¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Extrema rareza: Uno de los solo 4 Shelby GT350 convertible 1966 a la venta

    12

    Aparece a la venta uno de los Mustang más caros existentes, uno de los cuatro únicos prototipos descapotables fabricados del Shelby GT350 1966, los únicos convertibles que fueron fabricados del modelo.

    Estos nacían como encargo de Ford para probar una futura versión descapotable para la gama 1967 del GT350.

    Solo 4 fueron encargados por Ford.

    La historia del Shelby GT350 está muy bien documentada, y en Motor.es nos hemos hecho eco en más de una ocasión. Versión deportiva y radical del Mustang creada para competición, sus primeros 200 ejemplares fueron prácticamente vehículos de carreras con matrícula, de ahí que los aficionados hayan bautizado a estos ejemplares como GT350 R.

    Tras lograr el éxito buscado en competición, los siguientes GT350 fueron debidamente dulcificados, adaptados al cliente de a pie y no a los pilotos y equipos privados que se hicieron con las primeras unidades. Estos modelos, que contaban con la misma mecánica y simplemente fueron suavizados de bastidor, se han convertido en un todo un icono y forman parte destacada de la historia del Mustang.

    Sin embargo, el Shelby GT350 solo estuvo disponible oficialmente en versión coupé, por lo que el ejemplar rojo que nos ocupa es una extrema rareza.

    Mecánicamente son idénticos a los GT350 fastback de 1966.

    En 1966, Ford encargó a Shelby la fabricación de cuatro prototipos con carrocería convertible. Con el único propósito de testar si la variante abierta era capaz de digerir la potencia y la dureza del bastidor del GT350.

    Estos 4 prototipos son por tanto de los más raros de toda la producción inicial del modelo, del que se llegaron a fabricar en 1966 un total de 2.378 unidades, incluyendo prototipos y los 1.003 ejemplares que encargó la compañía de alquiler Hertz, que a la postre se convertirían en los GT350H.

    Los 4 ejemplares fueron fabricados en 4 colores diferentes, azul, rojo, verde y amarillo. Este evidentemente es el único ejemplar rojo, y por lo que podemos ver, se encuentra en un estado de forma magnífico. Estos 4 ejemplares nacían como prototipos de prueba para testar la posibilidad de un futuro Shelby GT350 convertible modelo 1967, ya con el rediseño que recibía la gama Mustang en ese momento.

    Este fue el único ejemplar que terminó en manos de un particular en 1966.

    Por tanto, estos prototipos no estuvieron disponibles para el público, aunque este ejemplar pronto acabó en manos de un cliente particular. Carroll Shelby era de los que sabía conservar su garaje particular, como demuestra que la primera unidad del Cobra continuase bajo su propiedad hasta el día de su muerte, por lo que el comprador de este ejemplar en Candy Apple Red no fue un cliente cualquiera.

    Su primer propietario fue Robert Castle Schoen, más conocido por su nombre artístico, Bob Shane, del grupo musical The Kingston Trio. Este ya era cliente habitual del taller de Carroll Shelby y disponía de dos de los Cobra originales, por lo que tuvo ocasión de crear amistad con Shelby. En una ocasión, Shane le sugirió que si tuviera un GT350 convertible lo compraría, y unos meses más tarde, recibió una llamada anunciándole que había disponible y listo un GT350 convertible para el.

    El ejemplar, de número de bastidor SFM6S2377, contaba con las mismas especificaciones y elementos que la variante cerrada, y la única diferencia es precisamente la carrocería abierta con techo practicable de lona. Shane recogió el nuevo GT350 convertible en julio de 1966, en el concesionario Shelby de San Francisco. Inicialmente, este fue el único de los cuatro prototipos que fue vendido originalmente a un cliente, ya que los otros tres fueron destinados a pruebas.

    Su primer propietario lo devolvía un mes después de recogerlo.

    La vida de este Mustang rojo con Shane fue corta, ya que con apenas 6.100 kilómetros recorridos, Shane sufrió un accidente menor con el, cuando dejó que un amigo lo probara en un trayecto corto. Tras el golpe, Shane perdió interés en el vehículo y lo devolvió a Shelby, justo un mes después de haberlo recogido, que lo reparó y reenvió al concesionario Hi-Performance Motors de El Segundo, California, copropiedad del mismo Carroll Shelby.

    Desde entonces, el rojo GT350 convertible ha pasado por unas cuantas manos y alguna reparación estética menor, y entre 2009 y 2010 se sometió a una profunda y exhaustiva restauración, en el taller Worldwide Muscle Cars, de donde salió en el estado de concurso que se muestra ahora.

    El GT350 convertible cuenta con la opción de transmisión más deseable, caja manual de cuatro velocidades, y mecánicamente no se distingue de los GT350 fastback estándar. Con el motor Ford High-Performance V8 289 de 4.7 litros y 310 CV (306 hp).

    A la venta sin reserva, se espera que sobrepase el millón de dólares.

    Su extrema rareza y su gran estado han propiciado que sus estimaciones más altas le auguren un precio entre los 800.000 y 1.100.000 dólares, aunque lo más increíble, es que su vendedor ha aceptado ofrecerlo sin reserva. Es decir, que alcance el precio que alcance, cambiará de manos el próximo mes de enero de 2017 en Scottsdale, Arizona.

    Lo que no significa que logre venderse por un precio bajo, al contrario, a buen seguro la etiqueta “sin reserva” atraerá y animará a los múltiples coleccionistas del modelo en Norteamérica.

    Fotos: Worldwide Auctioneers

    Extrema rareza: Uno de los solo 4 Shelby GT350 convertible 1966 a la venta
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto