¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La tecnología Mercedes-AMG E Performance transformará los híbridos enchufables deportivos

    La tecnología Mercedes-AMG E Performance transformará los híbridos enchufables deportivos
    Detalle del tren de transmisión híbrida del Mercedes-AMG Project ONEMercedes-AMG
    Fran Romero
    Fran Romero5 min. lectura

    Más de diez años ha tardado Mercedes en dar forma a su estrategia para la nueva generación de versiones deportivas firmadas por Mercedes-AMG. La marca de la estrella, y su división de altas prestaciones, convertirán todos los modelos en híbridos enchufables con el sello AMG E Performance, que permitirá mantener las elevadas prestaciones de la combustión y la eficiencia a raya.

    Hace una década que Mercedes ya probó la tecnología del turbo eléctrico. Lo hizo a bordo de la primera generación del AMG A 45, una tecnología que embarcó en una serie de prototipos junto a su aliado de Borg Wagner, pero que descartó por el elevado coste que supuso solo la investigación y su desarrollo. El nuevo turbo eléctrico es una pieza esencial en la nueva estrategia de altas prestaciones de Mercedes-AMG, la recientemente avanzada como «AMG E Performance».

    De una manera u otra, convertirá a los nuevos AMG en híbridos, con diferentes tecnologías, y este componente de sobrealimentación es esencial en los nuevos modelos de altas prestaciones como el futuro AMG C 43, que contará con el motor de cuatro cilindros y 2.0 litros Turbo M254. El sistema es conocido como un «MGU-H», un turbocompresor de mayor tamaño, que dispondrá de una presión de sobrealimentación mayor, especialmente a un alto régimen del motor, pero que gracias a un motor eléctrico cubrirá el bajo régimen del motor.

    La tecnología híbrida del Mercedes-AMG ONE se trasladará a los modelos de producción

    AMG E Performance cuenta con diferente soluciones para combinarse según el modelo, con potencias que se moverán entre 390 y 816 CV

    De esta forma, no solo diremos adiós a los retrasos de los turbos mecánicos, ya que el motor eléctrico de 48 Voltios integrado en su interior activará el compresor antes de que entren los gases de escape, sino que se mantendrá todo el par motor disponible en una banda muy ancha de uso del motor proporcionando Esta es una pieza fundamental, y no es incompatible, con el motor de arranque de 48 Voltios que proporciona un extra de entre 8 y 11 CV.

    Peor hay una opción más interesante, y que te avanzamos en una de nuestras exclusivas. El nuevo motor de cuatro cilindros que debutará en el AMG C 63. Este modelo mantiene las siglas del V8 pero, en realidad contará con un sofisticado conjunto híbrido enchufable basado en el motor M139 del AMG A 45 y sus 421 CV de tope. El turbo eléctrico, el motor de arranque -de 48 o 400 Voltios y 40 CV- serán dos piezas fijas, y a los que se sumará un motor eléctrico en el eje trasero que ofrecerá una potencia máxima de 136 CV. En total, la versión S del C 63 llegará a los 522 CV.

    Este motor se utilizará también en el V8 pero su potencia variará según el modelo, por lo que oscilará entre 136 y 204 CV. Este último nivel será el del potente AMG GT 73 que se espera para el próximo verano. Lo mismo ocurrirá con las baterías instaladas a bordo. Mientras que en los turismos de Mercedes son 48 Voltios, en las versiones deportivas serán de 400 Voltios y con capacidades que oscilarán entre 9 y 20 kW, por lo que las autonomías máximas también se moverán en una horquilla de entre 20 y 70 kilómetros, según el modelo.

    Las primeras aplicaciones de estas tecnologías las veremos desde el próximo verano. El AMG C 43 con sus 390 CV estará disponible bajo pedido desde julio, y en agosto debutará el buque insignia de la gama, el AMG GT 73 e y sus 816 CV, mientras que a finales de año debutarán los AMG S 63 e y el AMG C 63, estos tres con tracción total 4MATIC.