¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Previo y horarios del GP de St. Petersburg de IndyCar 2019

    Tras un largo descanso de casi medio año, la IndyCar vuelve a la acción en las calles de St. Petersburg, que acoge su 16ª carrera del certamen.

    El duro, corto y estrecho trazado urbano pondrá a prueba a los grandes favoritos y abrirá la puerta a posibles sorpresas.

    Una año más, la IndyCar está ya a la vuelta de la esquina, en el que será la 98ª temporada reconocida de forma oficial desde el primer campeonato computado en 1905, la número 24 desde que la actual organización se escindió de la CART en 1996, y la undécima desde la unificación de 2008. Después de proclamar a Scott Dixon como el segundo pentacampeón de la historia de la categoría, la competición de monoplazas americana por excelencia volverá a iniciar su trayecto un año más en la pista de aterrizaje del aeropuerto Albert Whitted.

    Inaugurado en 2003 como parte del campeonato CART/Champ Car, el Gran Premio de St. Petersburg se disputa en uno de los cuatro circuitos urbanos que figuran en el calendario de la IndyCar, pero el suyo cuenta con características propias, empezando por la mencionada recta de meta de 700 metros, amplia y con cemento como superficie, que plantea un gran reto para los pilotos camino de la primera sección de curvas.

    En total, el trazado de St. Petersburg mide de forma oficial 1.8 millas, el equivalente a 2.896 metros, y muchos de ellos tienen lugar en las calles aledañas al aeropuerto privado, en esta ciudad situada al oeste del estado de Florida. Nueve de las 14 curvas se hacen a derechas, incluyendo la frenada que inicia el segundo sector e introduce a los pilotos en una técnica sección de parking público, y la horquilla final que marca el regreso a la pista aeroportuaria. En general, el circuito es una mezcla de zonas rápidas y lentas, con curvas y una estrechez que permiten muy pocos errores, y que en ocasiones ha generado buenas carreras.

    Paul Tracy fue su primer ganador en 2003, pero la carrera no tuvo una segunda edición en la Champ Car por una disputa con los promotores y el frágil estado de la competición. En 2005, regresó para acoger un evento histórico, ya que era la primera vez que la IndyCar, en la rama escindida desde 1996, disputaba una carrera fuera de un óvalo, y Dan Wheldon se alzó con la victoria. Tres años después, supuso también la primera carrera en circuito de la reunificada IndyCar, en la que los equipos provenientes de Champ Car se rebelaron tras ser humillados en el óvalo de Homestead, con Graham Rahal convirtiéndose en el ganador más joven de la historia de la categoría.

    Al igual que en 2003, St. Petersburg abrió la temporada 2009, y se ha mantenido impertérrita en ese rol desde el año 2011, pese a los intentos de la categoría de encontrar una cita previa en el extranjero, y el ambiente festivo que se respira la ha convertido en una especie de equivalente para la IndyCar a lo que Albert Park es para la Fórmula 1. El récord de victorias lo tiene el semi-retirado Hélio Castroneves, con tres triunfos en su haber (2006, 2007 y 2012), seguido de Will Power (2010, 2014), Juan Pablo Montoya (2015-2016) y el ganador de las dos últimas ediciones, un Sébastien Bourdais que, allá por 2003, tuvo el honor de ser el primer poleman en la que era su primera carrera a éste nivel, tal y como Robert Wickens conseguiría 15 años después.

    De hecho, Bourdais se benefició el año pasado de una controvertida maniobra en la penúltima vuelta tras una resalida, en la que Alexander Rossi, buscando hacerse con la victoria, colisionó con un Wickens que había liderado casi toda la prueba, dejando el camino libre para el triunfo del francés. Con Wickens fuera de combate, Rossi terminó tercero tras Graham Rahal, quien a día de hoy aún tiene el honor de ser el único ganador estadounidense en una prueba en la que, además de ellos dos, solo Ryan Hunter-Reay (segundo en 2009 y 2014, tercero en 2012) y Marco Andretti (tercero en 2013) saben lo que es representar a Estados Unidos en el podio.

    Ésta cita también ha sido dura históricamente para grandes favoritos como Josef Newgarden (ni un top 5 en siete participaciones) o Scott Dixon, al que ningún otro circuito se le ha resistido tanto (cuatro podios sin victorias ni poles en 14 carreras), siendo solo peor el óvalo de Iowa en términos estadísticos para él. Junto a ellos, en la parrilla de 24 coches, habrá un contingente de cinco novatos, tres de ellos debutantes en la categoría: Felix Rosenqvist, nuevo compañero de Dixon en Ganassi, Marcus Ericsson, nuevo piloto de Schmidt, y Ben Hanley, al frente del nuevo proyecto de DragonSpeed.

    Completan la lista de novatos dos pilotos americanos con una breve experiencia en 2018, Santino Ferrucci y un Colton Herta dispuesto a ratificar lo insinuado en los test de Austin, el trazado que acogerá la segunda prueba dentro de dos semanas. Éste año, además, podríamos ver el primer tiempo por debajo del minuto en St. Petersburg, después del 1:00.047 que Jordan King registró en la primera ronda de clasificación el año pasado. Por lo pronto, el gran protagonista del año pasado, Wickens, que aún se recupera de las graves lesiones sufridas en Pocono, estará presente, pero como espectador de lujo.

    Sesiones y horarios del 16º Gran Premio de St. Petersburg

    * Horario europeo. La carrera se emitirá en directo a través de Movistar Fórmula 1.

    Fotos: IndyCar Media