Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Porsche avisa a Bentley con un ultimátum sobre su situación financiera

La situación financiera de la marca británica no es todo lo agradable que debería ser. Las cuentas no terminan de salir y aunque los resultados deben de ser más fiables a largo plazo, las marcas de lujo del grupo Volkswagen se quejan de la postura de Bentley en cuanto a la colaboración solidaria con el grupo.

Uno de los concesionarios más exclusivos de Bentley en Budapest

No es el mejor momento para la marca de lujo del grupo Volkswagen. Bentley terminó el pasado año con grandes pérdidas en sus cuentas ascendiendo a nada menos que 137 millones de euros durante los tres primeros trimestres de 2018, lo cual ha puesto en pie de guerra a otras marcas del gigante alemán.

Poco antes de terminar el año, fuentes de la marca de británica admitieron que las bajas ventas se debieron a una mala estrategia en las homologaciones del ciclo WLTP ocasionando grandes retrasos en la entrega de las unidades adquiridas por los clientes. Bentley no es un fabricante de volumen por lo que un retraso como el que se ha venido sufriendo no es de recibo, mucho menos para un cliente que paga el precio de los modelos de la firma.

El máximo responsable a la cabeza, Adrian Hallmank, admitió tal situación, al mismo tiempo que también cuenta con la confianza de los jefes de la marca matriz para dar la vuelta a la situación y a ser posible, de la forma más rápida. Pero cuando apenas llevamos una quincena del nuevo año, Porsche ya ha llamado la atención a Hallmank.

Las ventas del nuevo Bentley Continental GT Cabrio deben de poner a la marca de lujo en el camino de los beneficios rápidamente

Ha sido la primera, y única por el momento, en dar el primer toque de atención, aunque por detrás también se encuentran los hilos de Ferdinand Piëch, antiguo máximo mandatario del grupo alemán, que junto a la familia propietaria de la marca deportiva, cuentan con más de la mitad de las acciones ordinarias de Volkswagen y, por tanto, con un puesto de importancia en las decisiones del consejo de supervisión del grupo.

La razón del toque de atención se basa en las contribuciones solidarias de las marcas a la matriz, y de la que dependen las inversiones. Todas las marcas del grupo germano contribuyen anualmente con un canon que sale de las ganancias de los fabricantes después de impuestos, en función de sus niveles de ingresos, por lo que en el caso de las marcas de lujo -Porsche, Bugatti y Bentley- esta contribución es más generosa. Las dos primeras ya lo han hecho, pero la tercera no, sirviendo como excusa su delicada situación.

Wolfgang Porsche, portavoz del clan de la marca alemana de deportivos entiende que "Es importante que cada marca realice una contribución de ganancias razonable y no es el caso en Bentley en este momento, por lo que no estamos satisfechos con eso", unas palabras que son más que un aviso para que los británicos muevan ficha y realicen las los cambios necesarios, un ultimátum en toda regla y con un plan B bajo la manga para actuar en Bentley si su responsable no es capaz de aplicar medidas.

Fuente: FAZ

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto