¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarUna colisión entre Wickens y Rossi da la victoria a Bourdais

    Los dos líderes de carrera chocaron en la penúltima vuelta tras una resalida, brindándole el trunfo al veterano piloto francés.

    Wickens había dominado su primera prueba en IndyCar, liderando 69 vueltas, con Rossi como único perseguidor.

    Numerosos adelantamientos y hasta siete cautions en una carrera muy dinámica.

    La IndyCar ha iniciado su temporada con una carrera que ha dado exactamente lo que prometía: mucha acción en pista, numerosos incidentes (con siete periodos de caution) y una intensa pelea por la victoria que ha terminado resolviéndose de forma adversa para los dos grandes dominadores del día, Robert Wickens y Alexander Rossi, que colisionaron en la última resalida de la carrera, cediendo así la victoria a un intrépido Sébastien Bourdais que triunfa en St. Petersburg por segundo año consecutivo.

    En una resalida a falta de solo dos vueltas para el final, Rossi trató de ganar la posición al líder Wickens por el interior de la curva 1. El estadounidense se ayudó de que Wickens, por algún motivo, no activó su botón de push-to-pass, y se puso en paralelo. No obstante, al frenar en la curva, el piloto de Andretti perdió ligeramente el tren delantero y terminó por golpear al canadiense cuando este empezó a trazar la curva. Wickens chocó contra el muro marcha atrás, mientras Rossi pudo seguir sin aparentes daños, pero la victoria se le había escapado. La maniobra quedó sin sanción por parte de Dirección de Carrera, y Rossi conservó la tercera posición en la que se reincorporó.

    La carrera tuvo, por tanto, un cruel final para un Wickens que estuvo muy cerca de completar el debut soñado. Partiendo desde la pole, el piloto canadiense logró librarse del trompo que su compañero de fila Will Power sufrió al trazar la curva 2 en la salida y, aunque perdió el liderato con Jordan King al relanzar la prueba tras un caution posterior (causado por una colisión de Charlie Kimball), lo recuperó de nuevo gracias al segundo caution de la prueba. Al relanzar, King se fue largo en la frenada, y Wickens ya no abandonaría el liderato virtual de la prueba hasta casi el final.

    Desde el principio, Rossi fue su gran rival. Arrancando desde el 12º lugar, el piloto americano se puso séptimo al principio gracias a varios incidentes por delante (trompos de Power, Ryan Hunter-Reay y Tony Kanaan), y avanzó otras tres posiciones en la resalida del caution de Kimball. Aunque el estadounidense estuvo cerca de perder el control del coche al intentar evitar ser adelantado por Matheus Leist en la siguiente resalida, tardó dos vueltas en pasarle a él y a King para ponerse segundo. Desde ese momento, él fue el único en seguir el ritmo demoledor de Wickens, manteniéndose a una distancia muy corta de él.

    Los numerosos cautions del principio crearon una estrategia alternativa con aquellos pilotos que optaron por parar en boxes. Hasta ocho pilotos se beneficiaron de ello en primera instancia, pero quién mejor colocado estaba era Bourdais, que lideraba la prueba tras el primer turno de paradas general alrededor de la vuelta 30. La pelea por el liderato, desde entonces, fue un juego en la distancia para posicionarse de cara a la tercera y última detención general, en el que los tres cautions surgidos entre las vueltas 29 y 40, no afectaron en exceso. Wickens y su equipo supieron leer mejor las ventanas en todo momento para evitar el tráfico que Rossi encontró, tanto adelantándose (1ª parada) como parando después (2ª).

    Cuando Rossi hizo su última parada en la vuelta 83, una más que Wickens, se encontraba a 2.3 segundos. Bourdais emergía en tercer lugar, a ocho segundos, pero con 7 vueltas más de neumáticos. El ganador de la Indy 500 de 2016 emprendió entonces una caza al hombre contra Wickens, al que siguió muy de cerca esperando que una nube de tráfico le ayudase. No obstante, al llegar a ella, se pasó de frenada a poco más de 10 vueltas del final, perdiendo un tiempo valioso. El destino de la carrera parecía estar sellado allí, pero el accidente de René Binder en la vuelta 103 juntó al grupo, y el de Max Chilton en la 107 planteó una resalida final que resultó desastrosa. Habiendo sobrevivido a todo esto, Bourdais sumó la 37ª victoria de su carrera, la sexta desde su regreso en 2011.

    El segundo clasificado fue otro piloto con estrategia alternativa, un Graham Rahal que había salido desde la 24ª posición, y que causó el segundo caution de la carrera al llevarse puesto a Spencer Pigot en la curva 1. Pese a que Zachary Claman DeMelo y Jack Harvey tenían mejor posición con su misma estrategia, el menor ritmo del primero, el accidente del segundo y la buena velocidad de Rahal le permitió mantenerse en la pomada, emergiendo en cuarto lugar de las últimas paradas. Desde ahí, tuvo que contener durante todas las vueltas finales a un buen James Hinchcliffe que rodó toda la carrera entre los siete primeros, hasta que el incidente final les permitió terminar segundo y cuarto, respectivamente.

    A base de ritmo, buenas paradas y errores ajenos, Hunter-Reay enmendó su error en la salida para terminar en quinta posición, por delante de Scott Dixon y Josef Newgarden, los mejores de Ganassi y Penske, que lograron salvar una posición decente en un día discreto y aciago para ambos, más aún en el caso de Dixon. El neozelandés causó el cuarto caution de la carrera en la vuelta 35 de forma similar al de Rahal, pasándose de frenada en la curva 1 y golpeando a Takuma Sato. Ed Jones supo mantenerse alejado de problemas para concluir en octavo lugar su primera carrera con Ganassi, por delante de un Marco Andretti cuya estrategia no terminó de funcionar, y de un Power que no supo recuperarse de su error inicial.

    Si los veteranos cometieron varios errores de bulto con el "nuevo" coche, los novatos no fueron menos. Además del accidente de Binder en las postrimerías de la carrera, Leist causó el tercer caution al encontrar el muro en la vuelta 29, poco después de haber perdido muchas posiciones por un problema eléctrico; King golpearía el muro en la misma vuelta que el incidente de Dixon y Sato, y Harvey fue el protagonista de la quinta neutralización con otro accidente. Pese a la espectacular labor de los recién llegados el sábado, los numerosos incidentes en los que se vieron involucrados, fuesen o no culpa suya, han hecho que el mejor de los siete fuese Zach Veach, que terminó doblado en 16º lugar.

    En definitiva, una carrera de auténtica locura, con más adelantamientos y cambios de posición de los que se pueden recordar, una batalla sin cuartel por la victoria, y un final dramático y controvertido entre dos pilotos que han presentado sus credenciales para pelear por el título este año. El objetivo del nuevo aerokit único, crear carreras divertidas, parece cumplido, al menos en las calles de St. Petersburg. Su próximo reto será aún más difícil: hacer lo propio en el óvalo de Phoenix el próximo 7 de abril.

    Resultados del Gran Premio de St. Petersburg (110 vueltas)

    (R): Novatos

    Clasificación de la IndyCar 2018 en St. Petersburg

    Fotos: IndyCar Media

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto