¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Lotus Excel, el Toyota Supra británico diseñado por el que firmó el McLaren F1

Lotus Excel, el Toyota Supra británico diseñado por el que firmó el McLaren F1

10

El ahora desconocido Excel era la interpretación del coupé deportivo de Lotus a principios de los años ochenta.

Sustituto del Éclat, el nuevo Excel compartía numerosos elementos mecánicos con el Toyota Supra, modelo que la marca británica había ayudado a desarrollar.

Diseñado por Peter Stevens, que poco tiempo después firmaría el McLaren F1 junto a Gordon Murray.

El Lotus Excel es otro de tantos deportivos que el tiempo se ha encargado de borrar de la memoria de los aficionados, a pesar de pertenecer a una marca tan exclusiva e histórica como la británica. El Excel no solo lo podemos definir como el Supra de Lotus por el segmento en el que estaban cuadrados ambos, coupés con alrededor de 200 caballos, sino porque realmente empleaba numerosos e importantes elementos del deportivo japonés.

El Excel sustituía al Éclat, con el que compartía estética y no pocas piezas, de hecho, inicialmente fue comercializado como Eclat Excel, aunque poco tiempo después la marca eliminaba la denominación Éclat. Sin embargo, a pesar de parecerse bastante a su antecesor, realmente el Excel era una profunda renovación de este.

En producción desde 1982, el Excel partía del bastidor en X modificado del Éclat, que ahora era galvanizado para solventar los problemas de corrosión que había sufrido su antecesor. Tanto estética como mecánicamente era una evolución, sin embargo, el Excel contaba con numerosos elementos procedentes del Toyota Supra. Cómo eran la transmisión y el diferencial trasero, los sistemas de dirección y de frenos, así como diversos elementos menores del interior y las manetas exteriores de las puertas, e incluso, las propias llantas de aleación del Supra, que montaron los primeros ejemplares denominados Eclat Excel.

La versión automática llegaba más tarde con la denominación Excel SA.

Estos montaban el cuatro cilindros de 2. 2 litros 912 de Lotus, un bloque de aluminio que era empleado en otros modelos de la marca, tanto en versión atmosférica cómo sobrealimentada, como era el caso del Lotus Esprit. En un primer momento, los Eclat Excel disponían de 162 caballos, pero a finales de 1985 Lotus presentaba la nueva versión Excel SE, que elevaba la potencia del tetracilíndrico atmosférico hasta los 182 CV. Inicialmente, todos los Excel montaron la caja manual de 5 velocidades procedente de Toyota, hasta 1986, cuando fue presentada la versión automática Excel SA, que disponía de una nueva transmisión ZF de 4 relaciones, pensada sobre todo para el público estadounidense.

Curiosamente, el lanzamiento del Excel en Norteamérica fue muy tardío, por lo que tuvo una difusión prácticamente anecdótica en ese mercado.

Con unas dimensiones ligeramente inferiores a las del Toyota Supra, el Excel realmente pretendía ser más deportivo que Gran Turismo, de hecho, una de las principales alabanzas que recibió durante toda su vida por parte de los medios especializados fue su excelente maniobrabilidad. Producida por un excelente reparto de pesos del 50/50 y el célebre know-how de los ingenieros de Lotus en el apartado de suspensiones.

Imagen de estudio del deportivo británico.

Peso que además era muy contenido, ya que a pesar de su elevado equipamiento y su tamaño, unos 4,4 metros de largo por 1.8 metros de ancho, el Excel sobrepasaba por poco los 1.150 kilos.

Al igual que el Supra, el Excel dispuso de un interior lo suficientemente cómodo y accesible para los ocupantes delanteros. Con el añadido de contar con 2 plazas traseras extras lo suficientemente utilizables y que de manera magistral, no estropearon la silueta lateral del modelo. Como suele ocurrir en los deportivos de 2+2 plazas en cuanto los ingenieros intentan dejar suficiente espacio para las butacas traseras. Además, la visibilidad desde el puesto de conducción era bastante correcta, salvando la perspectiva trasera, por culpa del enorme alerón de fibra que remataba la zaga.

Por supuesto, la difusión de un modelo como el Excel fue minoritaria en comparación con la del deportivo japonés, con el que compartía elementos de bastidor. Y en aquellos pocos mercados donde estuvo disponible el modelo británico, era considerablemente más caro que el Toyota, concretamente, sus precios eran alrededor de un 30 por ciento más caro.

Imagen promocional del lanzamiento del Éclat Excel original..

Los precios actuales de este raro modelo, del que se fabricaron muy pocos ejemplares, continúan siendo muy bajos. Pudiendo encontrarse más unidades disponibles en el Reino Unido, su principal mercado y por tanto con volante a la derecha, que en el resto de Europa. Un ejemplar en buen estado puede estar rondando en Gran Bretaña entre las 4.000 y las 8.000 libras, lo que vienen a ser entre 4.700 y 9.400 euros al cambio actual.

Por ese precio, lo que tenemos es un afilado deportivo de clásica línea en cuña y con los indispensables faros de tipo retráctil, rasgos propios de la época y que como podemos ver, tanto en el Excel como en modelos coetáneos a este, han soportado muy bien el paso del tiempo y de las modas. Precisamente sus líneas fueron firmadas por Peter Stevens, el mismo que unos años más tarde y como Jefe de Diseño sería el responsable de la silueta del icónico McLaren F1 de Gordon Murray.

Además de un bastidor muy por encima de la media de lo que nos podíamos encontrar en aquella época en el mercado y una mecánica, que si bien no era de las más potentes y rabiosas, sí que disponía de un caballaje más que suficiente para mover el ligero peso del deportivo británico. Que además luce uno de los nombres más exclusivos entre las marcas de deportivos, Lotus.

En la zaga nos encontramos con unos grupos ópticos procedentes de Rover.

Una fiabilidad bastante irregular, mayormente en el apartado eléctrico y sobre todo, la presencia del Esprit, un modelo mucho más deportivo y agraciado estéticamente, han hecho que el Excel no se haya revalorizado convenientemente. Por lo que como modelo de colección es más apto para verdaderos aficionados de la marca, ya que por esos precios es posible encontrar deportivos de potencias similares, más modernos y fiables.

El Excel es fiel ejemplo del estado de la marca británica en las últimas décadas del siglo pasado. Colin Chapman, su fundador, fallecía trágicamente en la misma época que el Excel salía al mercado. Momento en el que Toyota se hacía con parte del accionariado de Lotus, de ahí que la británica fuese la encargada de ayudar a desarrollar el bastidor de la segunda generación del Supra, lo cual además derivó en la presencia de los elementos que Lotus tomo prestados para su nuevo Excel.

Poco después, llegaría General Motors y se haría con la totalidad de la firma de Hethel, dando lugar al extenso y enormemente costoso desarrollo del nuevo Elan de tracción delantera. Lanzado a finales de los años ochenta y que fue todo un fracaso comercial. Sobre todo por el enorme derroche de medios que se destinaron a un Elan que nunca supo interpretar los valores del roadster clásico británico. Algo que hizo a la perfección el MazdaMX-5 y por menos dinero, en esa misma época.

En su última modificación contó con las llantas del Esprit.

Pero antes de todo eso, Lotus se las veía con sus rivales con el ligero Excel, toda una rareza del mercado que solo podríamos entender si hacemos un somero estudio de las marcas británicas de la época. Que en ese momento se encontraban viviendo los primeros años del declive de la industria automovilística británica.

Noticias relacionadas

Lotus Excel, el Toyota Supra británico diseñado por el que firmó el McLaren F1
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto