¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Stellantis Turín, nuevo centro neurálgico de producción de eléctricos para Maserati

    Stellantis Turín, nuevo centro neurálgico de producción de eléctricos para Maserati
    El Maserati Quattroporte en la línea de montajeStellantis
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    «Turín Manufacturing District». Así se llama el nuevo complejo que Stellantis establecerá en Turín, Italia, una sede de producción dedicada por entero a la producción de los futuros modelos eléctricos de Maserati, confirmando una vez más las versiones Folgore de los futuros GranTurismo y GranCabrio, entre otros eléctricos más del Tridente.

    Turín acoge una de las grandes sedes de producción del grupo Stellantis, especialmente de las marcas más deportivas. El gigante franco-italiano ahora ha dado un nuevo papel a la ciudad italiana, anunciando un nuevo complejo dedicado exclusivamente a la electrificación al más alto nivel, que acogerá la producción de los futuros nuevos cuatro modelos eléctricos que venderán la firma del Tridente y la del Biscione.

    Alfa Romeo y Maserati, la Premium y la deportiva de alta alcurnia, centrarán los desarrollos de estos modelos de cero emisiones en el nuevo completo de «Stellantis Turín Manufacturing District», un centro de competencia en el que la verdadera reina será la firma más deportiva de todo el consorcio, la que tiene sede en Módena. El centro albergará la concepción de una nueva plataforma especial para coches eléctricos que dará sus primeros frutos en 2022 y se ampliará hasta 2024.

    Teaser Maserati GranTurismo Folgore
    Teaser del Maserati GranTurismo Folgore, la versión eléctrica del deportivo italiano

    Los eléctricos de Maserati se fabricarán en la fábrica de Turín

    La nueva arquitectura confirma el desarrollo de los Maserati GranTurismo Folgore y GranCabrio Folgore, además del futuro Quattroporte electrificado que veremos. El gigante también prepara un proceso de producción único que permitirá la producción de diferentes modelos de Maserati, independientemente de la plataforma en que estén basados y de su sistema de propulsión, desde combustión a eléctricos pasando por híbridos y enchufables.

    Un sistema de fabricación multimodal que permitirá ahorrar costes, poniéndose de una vez por todas a la altura de las marcas europeas que acumulan años con este sistema, permitiendo fabricar modelos diferentes en una misma línea de montaje, especialmente las Premium alemanas.

    Turín también centralizará la producción del actual FIAT 500 Eléctrico y del futuro modelo, que abandonará la factoría de Tichy, centralizando toda la ingeniería, montaje y hasta la producción de los motores eléctricos y baterías. Una nueva estrategia industria que permitirá potenciar el papel de Italia en la industria del automóvil. Además, la especialización de Turín también supone asignar competencias específicas a las diferentes sedes del conglomerado franco-italiano, desde la electrificación a la conducción autónoma pasando por la tecnología del infoentretenimiento.