¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Karma Automotive consigue 100 millones y se salva in extremis de la bancarrota

    Karma Revero GT Sport PackageKarma Automotive

    Varios medios estadounidenses han anunciado que Karma Automotive ha conseguido la tan ansiada inyección económica que necesitaba, además de una ayuda que el gobierno estadounidense ha facilitado a varios fabricantes de vehículos eléctricos. Karma ha logrado 100 millones de dólares de varios inversores, aunque está cifra podría no ser suficiente para rescatar el proyecto por completo.

    Tras varios meses de malas noticias, Karma Automotive protagoniza al fin un titular positivo, pues son varios los medios estadounidenses que han informado que la compañía ha logrado obtener la ansiada financiación que necesitaba para continuar el proyecto. Aunque estos informes también revelan que la compañía ha recibido ayuda del gobierno estadounidense estos últimos meses para lograr superar el bache que ha supuesto la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

    Según informan Bloomberg y Automotive News, varios inversores han inyectado en total 100 millones de dólares. Por el momento se desconoce la identidad de estos inversores, de los que tampoco se conoce su nacionalidad. La compañía estadounidense ni siquiera se ha pronunciado al respecto, por lo que solo podemos esperar a que nuevos informes revelen más información o que la marca lo confirme oficialmente. De la misma manera, Karma ha sido beneficiaria de una ayuda que el gobierno estadounidense ha ofrecido a los fabricantes de vehículos eléctricos de menor tamaño. El total de esta ayuda económica no ha sido especificado, pero en cualquier caso no supera los 5 o 10 millones de dólares.

    Varios de los últimos prototipos presentados por la compañía.

    Los extraños sucesos que ha protagonizado Karma Automotive en los últimos meses conforman una de las historias más surrealistas vividas en esta industria. Tras unos pocos años en los que trabajaron en silencio, en los que se limitaron a producir y comercializar el antiguo Fisker Karma con un nuevo nombre, de repente y sin previo aviso, comenzaron una agresiva campaña de presentaciones. Llegando al punto de anunciar o presentar cerca de 2 decenas de novedades en poco más de un año.

    Ni siquiera el parón forzoso de la industria provocado por la crisis sanitaria logró detener el apretado calendario de presentaciones de la marca. Pues cada pocas semanas anunciaba o mostraba una nueva novedad tecnológica. Curiosamente, la compañía aceleró el ritmo de presentaciones tras conocerse las declaraciones de varios empleados de la marca, que acusaban a la compañía de realizar presentaciones de proyectos y prototipos falsos. Advirtiendo de que muchos de los modelos y tecnología mostrados no eran reales, sino simples decorados que tenían como objetivo hacer creer a los medios que la compañía estaba trabajando en esos proyectos.

    Según las mismas declaraciones, el motivo para montar esa pantomima era la de buscar socios inversores o incluso un nuevo comprador para la compañía, puesto que su casa matriz, la china Wanxiang Group, había decidido cortar los fondos que estaban destinados a la compañía, dejándola malherida económicamente. Esto supuso cientos de despidos y la sospecha de que la compañía iba a despedir a prácticamente toda la plantilla sin realizar un solo anuncio oficial.

    Uno de los prototipos más extraños presentados por la marca.

    Hace pocos días nos hicimos eco de un informe que aseguraba que la compañía se estaba preparando para solicitar la bancarrota en Estados Unidos y así poder realizar una reestructuración de la misma. Este informe recogía las declaraciones de nuevos empleados, quienes aseguraban que los despidos continuaban a pesar de que la marca seguía presentando novedades cada pocos días.

    Fuente: Automotive News