¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los 5 problemas que puedes tener si tu coche se queda sin gasolina

    Quedarse tirado es muy molesto, pero si encima es porque te has quedado sin gasolina...Unsplash

    Pocas cosas son más frustrantes que quedarse tirado sin combustible. De inmediato, empiezas a sentir que lo podías haber evitado fácilmente, pero la realidad es que perderás el tiempo sin remedio.

    Si eres conductor y nunca te has quedado sin gasolina, enhorabuena, porque te has librado de sentir una mezcla de ridículo y frustración difícilmente comparable. Pero quedarse tirado sin combustible no es algo que daña únicamente el orgullo, también puede generar problemas mecánicos y de seguridad.

    No hace falta decir que lo mejor es evitar quedarse sin combustible, pues además con los coches actuales hay que esmerarse bastante para conseguirlo.

    Quedarse sin gasolina puede originar que la bomba de combustible quede dañada

    No sólo tenemos el tradicional indicador de volumen de combustible en el cuadro de mandos, así como el testigo de reserva, sino que es muy habitual que contemos también con datos relacionados en el ordenador de a bordo como son el consumo instantáneo, el consumo medio y, sobre todo, la autonomía restante adaptada permanentemente a nuestra forma de conducir o a la exigencia de la carretera.

    Aún así, por si todo esto no te convence lo suficiente para prestar atención y ser previsor a la hora de repostar, te contamos lo que puede ocurrir si te quedas sin gasolina.

    Qué le pasa al coche si se queda sin gasolina

    Lo primero que ocurrirá es que el motor se apagará tras dar tirones y ahogarse, con lo que eso implica. Como es muy probable que vayamos en marcha, esto hará que todos los sistemas se apaguen, incluida la servodirección y el servofreno.

    Esto hará que girar y frenar se haga mucho más complicado, por lo que si circulamos a relativa velocidad, podríamos encontrarnos con una situación peligrosa, ya que el coche se hará torpe, lento e ineficaz en sus reacciones.

    Desde el punto de vista estrictamente mecánico, quedarse sin gasolina puede originar que la bomba de combustible quede dañada, pues esta va colocada dentro del depósito y el combustible actúa como líquido refrigerante. Si este no la cubre, se sobrecalentará y podría fallar. ¿Quieres saber más sobre esta y otras razones que desaconsejan apurar la reserva? Consulta este artículo práctico elaborado al respecto.

    Repostar puede ser una lata, pero hazme caso, compensa...- Freepik.

    Además de comprometer la integridad de la bomba de gasolina, el resto del sistema encargado de llevar el carburante al motor puede ensuciarse o incluso obstruirse, lo que hará imposible que el coche vuelva a arrancar, ya que no llegará gasolina o gasóleo a los cilindros.

    Esto ocurre porque los depósitos de combustible acumulan impurezas con el paso del tiempo, pues los carburantes líquidos contienen residuos sólidos que poco a poco van quedando almacenados en el tanque. Si apuramos tanto como para que pase hasta la última gota, estas impurezas lo harán también y ensuciarán el sistema.

    Finalmente, si el coche es antiguo, quedarse sin gasolina puede incluso generar corrosión en los conductos y en el filtro.

    Cómo evitar una multa si te quedas sin gasolina

    Si a pesar de las precauciones no hemos podido evitar quedarnos sin gasolina, es importante que cumplamos ciertos requisitos para evitar ser multados:

    1. Parar el coche en los márgenes de la carretera de manera que no entorpezca la circulación. De lo contrario, podrían multarte con 200 euros.
    2. Si vas a salir del coche, colócate el chaleco reflectante antes de salir del vehículo para ser claramente visible para el resto de usuarios. No hacerlo supone una multa de otros 200 euros, más la pérdida de tres puntos del carné de conducir.
    3. En el caso de no tener una señal luminosa V-16, debes señalizar tu vehículo con los triángulos. No hacerlo o hacerlo de manera incorrecta acarreará una multa de 100 euros más.
    4. Sacar la garrafa de combustible que tenemos en el maletero y vacíala en el depósito. Pero eso no es probable que tengas una, ¿verdad?
    5. En ese caso sólo queda la opción de llamar al seguro para que nos solucione el problema o emprender una caminata en dirección a la estación de servicio más cercana.

    Qué pasa si un coche diésel se queda sin gasolina

    Mientras que con un coche con motor de gasolina basta con llenar el depósito y arrancar de nuevo (pueden ser necesarios varios intentos, pero ten paciencia para no agotar la batería), en el caso de una mecánica diésel las cosas se complican.

    Javier Gómara nos trae una comparativa a tres bandas E S P E C T A C U L A R.

    En este caso, especialmente cuando hablamos de motores turbodiésel de inyección directa, es necesario acudir a un taller para volver a llenar el sistema de combustible y hacer que el gasóleo llegue a los inyectores.

    Tampoco estará de más, una vez en el taller, revisar elementos como la batería, la bomba de combustible o el motor de arranque, para prevenir más averías derivadas de esta desagradable situación. Finalmente, es aconsejable cambiar el filtro de combustible para eliminar las impurezas provenientes del depósito.