¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Mazda MX-30: el nuevo eléctrico resulta ser un peculiar crossover coupé

    24
    Mazda MX-30Mazda

    A solo unas horas de abrir sus puertas el Salón del Automóvil de Tokio 2019, la firma japonesa ha desvelado su primer modelo eléctrico de nueva generación, el Mazda MX-30. Este atractivo crossover coupé cuenta con un diseño y una configuración que lo separan del resto de modelos del segmento, sobre todo por las pequeñas portezuelas traseras, similares a las que empleaba el desaparecido Mazda RX-8.

    El nuevo eléctrico de Mazda ya es oficial y tal y como sugerían los últimos teasers del modelo, se trata de un estilizado crossover coupé, aunque gracias a sus peculiares puertas laterales, este cuenta con una configuración que será única en el mercado. Como podemos ver en esta primera serie de imágenes oficiales, el nuevo Mazda MX-30 cuenta con dos pequeñas portezuelas traseras de apertura inversa, al estilo del desaparecido Mazda RX-8.

    Aunque la compañía ha desvelado un gran número de imágenes del modelo, tanto del interior como del exterior, sus especificaciones aún no han sido publicadas al completo, por lo que aún desconocemos detalles tan importantes como el rendimiento de su mecánica eléctrica.

    

    De tamaño similar al Mazda CX-30.

    Bastidor

    Como podemos ver en la tabla inferior, el nuevo Mazda MX-30 es un crossover de casi 4.4 metros de largo, por lo que se sitúa en el segmento C-SUV. Es de tamaño similar al Mazda CX-30 (4.395 mm), lo que lo sitúa entre los actuales Mazda CX-3 (4.275 mm) y Mazda CX-5 (4.550 mm). En comparación con otra marca de la competencia, el nuevo crossover eléctrico es algo mayor que un Toyota C-HR (4.360 mm) pero considerablemente menor que un Toyota RAV-4 (4.600 mm).

    *Valores provisionales anunciados por la marca.

    El nuevo Mazda MX-30 emplea una nueva plataforma destinada a modelos eléctricos que recibe la denominación e-SKYACTIV y que cuenta con las baterías en el fondo plano. La mecánica eléctrica se sitúa en el eje delantero, donde encontramos el habitual esquema McPherson de suspensión, mientras que el eje trasero corre a cargo de un eje de torsión. Los discos delanteros son ventilados, aunque aún no han sido reveladas sus dimensiones, mientras que las llantas son de 18 pulgadas y montan neumáticos de medida 215/55 R18.

    

    Interior muy sobrio y tecnológico.

    Mecánica eléctrica

    Por el momento, el único motor eléctrico que monta el nuevo Mazda MX-30 es un misterio, pues la firma no ha querido desvelar sus cifras de rendimiento, aunque en la prensa anglosajona podemos encontrar rumores que aseguran que los últimos prototipos del modelo cuentan con una mecánica de 144 CV y 263 Nm de par máximo.

    En cuanto a su pack de baterías de litio, este es de pequeño tamaño y cuenta con una capacidad máxima de 35.5 kWh, que según el fabricante son suficientes para alcanzar una autonomía de 200 kilómetros. Por el momento desconocemos si la marca planea lanzar nuevas versiones del modelo dotadas de un pack de baterías de mayor tamaño, como tampoco ha sido anunciado el esperado extensor de rango basado en un motor rotativo del que la marca lleva hablando varios años.

    Estilo

    Es imposible hablar del nuevo Mazda MX-30 sin señalar su peculiar diseño. A simple vista nos encontramos ante un crossover muy parecido al Mazda CX-30, aunque gracias a sus formas y proporciones visualmente parece ser bastante más largo y estilizado. La parte delantera cuenta con el frontal característico de la marca, aunque con una parrilla bastante elevada y unos faros muy delgados.

    Las portezuelas traseras son las protagonistas de este diseño.

    Es evidente que nos encontramos ante una nueva lectura del lenguaje de diseño KODO de la firma japonesa. Es a partir de las puertas delanteras cuando encontramos las principales diferencias con el resto de modelos de la marca, pues las franquicias de las portezuelas traseras son demasiado evidentes y no están integradas con el resto de paneles, por lo que su presencia no pasa desapercibida.

    Una vez abiertas las 4 puertas, con la misma configuración que el antiguo Mazda RX-8, nos encontramos con un amplio paso al habitáculo, incluyendo el acceso a las 3 plazas traseras.

    El diseño de la zaga está marcado por el ancho pilar C, con unas ópticas tridimensionales rematadas por un elemento cilíndrico en los extremos. El exterior aparece en dos acabados de pintura y numerosos elementos plásticos en la zona inferior, destinados a ofrecer un aspecto más campero, aunque evidentemente nos encontramos ante un vehículo que no está destinado a salir del asfalto ni creemos que llegue a contar con tracción total, al menos no con un único motor eléctrico.

    El primer eléctrico de masas de Mazda.

    La marca no ha desvelado por el momento cuándo llegará el mercado, pero sí ha adelantado que el nuevo crossover eléctrico contará con un equipamiento muy amplio, además de unos acabados de primera categoría, como podemos ver en las primeras imágenes del habitáculo.

    Mazda MX-30: el nuevo eléctrico resulta ser un peculiar crossover coupé
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto