¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Presentación nuevos Smart Brabus, tres pequeños cohetes que te conquistarán

    26

    La familia Smart se completa. Tras la llegada de las versiones de tres y cinco puertas, así como del cabrio, es la hora de la unidad más deportiva y alegre de todas ellas, el Smart Brabus, disponible todas las carrocerías posibles.

    Una vez más el emblema Brabus se asocia a Smart

    Urbanos, juveniles, alegres, prácticos. Adjetivos y cualidades que bien podemos asociar con los Smart. La nueva generación ya lleva más de un año en las calles, pero finalmente llegan las versiones más deportivas de los mismos, las unidades firmadas por el preparador Brabus. He tenido ocasión de viajar hasta Alemania para conocer de primera mano los nuevos Smart Brabus. Unas versiones que llegan para completar la familia del más pequeño de la ciudad.

    Todas las versiones pueden hacerse partícipes de esta alianza tan peculiar. Desde el Fortwo al Forfour pasando por el Cabrio. De esta manera todas las carrocerías contarán con ese extra de potencia y exclusividad que Brabus es capaz de proporcionar. Un cambio que no solo implica diferentes detalles estéticos propios, sino también de equipamiento y rendimiento, sobre todo de rendimiento.

    Como ya he dicho, en el apartado estético se integran una serie de modificaciones que permiten descubrir rápidamente ante que versión nos encontramos. El parachoques frontal cambia ligeramente su diseño, sobre todo en la parte inferior. Pero es la parte trasera la que recibe los mayores cambios, al menos los más significativos. La parte baja del parachoques recibe un difusor, meramente estético, que integra dos salidas de escape.

    Obviamente se añaden otro tipo de detalles, como los emblemas Brabus en las llantas, la zaga y el triángulo de los retrovisores. Este tipo de detalles también se hace extensible al interior, donde podremos verlos en zonas como el pomo del cambio automático, la palanca del freno de mano e incluso en los reposacabezas de los asientos, sí es que así lo queremos y lo seleccionamos en la lista de opcionales.

    Estéticamente son muy parecidos con sus hermanos, pero tienen un toque más cañero y deportivo

    Por supuesto al tratarse de un Brabus, este llega con una elección de materiales mejorada. Eso implica el uso de símiles de cuero para ciertos elementos del interior como los asientos. Existen dos líneas de acabados: Brabus y Brabus Xclusive. Con éste último se consigue un mejor acabado, con un empleo masivo del símil que antes mencionaba así como una mejora en el nivel de equipamiento. Este nivel supone pagar un extra de 3.049 euros más, independientemente de la carrocería.

    Entre la larga lista de opcionales que encontramos, cabe destacar el paquete Cool & Media (+1.391 euros) que incluye un sistema de infoentretenimiento mejorado con una pantalla táctil de siete pulgadas que permite la conexión de USB, así como una mayor conectividad con móviles, tanto Android como iOs. Este paquete, sin duda el más atractivo de todos, también integra el climatizador automático. Para los más sibaritas existen los paquetes Premium y Premium + que no solo incluyen lo anteriormente dicho sino que también todos los elementos posibles para el Smart.

    De serie, los Brabus Fortwo y Fortwo Cabrio llegan con llantas de 16 pulgadas delante y 17 detrás

    No puedo despedir esta parte sin hablar de la personalización. No hay que confundir los Smart Brabus con los Brabus Tailor Made. Estos últimos permiten una mayor personalización sin por ello tener que seleccionar el motor más potente de todos, pero solo en el caso del Smart Fortwo. Los Brabus tienen también un alto grado de customización, pero en este caso se tienen los detalles de diseño propios que anteriormente he mencionado.

    El interior es práctico y bien resuelto, aunque el plástico sigue siendo el material principal

    Pero pasemos al punto fundamental de este pequeño, el motor. Smart ha vuelto a usar el bloque tricilíndrico de 900 centímetros cúbicos que ya conocíamos, el mismo que hasta ahora era capaz de entregar 90 CV. Sin embargo, gracias a ciertos retoques aquí y allí, ahora se incrementa el rendimiento del motor hasta los 109 CV. Puede parecer una ligera subida, apenas 19 caballos, pero créeme cuando te digo que se notan y mucho.

    Prueba gama Smart Brabus

    Bien, antes de nada tengo que dar datos de rendimiento para que así se pueda entender mejor su comportamiento. Huelga decir que no estamos ante los coches más rápidos del mundo, sus datos así lo demuestran. El 0 a 100 Km/h tardan en completarlo entre 9,5 y 10,5 segundos, este último valor corresponde al Smart Forfour, y como curiosidad decir que el que presenta mayor velocidad punta es el Cabrio, 180 Km/h, seguido del Fortwo 175 y del Forfour, 165.

    Ahora, ya, entrando en harina; ¿cómo se traducen esas cifras sobre el asfalto? La verdad es que en su momento, en la prueba del Smart Fortwo Cabrio ya tuve la sensación de una alegría extrema, pero ahora, con 19 caballos más la experiencia es si cabe más divertida. Vuelvo a repetir que no son los coches más potentes o rápidos del mundo, pero no necesitan serlo la verdad. Su terreno de juego es la ciudad y en ese ambiente se desenvuelven con máxima capacidad. Posiblemente una capacidad inigualable, salvo por la gama eléctrica que se presentará a finales de año.

    Al igual que las versiones normales, los Brabus emplean un sistema de tracción trasera

    El motor, la potencia y la entrega es la misma en los tres casos, por lo que apenas existen diferencias en cuanto a comportamiento y rendimiento. Bien es cierto que los más briosos son los pequeños de la familia, los Fortwo. Brabus se ha encargado que todos ellos sufran modificaciones dinámicas para así poder ajustarse mejor a su filosofía. Esto implica una dirección nueva, una suspensión nueva y unos retoques aquí y allí que lejos de destrozar lo existente, lo mejoran.

    Repito que en zonas urbanas se desenvuelve a las mil maravillas, su radio de giro de solo 6,95 metros ayuda, ni un solo pero ni una sola tacha, así es como debe comportarse todo coche de estas dimensiones, que no son muchos todo sea dicho de paso. Si nos alejamos de los núcleos urbanizados me llega a sorprender lo mucho que ha mejorado la familia Smart. En ediciones pasadas no es que no pudieran, pero sí que es cierto que no desprendía la misma sensación de aplomo y seguridad que ahora.

    La prueba transcurrió por tierras alemanas, parte por sus fantásticas autopistas sin límites de velocidad. Solo tengo que decirte que los 170 Km/h los coge con asombrosa facilidad. Me he quedado muy, pero que muy, sorprendido con la manera que ganan velocidad, sin importar de la carrocería. Es más, tengo la sensación de que el límite de velocidad es pura formalidad de seguridad pues fácilmente podrían coger más.

    Las diferencias residen en los detalles, como el de la palanca del freno de mano

    Así que sí, también van bien en carretera. En cuanto al ruido es lógico que él Fortwo Cabrio sea el más ruidoso, aunque no tanto como se podría esperar ojo. Todos tienen su punto de confort. Podrán ser Smart, o estar retocados por Brabus, pero no dejan de ser un producto Mercedes y eso se deja notar en la comodidad. Las suspensiones son blanditas, aunque el eje trasero responde de una manera más seca, lo que se agradece una conducción más alegre.

    Cambiando de terreno, adentrándonos en pistas reviradas y rápidas, vuelve esa sensación de diversión. Los Smart son coches muy ágiles, y los Brabus lo son un poco más. Responde como una centella a los cambios de dirección, aunque sí estos se hacen a velocidad excesiva la tendencia natura del subviraje sale a relucir, aunque hay que reconocer que el ESP es bastante permisivo, llegando a actuar muy al límite para así tener las cosas bajo control.

    El incremento de la potencia no puede parecer exagerado, pero extrapolando datos supone casi un 20% más con respecto al TCe de 90 CV

    Parte de la prueba transcurrió en circuito. Lo sé, sé que nadie se irá con un Smart Brabus a una jornada de tandas, pero sirvió para comprobar las reacciones al límite, al menos la del Smart Fortwo, que es el modelo con el que se llevó a cabo esta parte de la prueba. Tal y como lo definen sus creadores, es un Pocket Rocket Car. Un juguete tremendamente alegre y dinámico. Puede llegar a ponerte las cosas complicadas si vas con un ritmo más alto de lo debido, pero ahí reside su gracia en que te deja, te deja hacer mucho, con lo que la sonrisa de tu cara está asegurada. Lo único que no me convenció fue la dirección, en ciertos momentos no transmitía todo lo que debiera, pero repito: a nadie se le va a ocurrir irse a un circuito con un Smart, por muy Brabus que sea.

    Únicamente disponible con el cambio automático de doble embrague

    En cuanto a su cambio, es un producto que ya conocimos hace tiempo. Tan solo están disponibles con cambio automático DCT de doble embrague. Es una opción que yo considero esencial para cualquier Smart. No es el cambio más rápido del mundo, pero le queda como un guante a la familia. Si activamos el modo Sport se nota la diferencia. Las marchas estiran su relación, también son más bruscas, actuando de forma más rápida. Encima en el modo deportivo suenan hasta mejor. Se nota el cambio la verdad.

    Conclusiones

    Justo antes de la llegada de las versiones puramente eléctricas, Smart y Brabus han querido deleitarnos con las versiones más potentes, dinámicas y alegres de la familia. Los tres, Fortwo, Forfour y Fortwo Cabrio, conservan las cualidades que ya conocíamos: alegría, jovialidad y sobre todo practicidad diaria y urbana. Estos atributos siguen ahí, pero ahora tenemos que sumar más chispa, más potencia y diversión, sin poder olvidarme de más calidad.

    Son productos con el emblema de Brabus, y el preparador alemán aporta su toque en elementos estéticos del exterior, así como del interior. Partes del habitáculo, como el salpicadero, pueden recibir una mejor calidad de materiales. Símiles de cuero todos ellos, pero sigue siendo un coche donde el plástico abunda. Es para lo que es. Es decir para usarse a diario, para maltratarlo yendo y viendo del trabajo, para aparcarlo en la calle despreocupadamente... Si quieres más calidad deberás mirar algo de la gama de Mercedes, porque en Smart no lo encontrarás.

    La alegría de un Smart pero con más potencia. Así es la nueva gama Brabus

    Por último su precio. De partida se sitúa en 18.700 euros para el Fortwo. Esto supone una diferencia de precio mínima de casi 6.000 euros con respecto al Fortwo TCe de 70 caballos. Mi opinión: si quieres un juguete divertidísimo, pintón, práctico y altamente personalizable, no lo dudes la gama Brabus de Smart es para ti. Si por el contrario buscas lo mismo pero sin tanta potencia los Smart normales son la apuesta correcta. La alegría está garantizada a un menor precio. No erraras con la elección.

    Presentación nuevos Smart Brabus, tres pequeños cohetes que te conquistarán
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto