburg".

Tras varios años de intentos frustrados, Shank logró participar en la Indy 500 de este año con su propio equipo de mecánicos e ingenieros gracias a un acuerdo con Andretti Autosport, que les suministró su sexto monoplaza. Tras meses de trabajo, Shank ha cumplido su promesa de aumentar su participación en la categoría, esta vez con su propio monoplaza: "Hubo una tonelada de trabajo por hacer solo para llegar a este punto y, por supuesto, es solo el principio. Estamos encantados de tener a Jack de vuelta con nosotros, y también muy concentrados en aprovechar al máximo este programa. Es una ardua empresa, pero he trabajado en ello sin parar, cada día, durante meses para tener todo en su sitio, y para ser capaces de tener un programa competitivo".

La historia de Harvey con Schmidt se remonta a 2014, cuando el británico, que había sido quinto en GP3, optó por saltar a la Indy Lights con su equipo. Con sendos subcampeonatos en 2014 y 2015, Schmidt estaba dispuesto a hacerle debutar en IndyCar en Watkins Glen, pero un fuerte accidente en un test en Mid-Ohio cambió la situación. Dos años después, aquel compromiso terminó cumpliéndose, con Harvey pilotando el segundo coche de Schmidt en el Glen (14º) y Sonoma (18º). "Seguimos buscando formas de fortalecer nuestro equipo y mejorar nuestras operaciones principales", asegura Schmidt, en una semana movida tras abortarse la asociación con Calmels para la Indy 500, "y creemos que esta asociación multianual lo hará. El historial de Mike en el automovilismo habla por sí solo, y estamos encantados de que haya decidido involucrarnos en su tarea de expandir su programa de IndyCar".

Tras la confirmación de Shank, y la de Juncos el pasado octubre, dos de los cuatro equipos nuevos que anunciaron su intención de competir en la IndyCar en 2018 ya tienen programa anunciado, ambos de forma parcial, cuando sus posibilidades en principio eran las más remotas. Queda ver, por tanto, cuando se pronunciarán Harding Racing y Carlin, a quienes se espera durante la totalidad de la temporada. Los primeros han asegurado a lo largo del año que alinearían un coche para Gabby Chaves, y la prensa americana ha dejado entrever que trabajan en la posibilidad de añadir un segundo coche, con Esteban Gutiérrez como uno de los favoritos, pero nada ha sido anunciado oficialmente. En el caso de Carlin, todos las informaciones apuntan que el acuerdo con Max Chilton y Charlie Kimball es total, pero que el equipo británico aún no ha conseguido cerrar un acuerdo de motores, toda vez que Honda, el fabricante elegido en primera instancia, ya ha alcanzado el máximo de su capacidad, con lo que deberían negociar un contrato con Chevrolet.

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto