¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Mercedes EQA desvela su tecnología de eficiencia, con bomba de calor de serie

    El Mercedes EQA desvela su tecnología de eficiencia, con bomba de calor de serie
    11
    Mercedes EQA 2021Mercedes
    Fran Romero
    Fran Romero6 min. lectura

    Cargado de equipamiento, el nuevo Mercedes EQA 2021 se estrenará en el mercado de los eléctricos con un auténtico arsenal de mejoras para ofrecer una elevada eficiencia. Los de la estrella ofrecerán una bomba de calor de serie, que no desperdiciará ni un gramo de energía, al igual que el sistema de recuperación con diferentes modos.

    El nuevo Mercedes EQA, que empezará a llegar a los concesionarios europeos en primavera de 2021, prácticamente no comparte entrañas con el nuevo GLA. La marca de la estrella ha diseñado el SUV de cero emisiones para aprovechar al máximo la energía de propulsión, especialmente en las regiones del norte de Europa donde los coches eléctricos arrasan en términos de ventas y las temperaturas son extremadamente bajas.

    Este es el gran «quiz» de los coches eléctricos, el disponer de la máxima autonomía posible, y de la máxima electricidad posible para calentar el habitáculo, lo cual merma la energía almacenada en la batería. Mercedes lo ha solucionado en el nuevo EQA con una bomba de calor que ofrece de serie, y que cuenta con una avanzada tecnología para ofrecer un funcionamiento inteligente que no desperdicia energía.

    Foto Mercedes EQA 2021 - técnica
    Detalle del motor eléctrico del nuevo Mercedes EQA 2021, colocado en el eje delantero, de 190 CV

    El sistema no solo permite activar una función de pre-acondicionamiento antes de iniciar la marcha, que calienta el habitáculo y descongela los cristales y parabrisas programando la temperatura, un proceso que puede durar hasta una hora como máximo. Sin embargo, el sistema va más allá al utilizar el calor disipado por el sistema de carga y por el propio motor eléctrico para calentar el habitáculo, lo que reduce el consumo de energía eléctrica de la batería y de la calefacción, por lo que mantiene la cifra de autonomía.

    El sistema también aprovecha al máximo el calor generado por la batería, de manera que si la temperatura de éste es superior a la del interior, se redirige para calentamiento. Además, dispone de una función de recalentamiento en el modo de recirculación, lo que significa también ahorrar energía al no tener que calentar el aire frío. La bomba de calor también puede eliminar la humedad del aire captado del exterior para evitar empañamientos de los cristales.

    Pero no es el único sistema que logra la máxima eficiencia, sino que uno de los grandes protagonistas del EQA es su recuperación de energía. La marca de la estrella ha diseñado una estrategia de carga de la batería prácticamente permanente, de manera que el sistema de gestión de la energía utiliza los datos de navegación, señales de tráfico y la información de los sensores de los asistentes de seguridad para indicar al conductor instrucciones de ahorro de energía, activando un modo de conducción de crucero, semi-autónoma, o activando un modo de freno para propiciar la carga de la batería por recuperación de energía cinética.

    Foto Mercedes EQA 2021 - técnica
    Detalle de la batería del Mercedes EQA 2021, de cinco módulos dividida en dos secciones

    Esta última función depende de las condiciones de la ruta, por lo que la recuperación de energía cinética se limita para mantener la velocidad de circulación, funcionando en cruces o pendientes. Por ejemplo, una vez termina el descenso de la pendiente, el EQA conecta el modo crucero para ir ganando nuevamente velocidad aprovechando la fuerza de impulso. Si el escenario es el inverso, el conductor pisará el acelerador para superar la ascensión de la pendiente y entonces conectará el modo crucero.

    El sistema de recuperación de energía también funciona en atascos, gracias al control de velocidad de crucero Distronic, al detectar la velocidad del vehículo que circula por delante. En este caso, el sistema puede desconectar el modo crucero y la desaceleración se realiza a través de las levas de volante. Si el vehículo precedente acelera, el modo crucero se activa de nuevo. De esta forma, la batería del nuevo Mercedes EQA se mantiene siempre en permanente carga.

    El propietario también cuenta con unas levas instaladas en el volante para aumentar o disminuir la capacidad de recuperación de la energía, de manera que rara vez tendrá que pisar el pedal del freno, obligatorio para detener el vehículo por completo. El sistema cuenta con 5 niveles de intensidad, que se muestran en el cuadro de instrumentos: los «DAuto», «D +» modo crucero, «D» de recuperación baja, «D-» de recuperación media y «D- -» de recuperación fuerte. Por defecto, el primero siempre se mantiene activo.

    El Mercedes EQA desvela su tecnología de eficiencia, con bomba de calor de serie