¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Jim Glickenhaus hace balance del test del SCG 007 LMH en MotorLand

    Scuderia Cameron Glickenhaus ha abandonado MotorLand Aragón con los deberes hechos.

    El SCG 007 LMH completó el test de 30 horas en MotorLand con 5.000 kilómetros y sólo un pequeño problema de fiabilidad.

    Seis de los siete pilotos de Scuderia Cameron Glickenhaus particpiaron en un test que ha dejado muy buen sabor de boca en el equipo.

    Scuderia Cameron Glickenhaus ha finalizado con éxito el último gran test del SCG 007 LMH en su fase de desarrollo en MotorLand. De hecho, el chasis #708 completó una simulación de carrera de resistencia de 30 horas con resultados más que aceptables, logrando recorrer una distancia aproximada de 5.000 kilómetros, justo los mismos que acumulaba antes de empezar a rodar en Alcañiz. En la prueba que se llevó a cabo entre el viernes y el sábado de la última semana de mayo sólo hubo que lamentar un pequeño problema derivado de un conector eléctrico, algo destacable cuando el equipo sometió a su LMH a auténticas 'perrerías'.

    El test de 30 horas con el chasis #708 y el shakedown del #709 fue un trabajo compartido para seis de los siete pilotos del equipo, ya que Romain Dumas no estuvo presente en MotorLand por su preparación para participar en Pikes Peak. Todos ellos pasaron por el volante del SCG 007 LMH durante este test de 30 horas, teniendo que lidiar en algunas ocasiones con periodos 'FCY' aplicados por sorpresa y paradas de emergencia por problemas de diversa índole que habían generado el equipo en el coche. Un trabajo habitual para preparar las 24 Horas de Le Mans y cualquier incidencia que se pueda dar en la cita reina del WEC.

    Jim Glickenhaus, dueño del equipo, resumía la actividad del equipo en MotorLand a modo de resumen y balance: «El coche funcionó muy bien, como un tren. Para cuando terminamos, ya teníamos 10.000 kilómetros en el coche, lo que es bastante. Hicimos casi 5.000 kilómetros sólo en Aragón después de rodar toda la noche sin problemas. Tuvimos una incidencia menor con un conector eléctrico que se rompió por una vibración, así que no fue sorprendente. Hicimos muchas pruebas de 'FCY' y metimos el coche en el garaje para simular distintas cosas. 'Arrancamos' cosas del coche en busca de problemas. Todo estuvo bien, los pilotos trabajaron bien, el motor funcionó a la perfección y todo fue correctamente».

    Fotos: Scuderia Cameron Glickenhaus